Refugio de pastores de Casariños

Chozos de Casariños

Debido a las duras condiciones soportadas por los pastores en tiempos pasados y al largo tiempo que tenían que pasar en la alta montaña en épocas de pastoreo, se vieron obligados a construir refugios en las zonas próximas a los pastos, la mayor parte de las veces en la alta montaña. Estas rústicas construcciones reciben el nombre de chozos.

Su función es fácil de entender, servir de abrigo a los pastores y ofrecer una zona de descanso con fácil acceso al agua y pequeños campos de cultivos cercanos.

Chozos en O Suído

Los chozos de pastores a veces eran ser sencillos refugios elaborados con material vegetal. Otros se construyeron con piedras irregulares de diversos tamaños, incluso con cubiertas compuestas por grandes rocas, como si de dólmenes se trataran. Algunos llegaron a una excelencia en su fabricación incluso en épocas medievales, como lo demuestran los chozos del Suido, cuya estructura se sostiene con arcos de medio punto de buena cantería y contrafuertes en el exterior para soportar las bóvedas de piedra.

En A Serra do Suído, en la parroquia de A Laxe (Fornelos de Montes) existen varias agrupaciones de chozos. Una de las más numerosas se localiza por encima de la Fervenza de Casariños.

Este conjunto de chozos de Casariños se localizan a una altura que supera los 800 metros y para su ubicación se aprovechó una zona de ligera pendiente formada entre dos arroyos. 

Chozos de Casariños

Su situación no era por capricho, ya que además del agua se procuraba buscar una zona protegida del norte y sobre todo junto a caminos importantes. Estos Chozos de Casariños se encuentran a unos metros del importante camino arrieiro que unía Pontevedra con Ribadavia que venía por Verducido. Aún podremos caminar sobre el empedrado de este antiguo camino.

Estos chozos tienen aspecto centenario, ya que su estructura es muy básica. La documentación más antigua que disponemos de los chozos de Casariños la tenemos en un pleito entre la feligresía de Verducido y la casa de Soutomaior, ya en el siglo XVI.

En invierno eran los ganaderos los que hacían turnos. A partir del 13 de junio (San Antón) y hasta el 8 de septiembre (Virxe, do Rosario) pasaban al cuidado de los pastores. Curiosamente se celebran fiestas estos días en la actualidad en A Laxe y Verducido.

En nuestra visita, los chozos de Casariños acababan de ser puestos en valor y señalizados. Sin embargo, lógicamente el paso del tiempo se ha encargado de dejar muchos chozos en mal estado y solo podremos apreciar los restos de sus muros. Aún así, algunos de ellos conservan gran parte de su estructura original medieval.

Pasos de Casariños

Para llegar hasta los chozos de Casariños lo mejor es hacerlo desde el área recreativa por un camino que sale a la derecha en el descenso hacia la fabulosa Fervenza de Casariños. Este camino, en parte empedrado, no es otro que el antiguo camino que unía Pontevedra con Ribadavia y que antes os hablamos de él. 

Camino de los arrieros de Ribadavia a Pontevedra

Tan solo debemos seguirlo unos 600 metros siguiendo aguas arriba el Barranqueiro de Casariños y un desvío nos llevará hacia el regato. Para cruzar el río, si no hay mucha agua, existen unas centenarias poldras que nos darán acceso directamente a los chozos de Casariños.

Bibliografía

  • Comunidade de Montes de A Laxe

Más fotos

Mapa – Localización

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Centro de preferencias de privacidad