Ábside de la iglesia de Santo Domingo de Tui

Iglesia y convento de Santo Domingo de Tui

En la histórico villa de Tui se alza el convento de Santo Domingo, o San Domingos, situado en el barrio del mismo nombre y muy cerquita del núcleo histórico de Tui y su barrio judío.

El convento de Santo Domingo se encuentra rodeado de unos bonitos jardines que se extienden caso hasta la orilla del río Miño. Desde ellos podremos tener una fantástica vista del río y de la ciudad de Tui.

Portada gótica de la iglesia de Santo Domingo

Los dominicos, u Orden Predicadora, se instalaron en Tui en 1272, aunque no lo harían en su primer momento aquí, sino en una casa conventual junto a una de las puertas de acceso en murallas de Tui. Pero no duraron mucho en su ubicación original, ya que el crecimiento de la Orden de los Dominicos y por lo tanto el número de frailes propició que estos tuvieran que instalarse en un convento más grande.

Vistas de Tui desde el jardín

Así fue como en 1330 y gracias las donaciones de los fieles, los dominicos comienzan a levantar junto al conocido lugar del Rastrillo, al lado del paseo fluvial de San Xoán de Porto, el actual convento e iglesia de Santo Domingo. Los terrenos fueron donados por Durancia Pérez, vecina de Valença de Minho y madre de fray Martín de Valença. Debido a pleitos entre el cabildo y los religiosos su construcción se demora y no fue hasta el año 1380 cuando por fin la nave central va tomando forma.

Iglesia del convento

A partir del siglo XV se van levantando las diferentes capillas y en 1482 se anexionará la iglesia de San Xoán de Porto, de la cual se reutilizaron diversos elementos y piezas. Se cuenta que estas obras pudieron haber sido costeadas por la familia de los Soutomaior. En 1534 el obispo Pedro Sarmiento consagra la iglesia y tan solo cinco años después un rayo dejó grandes desperfectos en la bóveda del ábside de la iglesia de Santo Domingo. Ya a finales del siglo XVII se producen importantes reformas en el convento de Santo Domingo de Tui y en el siglo XVIII también las sufriría la iglesia de Santo Domingo, como bien se puede apreciar en su fachada barroca (1730) y en su torreón adosado.

Fachada barroca y torreón

La iglesia es de estilo gótico y tiene planta de cruz latina con cabecera de tres ábsides y la nave central con tres tramos. La portada sur procede de la iglesia de San Xoán de Porto y nos muestra un interesante tímpano muy erosiano en el que se representa la Adoración de los Reyes.

En el interior destacamos los retablos barrocos del siglo XVIII en donde en uno de ellos se representa la batalla de Lepanto y el mayor obra del artista redondelano Antonio del Villar en 1744. Existe también un púlpito es gótico del siglo XVI, capiteles con escenas de santos y cacerías y sepulcros de la familia de Soutomaior y del obispo Diego de Zúñiga. El Museo Diocesano guarda una talla de madera policromada de un crucificado procedente de la iglesia de Santo Domingo.

El convento de Santo Domingo de Tui también sufrió diferentes y abundantes reformas, sobre todo en el siglo XVIII. El convento de la orden dominica fue empleado como cuartel del ejército después de la desamortización y por ello fue objeto de muchas modificaciones, como el cambio del claustro del siglo XVI por un patio. Posteriormente pasó a manos particulares.

Peto

Más fotos

Mapa – Localización

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Suscríbete solo con el correo electrónico!
Para descubrir nuestros nuevos lugares
Happy Galicia Máxica

Loading
Instagram ¡Síguenos también en Instagram!

Centro de preferencias de privacidad