Acantilados y playas de Loiba | GALICIA MAXICA


(Fotos de Toni Corrales)

Acantilados y playas de Loiba – Pena Furada

La bravura de las aguas de norte, en la pelea del Oceáno Atlántico en su lucha con el Mar Cantábrico, se forman paisajes sin igual en toda Galicia. Costas agrestes, playas salvajes, furnas de belleza sin igual, piedras horadadas por el viento y por la fuerza del mar … son los acantilados de Loiba, en honor a la parroquia de San Xulián de Loiba que es quién nos da su nombre.

Estos acantilados son la última toma de contacto del Océano con las costas gallegas y se encuentran dentro de los límites del concello de Ortigueira, muy cerca ya del famoso cabo de Estaca de Bares, ya en el concello de Mañón.
Los acantilados de Loiba comprenden de la Punda Bandexa, en la parroquia conocida como San Xulián de Céltigos hasta la Praia do Esteiro, en la frontera entre Ortigueira y Mañón, si bien la zona más espectacular está a ambos lados de la Punta da Pena Furada donde se localiza una gran y espectacular roca agujereada cerca de la costa. Las alturas de los acantilados varían entre los 80 y 160 metros de las zonas más altas. Entre sus rocas se mantienen hermosos arenales que forman unas impresionantes playas, como pueden ser la playa de O Picón, do Sarridal, Praia Furada, da Ribeira Grande, Praia Fábrega, Os Castros, do Coitelo, Gaivoteira y una infinidad de pequeñas calas. Hacia Espasante está la garita de vigilancia del siglo XVIII conocida como Garita da Vela.

No resulta nada fácil acceder a las playas que esconden los acantilados de Loiba, se nos muestran paradisiacas y más bonitas desde las alturas. Privilegiadas las vistas que acompañan un banco solitario que invita a leer, relajarse o tener unos instantes contemplativos.

A vista de pájaro Ortigueira es uno de nuestros destinos preferidos, una costa infranqueable que ha sido esculpida a golpe de la bravura de las aguas de Espasante y del viento indomable.
La erosión hace de las rocas esculpidas un arte, sus cuevas, la gran puerta que da entrada a las mareas y todo ello acompañado del silbido de la espuma del mar cuando choca con la arena, las aves que sobrevuelan dichosas en el paisaje.

Y es que donde sino encontrarás lugares como estos en los que cualquier película tendría los mejores decorados. En Galicia el paisaje es arte y cambia y se transforma para ti cada segundo.

Localización – Mapa


Deja un comentario