Balneario de Mondariz | GALICIA MAXICA


Las propiedades minero medicinales de las aguas de Mondariz eran conocidas y fueron aprovechadas desde hace siglos. Se dice que uno de los emplazamientos posibles para la mansión romana de Burbida era la ubicación actual de Mondariz. De todos es bien sabido el gusto de esta civilización por las aguas termales y medicinales. El mismo topónimo “burbida” podría estar relacionado con las “burbujas” de estas aguas. Sin embargo hoy se piensa que la localización de Burbida podría no tener nada que ver con Mondariz, que aunque cuenta con restos de una posible vía romana, esta podría ser una variante de la XIX. Las obras de acondicionamiento de la vieja fuente de A Gándara también puso al descubierto restos de antiguas canalizaciones y caños. Sabemos también que la infanta Isabel de Aragón (después Isabel de Portugal), hija de Pedro III, se podría haber casado en una capilla próxima a este lugar en el año 1282 y posteriormente pudo haber regresado para el uso de las aguas.

La historia del Balneario de Mondariz va ligada a un nombre: Enrique Peinador Vela. Fue él mismo el que promovió las surgencias conocidas de Troncoso y A Gándara. Fue en la década de los años 80 del siglo XIX cuando se dispuso a promover la adecuación de estas dos fuentes. Sin embargo no pudo ser hasta 1905 cuando pasaron a titularidad de la familia de Peinador y así realizar las nuevas marquesinas y templetes que darían el nuevo aspecto a las manantiales. En 1873 se inaugura el balneario primitivo.


Es a primeros de siglo cuando empieza la época de esplendor del balneario y para ello comienzan a construirse los primeros edificios situados junto a la fuente de A Gándara. Unos se ampliaron y otros se edificaron nuevamente. Pero no fue hasta 1893 cuando se empezó la construcción del llamado Gran Hotel. Las obras fueron dirigidas por Genaro de la Fuente y su construcción terminó en 1897. Su majestuosidad le llevó a ser denominado el Escorial Gallego e incluso el Palacio de las Aguas. Fue profusamente decorado con escalinatas, balaustradas, alas salientes, pórticos , terrazas y con galerías, dándole al edificio un aspecto similar a los grandes “chateaux” franceses de la época de Luis XIV. En la parte trasera del Gran Hotel se hallaba una huerta muy cuidada e incluso contaba con invernadero. El edificio estaba rodeado por un hermoso jardín con fuentes, árboles exóticos, bancos rústicos y campos de juegos habilitados para el crockey y el lawn-tennis. En el denominado “bosque” se colocaron diversas piezas de origen románico pertenecientes a las iglesias de Casteláns, Padróns y de la de Riofrío en Mondariz. Algunas de estas aún se pueden ver en el jardín actualmente.


Se construyó también una capilla antes de finalizar el siglo XIX en un estilo similar al románico dedicada a la Virgen del Carmen. Además de estas construcciones dedicadas al disfrute de los agüistas también existió la denominada Casa de Máquinas que era un taller dedicado al almacenaje y en donde también se dispondrían diversas calderas para usos diferentes y un motor de 65 caballos para el calentamiento de las aguas y la producción de la electricidad para el balneario. Las ruinas de esta edificación aún se pueden observar en la actualidad.
Junto a la fuente de A Gándara también se edificó la planta de embotellamiento, diseñada también por los mismos arquitectos del Gran Hotel.
En 1909 se construye el edificio más grande y lujoso que nunca llegó a acabarse. Se trataba de un sanatorio para los artríticos y su diseño fue realizado por el mismo Palacios. Sin acabarse el edificio fue donado al estado y se estipuló que fuera destinado a residencia de verano para estudiantes de medicina. Sin embargo todo quedó en proyecto.


Sin duda el Balneario de Mondariz se convirtió en las tres primeras décadas del siglo XX en uno de los referentes en cuanto a turismo termal en la Península. Su fama traspasó incluso las fronteras y fue tal su fama que eran muchos los que venían de Europa o que cruzaban incluso el Océano para el disfrute de las aguas medicinales. Además fue a su vez un punto de reunión para grandes personalidades de la época, de la política, del mundo artístico, de las letras, pensadores… Así pasaron por aquí Emilia Pardo Bazán, Millán Astray, Ramón Cabanillas, Eduardo Pondal, José Echegaray, Wenceslao Flórez, Castealo, Primo de Rivera o la Infanta Isabel de Aragón entre otros.

El lugar alcanzó tanta fama que se llegó a editar una revista e incluso a disponer de una moneda propia. El éxito llevó también a construir una vía para el tranvía que uniría Mondariz con una de las puertas del Atlántico: Vigo. Este sin embargo no llegó a concluirse y muestra de ello se puede ver en los restos del túnel inacabado que se localiza entre Cans y Xinzo. El poderío económico de este barrio de Mondariz fue tal que incluso llegó a independizarse como municipio de Mondariz (1923), pasando a denominarse Mondariz Balneario y convirtiéndose en el concello más pequeño de Galicia. Llegó a recibir el título de Concello da Moi Hospitalaria Vila de Mondariz Balneario.


El auge del termalismo en Mondariz y en toda Galicia se vio frustrado por un acontecimiento inesperado: La Guerra Civil española en el año 1936. A partir de aquí fue todo decaimiento y nunca llegó a tener la misma popularidad que antaño.

Pero un desastroso acontecimiento posterior acabaría con la poca popularidad que le quedaba. Fue el incendio de 1973 que arrasó el Gran Hotel. Desde aquella se mantuvo en el abandono y el olvido hasta que a principios del siglo XXI se reconstruye para su acondicionamiento como apartamentos. En estas fechas también se construye el nuevo y moderno balneario.

Hoy podremos ver el Gran Hotel reconstruido rodeado de unos magníficos jardines. Su uso actual está dedicado a apartamentos para aquellos que quieran disfrutar del balneario y del entorno de Mondariz Balneario. El edificio de Palacios destinado a sanatorio es también un moderno balneario. Los baños del balneario se abastecen con el llamado Pozo Estrela 3 situado muy cerca del nuevo edificio. Allí bajo el templete de la fuente de A Gándara se encuentra un sistema de impulsión de agua con una claraboya en donde podremos ver el burbujeo característico de este tipo de manantiales. En el jardín podremos ver varios objetos pertenecientes a su esplendor así como alguna pieza que aún se conserva in situ de las iglesias románicas anteriormente comentadas. Además existen varios edificios abandonados que fueron los conocidos como chalets o edificios nº3 y nº 4.


En la segunda década del siglo XXI la villa lucha por recuperar el prestigio pasado y para ello cuenta con todas las instalaciones necesarias en una villa termal.

Las aguas de estos manantiales de Mondariz Balneario son de mineralización débil-media, bicarbonatadas sódicas, frías (15º-17º) con implicación termal. Son apropiadas para el tratamiento de estómago, enfermedades intestinales, diabetes, artritis, gotas, vías urinarias y riñón.
Pero si queréis saberlo todo sobre la construcción y las aguas carbonatadas de Mondariz Balneario podéis hacerlo leyendo este trabajo de María Jesús del Castillo Campos: http://eprints.ucm.es/2583/1/T17843.pdf

(Más fotos aquí)

Localización – Mapa

Información básica sobre Protección de Datos
Finalidad: Gestionar el envío de boletines por correo electrónico con información gratuita y sin publicidad, relacionada con los temas que se tratan en las web del dominio galiciamaxica.eu +info Legitimación: Consentimiento del interesado +info Destinatarios: Se comunicarán datos a wordpress.com para gestionar las suscripciones a la lista de correo como plataforma de envío de boletines por correo electrónico. +info Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. +info Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por el interesado. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en Galicia Máxica +info Responsable: Alberto Alonso de Dios (Galicia Máxica)+info

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *