Torre de Fornelos | GALICIA MAXICA

Muy cerca del Rio Miño, que separa en esta parte de la región a Portugal, se levantan los restos del Castillo de Fornelos. Se emplazaba muy cerca del Río Miño, a tan solo 1 km de la frontera con Portugal. Se levantó en una loma a 118 m, aprovechando la defensa del natural del pequeño valle del Río Ribadil. Sin embargo, el otro flanco se encontraba más desprotegido por la falta de elementos naturales defensivos. Por lo tanto es posible que la fortaleza estuviera pensada, no para resistir, sino para vigilar “a raia” con Portugal


Hoy observamos en total estado de ruina los restos de la torre de homenaje de unos 19 m de altura. Alrededor, diversos muros de sillería asoman entre la maleza. Según cuentas las guías del concello, sobre estas piedras se levantó anteriormente una edificación romana de la que no hemos encontrado ninguna información. Lo único que nos hace pensar en algo romano es la presencia de una vía romana en el concello de Crecente que se dirigía a Tui. Se dice que sobre el siglo X se erigió un monasterio templario, el cual fue destruído para construir esta Torre en el siglo XI. La primera referencia escrita data del año 1158. Su situación, en el límite con el país de Portugal, fue escenario de grandes batallas como las, Alfonso VII contra su primo Alfonso Enriquez rey de Portugal.

Publicidad


Siglos después (s. XV) fueron los Irmandiños los que la destrozaron para que pocos años después la volivera a construir el belicoso Pedro Madruga, quién mantendría aquí grandes batallas contra el Obispo de Tui, Diego de Muros, aliado de los Reyes Católicos, enemigos estos de Pedro Madruga. En una de las batallas, el Obispo sitía la fortaleza con 400 hombres contra una defensa de tan sólo 15. Pedro Madruga y sus hombres se resisten de tal manera con las nuevas armas traídas de Italia, que vencen y vuelven a encarcelar al Obispo de nuevo. Más adelante, la torre fue donada por Sancho I de Portugal a Doña Aldonza Vázquez de Fornelos y Fernán Pérez Castro fundadores de la Casa de Fornelos.


Se encuentra bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.

Para la descripción del monumento hemos recogido un estudio de la revista “CADERNOS de ARQUEOLOXÍA e PATRIMONIO” escrita por Rebeca Blanco-Rotea y titulado
“Trabajos arqueológicos realizados en el transcurso de la redacción del Plan Director de las Fortalezas Transfronterizas del Tramo Bajo del RíoMiño”:

“Torre de planta cuadrangular, emplazada sobre un outeiro. Presenta distintas alturas, motivadas por su emplazamiento, siendo el alzado W, donde se sitúa la puerta, el alzado de menor altura y los alzados E y N los de mayor altura. Presenta un aparejo de sillería de granito bien
escuadrada, dispuesta en hiladas horizontales, a soga y tizón. Presenta dos hojas, con relleno de tierra y cachote de tamaño medio y pequeño. Está asentado a hueso. Todos los sillares conservan huellas de pico y puntero (Figura 22).
Los sillares oscilan entre 27 cm por 65 cm; 35 cm por 61 cm; 35 cm por 78 cm y 33 cm por 89 cm. Descripción de la parte exterior. En el alzado E nos encontramos a 34 cm del suelo el primer zócalo, que sobresale del paño del muro unos 7 cm; a unos 60 cm de altura nos encontramos otro zócalo que sobresale también 7 cm. Todos los sillares presentan las esquinas muy romas. No se puede apreciar si presenta vanos en altura, ya que está cubierto de vegetación. Este alzado junto con el S, son los más afectados, en el caso del E presenta un importante derrumbe en la esquina SE, que ha afectado al coronamiento de los alzados S y E y, en el alzado E, a la pérdida de la mitad S de los dos tercios de la altura. Este derrumbe se encuentra caído sobre el outeiro, aunque el material que allí se conserva parece menor cantidad que el que correspondería al derrumbe. El alzado S presenta dos zócalos en la zona inferior, el primero situado a 1,97 m del suelo y el segundo a 2,90 m del primer retranqueo. Sobresalen ambos 6 cm del paño del muro. Los sillares presentan también las esquinas muy romas. Las hiladas son bastante ondulantes, lo cual puede deberse a los problemas estructurales que presenta este alzado. En este caso los sillares se han calzado con ripios. El paramento presenta dos vanos, una saetera alancetada situada a media altura, sobre el segundo zócalo, de aproximadamente 0,80 – 1 m de altura por 0,14 m de ancho que está abocinado hacia elinterior con un derrame muy acusado y remate de
medio punto dovelado. Sobre éste, se sitúa un vano rectangular, enmarcado por un arco de medio punto, cegado, que podría corresponder a un vano de mayores dimensiones y distinta tipología. En la base, presenta los restos de unas posibles ménsulas para soporte de un balcón hoy perdido. Al interior no presenta derrame y está rematado por un arco de medio punto dovelado. El alzado presenta una importante grieta en el lado W con orientación E-W, desde la zona superior N hasta el retranqueo del segundo zócalo, muy próximo a la esquina, que podría estar
indicando un problema estructural en la esquina. Por debajo del balcón, diagonalmente y hacia el W, presenta una serie de sillares salientes (mechinales) que podrían ser el apoyo de un patín o escalera lateral de subida a un piso alto, al que se accedería a través del vano superior, así las ménsulas situadas en la base, no serían para un balcón, sino para el apoyo del remate de la escalera.
El alzado W: Se emplaza en la zona más alta del outeiro, siendo el alzado con menor altura, pero el mejor defendido, ya que está orientado hacia la caída del río. En la zona baja, centrada, se sitúa una puerta rematada en un arco de medio punto dovelado. Las jambas se estrechan con respecto al hueco
que cubre la puerta en el muro, en la parte baja (segunda hilada de las jambas) presenta dos huecos o retranqueos rectangulares. Podría tratarse de los
huecos para algún elemento de sujeción, tal vez en relación con alguna estructura levadiza. Se debe indicar que delante de la puerta se conserva una estructura cubierta de tierra, con abundantes restos de
pequeños sillares y mampuestos superficiales, en forma de rampa, que posiblemente tengan relación
con el acceso a la puerta. Al interior, este acceso presenta una bóveda de cañón originada por un arco de medio punto. Este alzado presenta también un
zócalo, que sigue la línea del segundo zócalo del alzado S. Conserva un vano en la zona alta, pero la vegetación impide describirlo.
Sobre la puerta, en diagonal, en sentido N-S se conserva una roza, abierta en el muro que podría corresponder a una cubierta a un agua para algún
tipo de estructura hoy perdida. También se conservan algunos sillares sobresaliendo sobre el paño del muro. En el remate del alzado se observan las ménsulas de piedra para apoyo de las vigas de la cubierta. Alzado N: Este alzado se encuentra en la ladera
con mayor pendiente del outeiro. Poco podemos decir de él, ya que al exterior se encuentra colonizado por una espesa vegetación (hiedra) y un pino en el remate.
El aparejo es el mismo que en los otros alzados. Presenta también dos zócalos, que en este caso siguen la línea de los alzados E y W.
En la zona baja se observa una pequeña saetera, de las mismas características que la que se observaba en el alzado S, aunque, en este caso, su
jamba W está destruida. En la zona alta, en la mitad W se observa la estructura exterior del arranque de lo que podía ser una chimenea. Asimismo, se entrevén las ménsulas para apoyo de las vigas de la cubierta. Descripción de la parte interior: Al interior ya no conservamos la distribución de la torre, sin embargo, existen algunas huellas en los alzados, que llevan a identificar la existencia de cuatro pisos y un sótano. Sótano: Bajo suelo, ocupando la mitad S de la torre se conserva un hueco rectangular, cuyas paredes presentan un aparejo muy regular, posiblemente
destinado a despensa. Semisótano. Sobre éste se situaría una especie de semisótano, inmediatamente por debajo de la línea de suelo marcada por la puerta de acceso W.
En esta zona, se corresponden al interior tres saeteras, en los alzados N, S y E, todas ellas a la misma altura, con derrame muy pronunciado y formadas al interior por un arco de medio punto. Este espacio podría estar destinado a defensa, ya que las saeteras se disponen hacia la zona de entrada al outeiro y a la torre y al llano que se abre a sus pies. Primer piso: Correspondiendo con la puerta, nos encontramos con una serie de huecos en línea, para mechinales, donde irían las vigas de soporte del suelo.
Segundo piso: A la altura del balcón descrito al exterior en el alzado S, nos encontramos en los alzados S y N interiores, una línea de suelo sobresaliente del lienzo unos 15 cm y que tendría otros 30 ó 35 cm de altura, que creemos corresponde al soporte para otro suelo. Posiblemente se accedería desde el exterior (ver descripción alzado S exterior), pero dado el estado de conservación del interior no podemos asegurarlo. En los alzados N y E tendría, sin embargo, sendas ventanas. Tercer piso: En este caso, poco podemos decir. Tan sólo que los alzados donde parece conservarse son el N y W. En ellos parecen verse huecos para mechinales y algún mechinal, donde irían apoyadas la vigas del suelo. Confirman su existencia las ventanas documentadas en los alzados W y N. En el N se observa al interior y en el W al exterior, y parecen corresponderse con las saeteras situadas en lo que
hemos denominado semisótano.
Tal vez se trata de otro espacio para defensa y en este caso control, ya que supone un importante oteadero del entorno.
Parecen conservarse tres o cuatro peldaños de una escalera que iría desde el alzado W interior (a la altura de la puerta) hacia el semisótano, en sentido W-E.
Se debe indicar, asimismo, que el outeiro, desde su arranque sobre el llano, está rodeado por un camino, que parece reutilizarse en la actualidad y que en algunos tramos se ha abierto cortando los afloramientos rocosos de granito.
Desde el camino hacia la caída del río Ribadil, el terreno está aterrazado. En la ladera W del outeiro parecen detectarse
unas estructuras o caminos en zigzag que parten del camino principal hacia la zona alta y más llana observada delante del alzado W de la torre, donde se emplaza la entrada a la misma. Se observan también algunas construcciones en piedra sin una forma definida, que podrían estar conteniendo este camino de subida. Aunque para poder determinar con mayor certeza el tipo de estructuras a que corresponden, habría
que llevar a cabo una limpieza de la zona.”

(Más fotos aquí)

Localización – Mapa

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete solo con el correo electrónico!Happy Galicia Máxica
Información básica sobre Protección de Datos

Finalidad: Gestionar el envío de boletines por correo electrónico con información gratuita, relacionada con los temas que se tratan en las web del dominio galiciamaxica.eu +info Legitimación: Consentimiento del interesado +info Destinatarios: Se comunicarán datos a wordpress.com para gestionar las suscripciones a la lista de correo como plataforma de envío de boletines por correo electrónico. +info Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. +info Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por el interesado. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en Galicia Máxica +info Responsable: Alberto Alonso de Dios (Galicia Máxica)+info