Monte do Facho

Monte do Facho – Donón (Castro y garita)

La palabra gallega “facho”, ´se traduce en castellano como “antorcha”, y el término “donón” era una palabra de posible origen celta que significaba “recinto de piedra”. El Monte do Facho se sitúa Donón, en la parroquia de O Hío (Cangas), en la llamada Costa de la Vela o Soavela a escasa distancia del punto más occidental de la península de O Morraz. Su magnífico emplazamiento geográfico y estratégico hizo que desde remotos tiempos estuviera habitado por varias civilizaciones.

Punta do Couso

Mirador

Los escasos 160 m sobre el nivel del mar do Monte do Facho no son problema para que desde el alto se pueda divisar todo un mundo; Desde Cabo Silleiro en Baiona, pasando por toda la bocana de la Ría de Vigo, las Islas Cíes que parecen desde aquí a tiro de piedra, la Ría de Pontevedra con las Islas Ons, toda la Costa de la Vela, Finisterre y sobre todo la inmensidad del Océano Atlántico.

Vistas de Cabo Home

No es de extrañar, por tanto, el emplazamiento de antiguos poblados y también por su encanto natural de templos sagrados. Una vez llegado a los pies del promontorio veremos una calzada de piedra centenaria por la que se asciende hasta lo alto. En ella se aprecian el rodaje de los carruajes sobre sus piedras.

El castro de Monte do Facho

Arriba veremos las excavaciones del poblado castrexo llamado conocido como Beróbriga. Se pueden apreciar casi cincuenta viviendas circulares, de los cuales unos cuantos adquieren medidas inusuales de entre cinco y siete metros de diámetro y sobre todo un sinfín de piedras derramadas por toda la ladera provenientes de las viviendas y murallas que rodeaban el recinto.

Castro de Monte do Facho

Se dice que incluso antes del poblado castrexo se situaba uno mucho más antiguo, quizás del siglo X al VII a.c. habitado por los pueblos de las comarcas llamados Helleni, cuya extensión era muy grande, pero del que no quedan casi vestigios. Posteriormente fue habitado por los pueblos castrexos desde el siglo IV al I a.C. aproximadamente. En el siglo II a.C. vendrían los conquistadores romanos que no serían capaces de que la población dejara de adorar a sus dioses ni perder sus creencias que perdurarían durante casi cuatro siglos después. Uno de los dioses locales era el llamado Bero Breus, quién da el nombre el castro de Monte do Facho. El abandono del castro se produjo sobre el siglo I a.C. debido a la marcha de sus pobladores a otros emplazamientos más “cómodos” para la caza y la pesca.

Santuario

Asociado a esta divinidad de Bero Breus surgió aqui, sobre el siglo III, lo que fue uno de los templos de peregrinación religiosos más antiguos conocidos de la península, semejante sólo a otros distribuidos por zonas atlánticas y con influencias celtas. Así lo testifican las 174 aras encontradas dedicadas al dios Bero Breus, que hasta el momento de la excavación era desconocido. Se trata de un lar o dios local. Las aras eran ofrecidas al dios por los peregrinos y eran subidas por el penitente hasta lo alto de la cumbre.

Castro de Monte do Facho

Una vez allí era puesta en frente al gran océano azul. Fue tal la cantidad de aras que se hizo necesario incluso un relleno de la parte más alta de la cima. El objetivo de este esfuerzo era pedir por la salud, como así lo atestiguan las inscripciones de las aras, que todas rezaban el siguiente texto en latín: “Deus lari Berobreo aram posuit pro salute”. Su número masificado hizo que las aras fueran altas y estrechas y su aspecto contenían un gran influjo prerrománico. La existencia del templo es atestiguada por los hallazgos de unas columnas, aunque sobre todo sabemos de sus existencia por ese “bosque de aras” descubierto. La mayoría de estas aras pueden verse en la actualidad en el Museo Arqueológico de Vigo situado en el Pazo de Quiñones de León, en Castrelos. La influencia del templo llegaba a casi todo el NO peninsular.
Este centro espiritual fue descubierto por los arqueólogos José Suárez y Thomas Schattner.

La garita de Monte do Facho

En lo más alto de la cumbre existe un garita de vigilancia circular de muros y bóveda de piedras. Aunque su aspecto actual es del siglo XVIII, sus bases forman parte de un antiguo faro medieval que formaba parte del sistema de aviso defensivo costero. En él se hacía una hoguera de paja mojada (facho) para que soltara una gran nube de humo y pudiera ser divisado desde muchos puntos de la costa galaica.

Garita de Monte do Facho

Nos encontramos pues ante un impresionante conjunto histórico datado con cierta seguridad, desde el siglo X a.c. y que perduró hasta el siglo IV d.c. Ni más ni menos que 1.400 años de asentamientos, tanto civiles como religiosos. El área de Monte Facho y Cabo Home se encuentra catalogado como espacio protegido dentro del espacio Red Natura 2000 y últimamente se está hablando de su posible inclusión dentro del Parque Nacional das Illas Atlánticas.

Caracola de Cabo Home

Más fotos

Localización – Mapa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Suscríbete solo con el correo electrónico!
Para descubrir nuestros nuevos lugares
Happy Galicia Máxica

Loading
Instagram ¡Síguenos también en Instagram!