Castro da Punta do Muíño do Vento (Alcabre) | GALICIA MAXICA


Alcabre

(Más fotos aquí)

Uno de los asentamientos más antiguos estables de la comarca de Vigo se sitúa en las bases de un fábrica de conservas llamadas Alcabre – Molino de Viento que trabajó hasta 1887 y que años después fue el matadero municipal. Hoy el edificio ha sido rediseñado para abrir el Museo del Mar de Vigo. Se localiza en la parroquia de Alcabre en un pequeño cabo conocido como A punta do Muíño de Vento, por la posible existencia de un viejo molino que aprovechaba la fuerza del viento en este lugar, seguramente reutilizando las antiguas estructuras circulares de alguna vivienda castrexa. Su reciente localización y el emplazamiento de la conservera sobre él provocó la desaparición de gran parte del recinto. Las más de 20.000 piezas localizadas entre los restos dan muestra de un asentamiento primitivo que data de los siglo VIII o VII antes de Cristo, hacia finales de Bronce. En esta época los materiales de las viviendas eran perecederos como podían ser el barro o la paja. Se trata de un poblado castrexo que mantuvo su ocupación durante más de 10 siglos, ya que los últimos descubrimientos pertenecen al siglo III después de Cristo. Lo que no sabemos es si su ocupación fue intermitente o continuada, cosa más improbable.

Pero sí sabemos es que se trata de un emplazamiento comercial ya que está en la orilla de la protegida y resguardada ría de Vigo y está comprobado que existió una relación comercial entre los púnicos y este pequeño poblado que seguramente fuera obligado paso para los comerciantes que provenían del sur e iban en busca de los preciados minerales del norte, como el estaño u otros. Uno de los elementos más característicos del lugar es la existencia de un ara o altar de planta cuadrangular de origen púnico que confirma estas relaciones entre el Mediterráneo y el Atlántico (V-IV). Del siglo III a.c. se aprecian las viviendas circulares ya construídas en piedra que caracterizan los poblados castrexos. Los numerosos hallazgos en este asentamiento han provocado la denominación de “Potiño Alcabre” a un tipo de cerámica de la época. Los romanos ocuparon los alrededores del recinto con la construcción de salazones, industria pesquera y villae romanas que provocó el abandono del antiguo emplazamiento. Pero si en los siglos anteriores a Cristo su emplazamiento era una ventaja, en los siglos venideros su cercanía y su visibilidad desde el mar impidió nuevos asentamientos por los constantes saqueos de pueblos venidos del norte. Hoy el castro está “medianamente” integrado al museo y se puede ver una pequeña parte que fue acondicionada.

Localización – Mapa

Deja un comentario