piouca5

Pioucas da Santa (Armea) | GALICIA MAXICA

Pioucas da Santa y otros lugares de la leyenda de Sta. Mariña de Augas Santas

En la ruta arqueológica de Armea y entre el Penedo da Moura y el castro de la Atalaia tenemos las conocidas Pioucas da Santa (Pilas de las Santa) que según la leyenda de Augas Santas fue aquí donde santa Mariña fue refrescada por San Pedro después de sufrir martirio en el horno en donde hoy se encuentra a cripta y la basílica de la Asunción. Se trata de una roca con dos pilas labradas en ella que según la tradición siempre tienen agua y que esta es milagrosa, buena para la vista, los dolores de muela y el reuma. La creencia afirma que para sanar es necesario llevar en la espalda dos piedras pesadas con forma de idoliño (ídolo – estatua) y dar o tres o nueve vueltas al interior del recinto. Las pilas se encuentran protegidas por una pequeña muralla de mampostería que las rodea. Junto a las pilas se levanta un carballo que no es el gran Carballo da Santa ya que este lo partió un rayo a mediados del siglo pasado. El original tenía nueve metros de diámetro. Según dicen, el carballo fue vendido por su madera por el párroco a mediados del siglo XX a un leñador, pero ese mismo día un gran rayo lo partió, quemándolo y no quedó ni rastro. El carballo podría tener cientos de años. El comprador falleció en extrañas circunstancias a la semana siguiente y lo mismo sucedió con el párroco poco después.

Existe a los pies una piedra en forma de “fourella” (oreja) a la que también se le atribuyen cualidades curativas y también tiene agua permanentemente.
Según alguna interpretación, las pilas podrían haber sido las muescas utilizadas para la sujección de un lagar de aceite o vino, cosa que podría demostrar una gran piedra descubierta en la zona que asemeja a los lagares romanos. Existe también un hueco cuadrangular en donde se erigió una cruz que fue llevada hasta el Monte Gandarela justo al lado del yacimiento del Monte do Señoriño.
Otros lugares relacionados con la mártir son la Santa de la Piedra que dista unos dos kilómetros en dirección oeste de Santa Mariña. Se trata de una piedra granítica con una brecha en el medio y en el interior tiene una escultura de granito conocida como “cachola”. Existe un depósito con aguas que no se evaporan. Dicen que aquí también existía un gran carballo. Un poco más abajo está la Fonte das Donas que es muy poco conocida y que tiene encima de la roca una imagen de la Santa encargada por el párroco Antonio Cid en 1790.

Aparte de todo esto son dignos de mención los grabados rupestres de A Vacariza en donde se representan unas herraduras y la señal de dos pies humanos. Posteriormente fueron añadidas cruces cristianas.

Localización – Mapa

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete solo con el correo electrónico!
Happy Galicia Máxica

Recibirás un correo para confirmar la suscripción