Ponte Nafonso | GALICIA MAXICA

(Fotos de Toni Corrales)

El río Tambre desemboca en la Ría de Muros e Noia. En su extremo interior, en Punta Seilán, justo donde se mezclan las aguas dulces y saladas, existe un moderno y gran viaducto que conduce a la carretera de Noia a Outes. Sin embargo hasta no hace mucho, la única forma de cruzar la ría era por Puente Nafonso, un puente situado aguas arriba a poco más de un kilómetro y ya en el río Tambre que unía los concellos de Outes y Noia. Era necesario la construcción de un gran puente para unir dos comarcas separadas históricamente por la ría y por un gran río, ya que antaño era habitua cruzar el río con barcas lo que suponía un verdadero trastorno para las gentes que transitaban la comarca con mercadurías. No sabemos la verdadera antiguedad del puente, aunque hay quién lo relaciona por su toponimia con los reyes Alfonso IX o Alfonso II, ambos del siglo XII. Sin embargo, no debemos olvidar que muchos puentes medievales fueron construídos en lugares donde existía un puente o paso de origen romano, ya que no hubo arquitectos de su altura durante muchos siglos después. De todas formas, el legado romano de Noia era muy escaso hasta que en el año 2011 se descubrió, durante la construcción de la vía de alta capacidad, un posible poblado romano con numerosos hallazgos aún por investigar y relacionar.


Lo que sabemos es que hubo posteriores reformas medievales y durante el siglo XIX, entre los años 1842 y 1844, sufrió una importante remodelación, casi integral. De sus 27 arcos medievales se perdieron 7 debido a las corrientes, quedando en 20 los arcos ojivales actuales. Dos de los arcos se encuentran tapados por rellenos de tierra actualmente. Llama la atención su gran anchura, de casi 5 metros, que nos muestra su reforma contemporánea, ya que la mayoría de los puentes medievales y romanos gallegos no superaban los 3 metros de ancho. Se debió trata de uno de los puentes medievales más largos de Galicia, ya que hoy día alcanza casi los 270 m de longitud. También se conoce al viaducto como Puente Grande. Cuenta con tajamares a ambos lados, que nos recuerdan al de Ponte Sampaio, también situado en el extremo de la Ría de Vigo, en la desembocadura del Río Verdugo y que fue reformado sobre la misma época. El motivo de tener tajamares a ambos lados se debía a que la corriente en estas zonas costeras no solo provienen del interior y por lo tanto era necesario reforzar la parte de cara al mar. Mencionar la hermosa zona intermareal que forma el estuario del Tambre y el marco natural y paisajístico donde se encuentra enclavado el Puente Nafonso. En el lado de Outes, junto al puente se localiza la capilla de Nosa Señora da Ponte.
La comarcal 550, hoy convertida en AC-196 circula aún hoy en día sobre el puente, aunque el gran tránsito lo soporta el puente de Seilán que adoptó la denominación de C-550.

Localización – Mapa

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete solo con el correo electrónico!
Happy Galicia Máxica