Islas de Ons | GALICIA MAXICA


San Xoaquín de Ons

(Fotos de Xoán Arco da Vella)

ISLAS DE ONS Y ONCETA

Estas dos islas forman parte del archipiélago de As Illas de Ons y se localizan en la bocana de la Ría de Pontevedra, a la cual dá su protección frente a los temporales atlánticos. Lo mismo sucede con las Islas Cíes que por su situación hacia la boca de la Ría de Vigo protege esta otra ría de As Rías Baixas.
Las Illas Ons son parte del único parque nacional de Galicia que se denomina Parque Nacional Marítimo Terrestre das Illas Atlánticas. Además de estas lo forman las isla Cíes, Sálvora y Cortegada , además de un buen número de pequeños islotes y gran parte del fondo submarino que las rodea. El archipiélago de Ons está formado principalmente por dos islas conocidas como Ons y Onceta, esta última también llamada Onza. Actualmente las islas pertencen al concello de Bueu y estas forman la parroquia de San Xoaquín de Ons. Después de la división de los concellos del siglo XIX la isla fue por proximidad geográfica dependiente de Sanxenxo pero más tarde pasó a manos del concello actual. El punto de tierre firme más cercano es Punta Faxilda, situada a 3,8 km, que pertenece al municipio de Sanxenxo.

La isla principal es una estrecha y alargada isla orientada de norte a sur de un poco más de 5 kilómetros de longitud y una anchura máxima de 1,1 km. En total ocupa una extensión de 442 ha. La pequeña isla de Onza, situada al sur de la otra isla, tiene solo 400 metros de ancho por unos 800 de longitud máxima. Además de estas dos islas hay varios islotes en las cercanías que también forman parte del archipiélago como pueden ser los islotes de A Freitosa, O Centolo, O Cairo, A Laxe do Abade, A Pedra do Fedorento, A Illa do Xuvenco y el Cón dos Galos.
La altura máxima del archipiélago se eleva hasta los 119 metros, lugar que ocupa el faro actual. La pequeña isla de Onza es una elevación única de 81 metros. Entre las dos tenemos un espacio de agua que divide la isla y que es conocido como Freu da Porta.
La isla principal tiene varias playas orientadas hacia su lado menos agreste ya que hacia el oeste destacan los acantilados rocosos de gran verticalidad. Destacan las playas de Pereiro, Canexol, Area dos Cans, Fontiñas, Liñeiro y la playa nudista de Melide. En la isla de Onza existen dos playas, la de Onza Norte o de As Moscas y la de Onza Sur.
Uno de los accidentes principales, además de sus cabos, puntas y acantilados, es la conocida como Buraco do Demo (Agujero del Demonio). Se trata de una gran “furna” (cueva creada por el oleaje en los acantilados), la cual se comunica con la superficie por medio de un gran agujero. El sonido de las olas al entrar por esta formación rocosa alimentó leyendas que cuentan que esta es la puerta al infierno y el sonido serían los lamentos de estos, Un gran toro de oro protege la entrada al mundo de los muertos.


Hay que destacar la presencia de 9 fuentes y 7 manantiales que propiciaron el asentamiento a lo largo de la historia de varias comunidades.

Aún hoy en la isla existen varios núcleos de población que dieron cobijo durante el siglo XX a los pescadores que en gran parte llegaron desde la parroquia de Beluso, en Bueu. Hoy la isla cuenta con 79 habitantes (2010) que en épocas estivales se ve multiplicada varias veces con la llegada del turismo y de otros propietarios. La población principal es O Curro, que es la capital de la isla. Otras poblaciones menos pobladas son O Caño, O Cucorno, O Laverco, O Centolo, Melide, A Chan da Pólvora, Canexol y Pereiró. La población de O Curro alberga la iglesia parroquial de San Xoaquín, de estilo moderno y posiblemente construida sobre un templo mucho más antiguo.
En la parte más alta de la Illa de Ons está el antiguo faro que data de 1865. Se trata de uno de los de mayor alcance de la península y fue obra del arquitecto Rafael de la Cerda, autor también de otro igual en la Illa da Rúa, en la ría de Arousa.
En cuanto a su historia destacamos sus dos antiguos emplazamientos de la Edad de Bronce, el de Castillo dos Mouros y el de A Cova da Loba. Uno de ellos se encunetra en la parte más estrecha de la isla, a la altura de la Ensenada de Caniveliñas. Destacamos la presencia de un sarcófago antropomorfo que quizás fuera construido por algún eremita o pequeño cenobio de la alta edad media. También conservamos restos de un monasterio de origen medieval. De él sabemos que existía ya en el año 889 como una donación al Cabildo Compostelano. Ya en el siglo XVI la familia Montenegro ostenta el dominio de la isla gracias a la donación del Arzobispo de Gaspar de Zúñiga y Avellaneda. Esta familia mantuvo la isla hasta el año 1810, fecha en que es dividida para ser repartida para aquellos que querían habitar la isla a cambio de impuestos para mantener la defensa de la ría.


Más tarde en el Marqués de Valladares construye la primera salazón que durará hasta el año 1929, año en el que la isla es vendida a Manuel Riobó por 250.000 pesetas (1.502 €). Es en esta época cuando se extiende la fama del pulpo de la isla y de su rica gastronomía y riqueza natural. En la Guerra Civil Española el dueño (Didio Riobó) se suicida por sus desacuerdos con la dictadura que lo llevaron a ser perseguido por el régimen franquista.
El Ramo de la Guerra expropia la isla en 1941 y desde esa pasó por varios organismos como la Colonización, Icona o Irida. En el año 1984 pasa definitivamente a la Xunta de Galicia.


En cuanto a la fauna destacaremos las Gaviotas Patiamarillas, paíños, cormoranes moñudos, chovas piquirrojas, vencejos comunes. El arao común fue muy abundante en las islas pero hoy prácticamente está extinguido. La tierra la pueblan mamíferos como las musarañas comunes, las nutrias, ratas y los conejos. Bajo el mar circundante destaca el delfín común y no es raro poder observar arroaces, cachalotes e incluso rorcuales.
De su flora hablaremos de los rebollos, hoy casi desaparecidos, tojos, brezos, hiniestas, endrinos, spinos. Destaca la camariña y una especie endémica de las Islas Ons, la Xesta de Ons (Dermochelys coriacea), descubierta en el año 2000.
Para llegar hasta la isla, lógicamente, las únicas formas de hacerlo es navegando o por aire, por medio de un helicóptero, ya que existe una pequeña pista para este tipo de aeronaves. Esta pista sin embargo solo se utiliza para tareas de mantenimiento y salvamento. Por eso lo más normal es coger una embarcación privada o bien utilizar el servicio de transporte diario estival que podremos coger en Bueu, Sanxenxo o en Portonovo.

MAPA – LOCALIZACIÓN


Deja un comentario