pC3ACneira20281529

Serra do Courel

A Serra do Courel es una cordillera montañosa situada en el suroeste de la provincia de Lugo que se extiende por los concellos de Folgoso do Courel, Quiroga y Pedrafita do Cebreiro. Está incluida dentro de la Red Natura 2000 como Lugar de Importancia Comunitaria, en el denominado LIC de Ancares-Courel.

En cuanto a la forma del topónimo, “Caurel” o “Courel”, el más aceptado es la denominación de “Courel”, aunque el uso de “Caurel” tampoco debe ser considerado incorrecto , ya que se utiliza desde hace varios siglos. En el siglo XI aparece mencionado como “Caurellum”.

Río Lor

La denominación de “O Courel” o “Caurel”, puede derivar de la palabra aureum (oro) debido a la gran cantidad de explotaciones que realizaron los romanos en tan rica tierra, gracias a sus habilidades y destreza con la que utilizaban la fuerza de los ríos y el agua para extraer tan valioso metal “ruina montium” . Ejemplos de minas, son las de A Toca, Torubio y Millares.

O Courel

Sita entre Galicia y León, A Serra do Courel ocupa parte de las provincias gallegas de Lugo y Ourense. Atravesada por el río Lor, nace a nuestros ojos un paraíso con una extensión de 21.020 hectáreas. La variedad de especies que en ella cohabitan es sorprendente. Su fauna es de lo más variopinta y la vegetación es de una belleza sin par, ya que los bosques propios de climas mediterráneo y atlántico se funden en una sola zona. Un sin fin de paisajes se nos muestran alrededor, cual lienzo visible a los ojos de los que saben apreciar la naturaleza en todo su esplendor. Vamos paseando por las bosques en las que reinan los castaños, robles, avellanos, acebos… y de repente nos encontramos con la sierra y sus cumbres que cuentan algunas con los 1.500 metros de altitud, como son Formigueiros, Montouto o Pía Paxaro.

Serra do Courel

Pasamos por bosques bajos en los que moran los brezos y los madroños y sentimos como el bosque canta miudiño y más adelante nos sorprenden los imponentes castaños, carballos y encinas, imposible que te aburras ante tal despliegue de encanto. Poco se contemplan esos bosques invasores tan abundantes en otras zonas, en los que los pinos y eucaliptos van arrancando sitio a estas tan valoradas y queridas especies autóctonas, que nos muestran bosques con un encanto que te envuelven y te protegen, desde tiempos antiguos valorados por sus tan ricos frutos. Y es que por ejemplo, los castaños, eran utilizados gastronómicamente como almacenes cercanos de comida para todo el año. La castaña era un fruto codiciado y en las sequeiras se conservaban para todo el año como fuente importante para la alimentación de la región. Las hojas de el castaño las utilizaban como camas para sus animales y su leña calentaba los hogares en épocas frías, de ahí la importancia de la naturaleza que siempre fue una dispensadora de nuestros alimentos, propiciando vivir con ella en armonia y es que los ancestros por su propio bien eran unos excelentes vigilantes de sus bosques que mimaban y conocían.

En A Serra do Courel encontraremos sitios hoy en día inimaginables. Cual fugitivos escondidos en esta tremenda extensión en la que el tiempo se detiene y nace esa chispa entre tú y la naturaleza, esa conexión que pocas veces encuentras en otros lugares en los que la mano de el hombre aún no ha dejado su huella, recomendadísimo en el corazón de O Courel “La devesa da Rogueira”. Muchos hacen referencia a ella como “el último bosque gallego.

Os invitamos a perderos en una de las sierras milenarias de Galicia, un lugar donde encontrarte anclado en el pasado, no te importará , agradecerás el silencio acompañado del cantar de los pájaros, del arroyo siguiendo tus pasos de cerca, sonidos que envuelven tu paseo, quien sabe. Igual te encuentres con algún trasno o morador ancestral, al que le cuesta marcharse de tan máxico lugar. La envidia de los senderistas a los que les queda a desmano tan noble lugar y es que por aquí si que es placentera una larga caminata.
PeroA Serra do Courel es más, mucho más, las aldeas de la sierra, suelen ser construidas con losas y nos trasportan a otra época en lo que primaba era el trabajo artesano, que les ofrecía el cobijo y era un gran aliado ante los crudos inviernos. También destacar que en esta sierra aun podemos admirar y visitar las pallozas como por ejemplo las de O Cebreiro.

“Terras outas e soias!
Serras longas mouras!
Eu son esta coor de soedá
Ancares soñados co lonxe!
Penas de Marco de Meio Mundo en ringuileira do
Candedo ás Moás!
Alto da Lucenza Formigueiros Montouto Pía-Páxaro
Tesos cumes do Courel! Pobos probes
Ardidos de tristura mouros de queimados!
Lor ruxindo polo val pecho!
Ucedo e ucedo!
Fontiñas outas
penedos
carrozos escuros
fragas agros soutos e devesas! Labregos e pastoras
que soio vistes
istes tesos e máis estes vales!
Aturula a curuxa e canta o cuco
Medindo o tempo quedo que se para na cor e tornándose
Contra un ven cravarse no sitio onde máis se sinte!”

Autor: – Uxío Novoneira – Un profundo enamorado de O Courel.

Localización – Mapa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *