Monte Lobeira | GALICIA MAXICA

(Castillo de Lobeira)

(Más fotos aquí)

Entre la comarca do Salnés y la comarca de Arousa no existen apenas grandes elevaciones ni extensas sierras próximas a la costa. El paisaje se caracteriza por ser zonas bajas que se elevan muy poco sobre el nivel del mar. Por eso es lógico que los pocos montes que existen hubieran sido utilizados para fines defensivos y estratégicos. Es el caso de Monte Lobeira, de tan solo 294 m de altura, cuya cumbre se ubica en el concello de Vilanova de Arousa y su falda norte en Vilagarcía. El Monte Lobeira se levanta solitario como una pirámide a menos de 1 kilómetro del fascinante mirador del Faro das Lúas de 228 m.

Desde siempre estos montes han despertado la curiosidad y el misticismo de las gentes que habitaban la comarca. Así lo demuestra el círculo lítico del neolítico puesto al descubierto por los incendios del 2006 y que se encuentra a escasos metros de la cumbre. También la existencia de dos mámoas dan prueba de la magia que emanaba este lugar.

Parece ser que pudo haber existido en la cumbre un poblado castrexo conocido como Castrum Luperiae que dataría de los últimos siglos antes de Cristo. Su existencia concluiría con la invasión romana pero es probable que el castro fuera aprovechado en los siguientes siglos por los pueblos galaicos para esconderse y defenderse de los invasores romanos y posteriomente de los suevos. Lo que sí sabemos seguro es que sobre el siglo X y XIV existió aquí una fortaleza del arzobispado de Santiago para vigilar el paso desde la costa al interior. Fue testigo de las luchas entre sus dueños, Raimundo de Borgoña y doña Urraca, que lo perdieron a manos de Arias Pérez. Posteriormente fue recuperado por doña Urraca. En 1175, el rey Fernando II de Galicia y León donó el castillo-fortaleza y todas sus tierras a la mitra compostelana. En el siglo XVII pasó a manos de los Mariño de Lobeira que más tarde lo abandonaron y lo demolieron.
Son muchos los restos que se pueden apreciar y que aún hoy se mal conservan. Desde el patio de armas que hoy es el aparcamiento, se asciende por una larga escalera donde ya podremos ver diversas cavidades y habitáculos formados entre el hombre y la naturaleza y que eran utilizadas por los antiguos moradores. Son varios los puntos que parecen haber sido empleados para la vigilancia, como lo demuestran diversos rellenos y allanamientos del terreno. Aún se conservan los restos de una muralla defensiva que circundaba los puntos más desprotegidos, así como el acceso a la cumbre que era donde estaba la torre de homenaje. Son muchos los rebajes que se observan en las rocas y que antaño hacían base para los sillares que conformaban el Castillo de Lobeira.

También podremos encontrar un fantástico algibe para almacenar el agua y que incluso se encuentra cubierto con una bóveda. Del castro poco se puede apreciar, ya que la posterior fortaleza distorsionó mucho los restos anteriores. Se puede apreciar, junto a los restos de la muralla, lo que podría ser un viejo “concheiro” con los despojos de conchas y otros restos como diversas piezas de dientes de animales. Los sillares del castillo fueron aprovechados para diversas construcciones palaciegas cercanas a dicho monte. A finales de la primera década de siglo, con motivo de la construcción de una carretera se ha encontrado en Piñeiro, un largo túnel abovedado ique servía de mina de agua para el antiguo pazo y convento de Vistalegre. Se cree que tiene una longitud de más de 1 km y que proviene desde los pies de monte Lobeira. Existe una leyenda que cuenta como se escondió un tesoro en un túnel que desde Lobeira llegaría hasta Vilagarcía, hasta el Pazo de Vistalegre. La primera datación del túnel correspondería al siglo XVII aunque hay quién sostiene algún siglo más de antiguedad.

Arriba de todo se encuentra sobre una gran roca el mirador, al que se accede por unas escaleras labradas en la misma roca. Este se encuentra rodeado de una valla metálica y en el centro se levanta una gran cruz metálica. En el ascenso podremos ver diversos textos más modernos labrados en la roca y dos placas conmemorativas. Una de ellas nos recuerda el naufragio del navío inglés Serpent frente a las costas de Cabo Vilán, en Camariñas. El motivo de la instalación de la placa en este lugar, algo alejado del punto fatídico del Serpent, se debió a que Vilagarcía era puerto de amarre y aprovisionamiento para parte de la armada inglesa y fue en 1896, con motivo de la visita de esta cuando se inauguró la placa. Fue este mismo año, en Agosto, cuando se instala la gran cruz de hierro de casi cuatro metros de altura en el punto más alto del mirador. Fue colocada bajo mandato del Comandante Militar de la Provincia Marítima de Vilagarcía por el Capitán de Navío Adolfo de Reynoso. En 1961 la comandancia de Marín colocó otra placa en memoria de todos los fallecidos en estas costas y que se encuentra junto a la que conmemora al desastre del navío inglés.

Desde el punto más alto se divisa gran parte de las costas desde O Grove hasta Catoira y de la del Sur de la península del Barbanza. Cambados, Vilagarcía, A Illa de Arousa, la Torre de San Sadurniño, a Siradella, Monte Xiabre al oeste y el Salnés al Sur. Hacia el interior podremos dominar un amplio panorama del valle del Umia y zonas próximas a la capital pontevedresa.

Muy cerca, a menos de un kilómetro se localiza otra elevación de 225 m en donde se levanta otro gran mirador, el de el Faro das Lúas. Entre este y el castelo de Monte Lobeira encontramos el topónimo “Salgueirón”, muy común en zonas próximas a muchas de las antiguas localizaciones de antiguas fortalezas medievales y cuyo significado desconocemos a no ser que tenga alguna relación con el árbol “salgueiro” (sauce), muy común en la geografía gallega.

Toda la zona ha sido arrasada por los incendios de la mitad de la primera década del siglo XXI con lo que prácticamente no existe ningún tipo de vegetación arbórea. Menos mal que los comuneros de András (Vialnova de Arousa) están intentando en los últimos tiempos poner en valor la zona, tanto histórica como naturalmente, promoviendo estudios arqueológicos y realizando plantación de especies autóctonas. Uno de estos estudios ha encontrado diversas monedas del siglo XV, así como varias piezas de cerámica de gran valor por su procedencia.

Localización – Mapa

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete solo con el correo electrónico!
Happy Galicia Máxica