Fervenza de Augacaída | GALICIA MAXICA


Fervenza de Marce

(Más fotos aquí)

En mayo de 2016 se ha habilitado un acceso más cómodo para el disfrute de esta fervenza con la colocación de pasarelas de madera. En las fotos de esta ficha aún no podremos ver el estado actual.

En Pantón, en plena Ribeira Sacra, existe una de las fervenzas más desconocidas de Galicia pero que sin embargo compite en grandeza y espectacularidad con las más grandes de la comunidad, como la Fervenza do Toxa o la Seimeira de Vilagocende. Se sitúa en el lado Este del cañón que forma el valle del Río Miño. Este valle presenta unas pronunciadas laderas que alcanzan alturas de hasta 500 metros, lo que provocan desniveles de hasta 300 m, teniendo en cuenta que el agua del Miño que retiene y embalsa el Embalse de Belesar se sitúa a una cota de unos 200 metros sobre el nivel del mar.

.

.
La que nos ocupa se sitúa muy cerca de la un día bulliciosa población de Marce, muy cerca de un antiguo emplazamiento castrexo y de los restos de una antigua fortificación de antes del siglo X que dominaba el paso del puerto de Chouzán, también conocido como Monsulio. Por estas tierras circulaba una antigua e importante vía de comunicación que pasaba por Marce y se dirigía hacia el Miño, en donde por medio de una barca se cruzaba el río Miño en dirección a Carballedo y Chantada. Por esta vía discurre parte del camino que nos conduce hasta la Fervenza de Augacaída, que forma el Rego Aguianza. Este ragato recoge las aguas del Rego das Cernadas y del Calve y se encaja en un profunda valle rocoso que desciende 300 m en poco menos de 2 kilómetros. En su tramo final, cien de estos metros de desnivel son salvados en nada más que un tramo de 250 m, que es donde se forma la cascada que salva una pared rocasa de unos cincuenta metros de altura. La fervenza se encuentra oculta en la espesura de un fantástico bosque que forman castaños, carballos y otras especies autóctonas. Es probable que en nuestro recorrido nos veamos sorprendidos por cerdos salvajes que pastan libres en esta ladera.
.

.
Para llegar hasta ella hay que recorrer andando aproximadamente 1 km sobre un camino medio empedrado y sobre un abrupto sendero. Lo mejor es realizar la ruta que nos conduce por los lugares más increibles de esta comarca, como la iglesia de Santo Estevo de Atán, la Cima de Atan o el Castro de Marce. Pero si no teneis tiempo creemos que lo mejor es seguir un camino que parte desde la carretera asfaltada CP-4107 y que sigue la cota de los 400 m. La carretera parte desde Segade, en la N-120. A menos de 4 km se encuentra el sendero señalizado con un cartel que nos indica la dirección a seguir hacia una fervenza. Sin desviarse, a unos 850 m se encuentra un antiguo sequeiro de castañas en donde existe una desviación a la izquierda. O bien seguimos hacia el castro de Marce, o bien descendemos los últimos escarpados metros hacia la cascada. Este último tramo es más dificultoso, por su inclinación y su abrupto sendero. En épocas húmedas debemos extremar las precauciones, ya que el firme es resbaladizo y muy inclinado. Para llegar hasta ella existen en tramos varias cuerdas en las que nos podemos apoyar para no caernos. No es excesivamente peligroso pero no es apto para todos los públicos. Lo peor, el temible ascenso. Poco después del sequeiro una señal nos indica un camino potencialmente peligroso y un camino alternativo. El “peligroso” nos conduce hacia la parte de arriba de la fervenza y el “alternativo” nos llevará directamente a los pies de la espectacular cascada. A unos cien metros río arriba existe un hermoso molino de agua a los pies del Rego Aguianza.

El espectáculo de la Fervenza de Augacaída no dejará indiferente a nadie y como dijimos es comparable en grandeza y hermosura a otros saltos de más  reputación de la Comunidad de Galicia.

Localización – Mapa

Deja un comentario