Castro de Barola

Castro de Baroña

El Castro de Baroña se encuentra a orillas de la Ría de Muros y Noia, en la península del Barbanza. Se trata de uno de los pocos castros conservados basados en una economía básicamente marítima, ya sea por ser la base de su alimentación o por sus posibilidades comerciales en épocas tardías. Situado en una pequeña península este castro cuenta con casi veinte casas y una espléndida muralla que defendía de los atacantes.

Castro de Baroña

Su cronología se puede datar alrededor de los siglos I a.c. y I d.c. Uno de los problemas que se encontraron los pobladores fue la inexistencia de un manantial de agua ni tan siquiera de aljibes de almacenamiento, por lo tanto dependían totalmente del exterior.

Podemos asegurar de que se trataba de un poblamiento claramente defensivo y comercial, situado en un precioso istmo, rodeado del mar y por una pequeña porción de arena de playa, en la cual existía un gran foso y una muralla de mampostería que unía sus muros con los del poblado. La comunión de sus habitantes con el mar se atestigua gracias a los restos de “concheiros” encontrados y los hallazgos de anzuelos.

No se puede asegurar la existencia de navegación, aunque la presencia de restos de animales de aguas más profundas y de posibles restos de piedras, que podrían ser pesos para las redes, así lo podría demostrar. De no ser así no se concebiría la existencia de poblados en islas alejadas de la costa como lo es el asentamiento de las Islas Cíes en la Ría de Vigo.

Este castro debió, seguramente, ir desapareciendo como tantos otros, por la presión de los conquistadores romanos.

Más fotos

Localización – Mapa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *