Iglesia o Capilla de Novais

Ruinas iglesia – Capilla de Novais

Nuestra búsqueda de una capilla abandonada de origen desconocido que se encontraba en las proximidades del río Tambre nos llevó hasta las profundidades del valle, en el concello de Val do Dubra, concretamente a la parroquia de Portomouro, antiguo paso conocido del río que aún sigue siendo utilizado en la actualidad.

Una vez localizada, fuimos primero a ver los cercanos sepulcros antropomorfos de A Pedra do Home y posteriormente una estrecha y cercana carretera, casi sin uso, nos guio directamente hasta donde muere el asfalto. Allí nos encontramos con un grupo de edificaciones en ruinas, que mezclaban hormigón, ladrillos y una antigua mampostería secular. Era el lugar de Novais.

Pila para animales

Hoy, por aquí solo pasan senderistas, pescadores y poco más… Muchos de ellos que siguen por el camino que lleva al Tambre ni siquiera se le pasa por la cabeza lo que una de estas edificaciones esconde. A primera vista son todo ruinas de viviendas y alpendres. Quién iba a pensar que uno de estos alpendres esconde una maravilla a punto de morir. Ni más ni menos que los restos de una capilla de posible origen románico que pide a gritos ayuda sin que nadie la escuche. Es la capilla de Novais.

Canecillo
¿Un canecillo?

La capilla de planta rectangular mezcla mampostería con buena sillería y muestra signos de haber sido reformada o por lo menos acondicionada levemente. Sin embargo, su uso no parece haber sido muy religioso en los últimos tiempos, ya que los restos de un muro bajo el arco triunfal y una pila en el suelo, hace pensar una utilidad como alpendre y como cobertizo para animales.

Cruz templaria
¿Cruz templaria?

Su puerta es adintelada, más propia de capillas del siglo XVIII. Sin embargo, diversos motivos nos podrían hablar de unos cientos de años más sobre sus piedras. Por un lado tenemos los posibles restos de diversos canecillos fuera de lugar, lo que nos hablaría de un origen románico, casi nada. Otro elemento que nos crea controversia, es la presencia de una cruz labrada patada sobre el arco de la ventana del ábside, propia de la Orden de los Pobres Caballeros de Cristo del Templo de Salomón, más conocida como la cruz de los templarios. Esta ventana, por cierto, tampoco parece muy barroca. Debajo de ella existe una cruz con base ancha, al igual que otra situada a la derecha de la puerta de entrada, probablemente formen un vía crucis alrededor de la pequeña iglesia.

Pero… ¿Qué hace una capilla de origen incierto en este lugar?

Aunque profanos en el asunto y sin haber leído nada anteriormente sobre Novais, nuestra primera impresión del lugar nos recuerda a los emplazamientos monacales medievales, aunque probablemente sólo sería en nuestra imaginación… o quizás no tanto… Nos imaginamos un camino que viniera del Tambre y lo cruzara para subir por aquí hasta la iglesia de Portomouro y este monasterio daría cobijo a peregrinos y otras gentes. En los alrededores veremos varias edificaciones abandonadas, cuya parte baja muestran estructuras centenarias de mampostería, con viejos hornos y lareiras. Sin embargo, ladrillo y hormigón se hicieron un gran hueco sobre estas a partir de la segunda mitad del siglo XX desvirtuando las estructuras originales.

Cuando dejamos el lugar y empezamos a buscar información sobre este lugar nos encontramos con tres fuentes que hablan de los últimos habitantes de Novais, de la propia capilla y de la existencia de un posible monasterio en las proximidades del valle del río Tambre mencionado como monasterio de Novallis.

Interior de la capilla de Novais

La primera fuente curiosamente fue portada de muchos medios de información de toda España en el año 2006. En el lugar de Novais vivían arrendados con una renta antigua un matrimonio de jubilados octogenarios. El propietario de los terrenos: la iglesia. En el año 2003 la iglesia inicia un proceso para el desahucio y para recuperar las tierras, ya veis como lo tienen en la actualidad. Para ello le reclaman al dueño el pago del arrendamiento de los últimos cinco años, ya que lo anterior prescribiera. Le piden cerca de 3000 euros. Sin embargo, José Lamas Cabo y su mujer Carmen Barca, deciden hacer frente al pago como la iglesia le exigía hace años, el pago en especies. Para ello se presentó en el lugar de pago con 8.000 kilos de maíz, 320 de habas blancas y 3,76 euros en efectivo.

Pasados 14 años de esta anécdota y debido a la avanzada edad de los arrendatarios que mantenían el lugar y cultivaban la tierra ya nos imaginamos el futuro de este recóndito lugar y por qué llegó así hasta nuestros tiempos.

Otra información que nos encontramos es la del blog Capítulo Cero de Manuel Gago y aunque no parece mencionar esta curiosa capilla centenaria, sí nos habla de la toponimia del lugar. O Rego da Granxa, A Granxa, O Porto do Crego, la ubicación del los restos del castro y castillo medieval de Portomeiro y la mención en El monacato gallego en la Alta Edad Media, nos dan grandes pistas de la posibilidad de la existencia del monasterio de Novallis en el lugar. Además, nos habla de la ubicación de un paso en barca por el Tambre que probablemente continuaría por Novais.

Molino de Novais

Otros signos del monasterio podrían ser los molinos cercanos y el próximo topónimo de Chan da Estacada, nombre que en el valle del Tea se le da a las construcciones de madera provisionales para la pesca de la lamprea en temporada. Quizás aquí fuera una pesqueira y perteneciera al monasterio como pasaba frecuentemente en el río Miño.

La tercera fuente es el gran recopilatorio de patrimonio de patrimoniogalego.net, que nos informa de la capilla de Novais y también la relaciona con el monasterio desaparecido de Novallis.

Fuera lo que fuera, hoy vemos lo que es: abandono y ruina, una verdadera pena. Esperemos saber más de este lugar o que alguien nos comparta toda la información y saber del que disponga. 

Más fotos

Mapa – Localización

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Centro de preferencias de privacidad