Ermita da Xestosa | GALICIA MAXICA

La Ermita da Xestosa es, sin duda, la capilla más elevada de Pontevedra. Ello se debe a que está situada muy cerca de la cumbre más alta de la provincia, el llamado Faro de Avión, que se eleva por encima del Km, concretamente a 1.151 m. Forma parte de la sierra que lleva su nombre en donde varias de sus cimas superan los mil metros. Su cima se encuentra íntegramente en la provincia ya mencionada. Sin embargo, su altura no hace que sea la elevación más alta de su sierra, ya que sólo 400 m al este de la cumbre, se encuentra otra cumbre, llamada, O Castillo do Faro, cuya altura alcanza los 1.155 m, cuatro metros más que el propio Faro de Avión. Lo que pasa es que una docena de metros más abajo de este monte se encuentra la línea divisoria provincial, que limita con la provincia de Ourense y esto hace que esta cima pertenezca a esta última provincia. También se encuentra muy próximo, pero también en Ourense, O Coto da Pía de 1.153 m.

La capilla da Xestosa se ubica en una cota de 985 m y se encuentra en el corazón de la sierra. No fue hasta el siglo XXI cuando se habilitó una carretera asfaltada para llegar hasta a ella, ya que antes tan sólo se podía acceder por un pequeño sendero o por una pista de tierra, lo que hacía de esta ermita un lugar totalmente aislado. El nuevo siglo trajo consigo la construcción de aerogeneradores en todas las cumbres de la zona, tanto en el Suido, como en la propia Serra do Faro. Esto acabó en parte con la magia del lugar. Si el ermitaño que ocupó esta zona y que incluso labró su tumba en una roca se despertara, a buen seguro que marcharía a otro lugar.

El recinto donde se asienta la capilla está cerrada por un muro de piedra y este a su vez se encuentra cercada por una valla que rodea todo el recinto del Área Recreativa de A Xestosa. Al entrar veremos una gran roca en el medio en la que en su alto se encuentra una cruz de piedra. Otra que parece labrada en la misma roca se sitúa a los pies. Seguimos y pasaremos al lado de unas enormes mesas de 30 m de largo de los comuneros, donde se realizan las grandes romerías que se celebran en este lugar.

Después entraremos en el recinto de piedra donde está la capilla de una sola planta de forma cuadrangular. Su fachada se distingue por un gran arco de medio punto que esconde un pequeño porche. Causa extrañeza la pequeña ara que seguramente sirve en la actualidad para celebrar las misas al aire libre, debido a la multitud de devotos. Detrás una puerta de metal adintelada da entrada a la pequeña capilla. El techo se sostiene por tres arcos fajones que sostienen grandes losas graníticas.

Al dar la vuelta veremos a la derecha unas caballerizas cubiertas y justo detrás de la iglesia se asienta una pequeña roca que esconde uno de los tesoros de la zona y a buen seguro que fuera una de las razones de esta capilla. Lo que hay en esa roca es un antiquísimo sepulcro antropomórfico labrado en la propia roca (1,84 m x 0,56 m). Su tapa es posible que se encuentre formando parte de los muros de la capilla, pues justo detrás del altar una piedra de similares características da forma a la pared..
Sobre la antigüedad del sepulcro no podemos decir mucho, pues los historiadores no se ponen de acuerdo. Podría ser de plena Edad Media, sobre los siglos IX o X. Lo más seguro es que algún ermitaño eligiera este recóndito lugar para dedicar su vida a la oración, ya fuera por alguna presunta aparición o quizás simplemente por el aislamiento que le proporcionaba el lugar. Posiblemente pudiera tratarse de más de un monje ya que resulta difícil pensar como podría uno sólo enterrarse a sí mismo.

Se dice que en la cuenca alta del valle del Tea se refugiaron gentes de religión judía provenientes sobre todo de Ribadavia, escapados de las persecuciones históricas sobre este pueblo. De hecho, el aislamiento de estas gentes proporcionó unas características genéticas similares en la zona dando lugar a grupos homogéneos de población, como pueden se los “grañudos”, habitantes del vecino pueblo de A Graña. Podríamos pensar pues en algunos escapados eligieran este lugar más alejados quizás unos siglos después de los dicho, aproximadamente sobre el XV. Aunque la última hipótesis llevada a cabo por el descubrimiento de un antiguo manuscrito del año 1752 por parte de Maximino Fernández Sendín, donde se cuenta que en el sepulcro del Monte Faro podría haber estado enterrada Santa Quiteria o la primera abadesa del convento de Melón .

Se dice que esta tumba siempre está llena de agua milagrosa, agua que sana a quién lava sus manos.

Lo cierto es que el lugar mantuvo desde aquella una tradición cursada por las gentes del lugar, lo que favoreció a la creación de una capilla. Una inscripción en la fachada, debajo del porche, indica lo siguiente: “Ano 1817. Esta obra se hiso a la cuenta de los becinos.” Seguramente esta fecha indique la construcción de la capilla actual o quizás la modificación de una antigua estructura.
Lo cierto es que la Virxe da Xestosa cuenta con una gran devoción, incluso más allá del océano, debido a la gran cantidad de emigrantes de la zona. Por eso se celebra una gran romería que está catalogada como Festa Galega de Interés Turístico. Se festejan dos romerías al año donde se lleva a la virgen en un tractor a lo largo de 5 km y se celebran varias misas en honor a ella. Una de ellas es en Mayo, el VI Domingo de Pascua y la otra se celebra el último Domingo de Agosto. A continuación relatamos una de las oraciones en honor a esta virgen (en gallego):

“Deus, noso Pai, que na solemnidade da Asunción, ti elevaches á gloria do ceo en corpo e alma á Virxe Maria, Nai do teu Fillo Xesús. Concédenos, pola súa intercesión, baixo a advocación da Nosa Sra. da Xestoxa, fortaleza na fe, seguridade na esperanza, constancia no camiño do amor, para qe protexas ás nosas familias e nos vexamos libres de tódolos perigos e poidamos dirsfrutar así da túa paz. Por Cristo noso Señor. Amén.”

Por último, añadir que detrás de la capilla y del sarcófago discurre un regato de agua cristalina que amana del propio Faro de Avión. Se dice que este curso fluvial sería el nacimiento del Tea, como así lo afirma algún viejo cartel. Entre los montes de O Castillo do Faro y el Coto da Pía se localiza el lugar llamado Fonte Tea, que se encuentra dentro de la provincia de Ourense, a escasos metros de la provincia de Pontevedra. De todas formas el Tea presenta numerosos regatos que desde las montañas del Suido y del Faro vierten sus aguas al río Tea y cualquiera de ellos podría serlo.

(Más fotos aquí)

Localización – Mapa

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete solo con el correo electrónico!
Happy Galicia Máxica

Centro de preferencias de privacidad