Fortaleza de Salvaterra do Miño | GALICIA MAXICA


(Más fotos aquí)

En la unión de los valles del Miño y del Tea se encuentra esta magnífica fortaleza que es hoy uno de los símbolos del concello de Salvaterra y de toda la comarca. Situado justo en el centro de la villa, en la Praza do Castelo, esta fortaleza se haya en un promontorio estratégico a orillas del Río Miño. Se encuentra a pocos metros del puente internacional que hace de frontera entre Galicia y Portugal y une la villa gallega de Salvaterra do Miño con la lusa Monçao.

Fortaleza de Salvaterra

Hace muy poquitos años la única forma de cruzar el río e ir al país vecino, era utilizando el transbordador que unía las dos orillas ayudado por un gran cable metálico que lograba que la barcaza no fuera arrastrada por las aguas del río. Aún se conservan los muelles de atraque y las antiguas aduanas fronterizas.

La fortaleza original se construyó hace casi mil años, allá por el siglo X o quizás en el XI. La muralla que rodea el castillo data del siglo XII y su finalidad principal era defender la villa de los ataques constantes de los entonces enemigos lusitanos. La planta de la fortaleza es rectangular y tiene nada más ni nada menos que 9.700 m2.

Entrada y Capilla da Oliveira

La muralla se conserva en perfectas condiciones gracias a la reciente restauración (2008) por parte del concello. Destaca la capilla central de la Virgen da Oliveira, recuerdo de la ocupación portuguesa en el siglo XVII que los lusos mantuvieron durante dieciséis años. Se sitúa sobre la puerta principal y conserva las marcas de tres escudos que aún conservan la cruz y las coronas simbólicas portuguesas.

Capilla da Oliveira
Virgen da Oliveira

De estilo barroco (XVII) es de planta rectangular y en su interior se haya la imagen de la virgen. Su cubrición es de teja árabe con diferentes vertientes. Rematando la fachada veremos unos pináculos con bolardos y en el centro una cruz. En el recinto además de las garitas y la muralla con la capilla, destacan la Casa del Conde en donde se ubicaban las llamadas Cuevas de Doña Urraca con su curiosa y únicas escaleras doble de caracol que une dos estancias abovedadas. Se creen que las Cuevas fueron obra del ingeniero francés Carlos de Lessar, autor también de las murallas en el siglo XVII.

Una vez entremos en el recinto amurallado nos llamará la atención la gran explanada que se extiende en el interior al igual que la presencia de pequeñas calles con viviendas dentro de la antigua fortaleza. Causa pena ver en cierto estado de abandono y medio enterrados por la vegetación los restos de antiguos motivos decorativos de piedra y las lápidas de difuntos apoyadas en la muralla de las cuales alguna data del siglo XVI. LLama la atención una lápida en la cual se haya grabada el dibujo de unas tijeras. Incluso podremos llegar a ver un antiguo cañón bastante deteriorado por el aparente olvido que denota. Esperemos que esta situación de abandono sea momentánea y que prosiga la afortunada recuperación que el concello está llevando a cabo. (Dec-08).

Río Miño

Vale la pena dar la vuelta a las murallas y observar las hermosas vistas del Río Miño en su frontera con Portugal que desde la fortaleza se divisan.
La historia de este castillo está unida a grandes nombres de la historia de Galicia como la nombrada Doña Urraca en su lucha contra Teresa de Portugal o el mismo Pedro Madruga, protagonista de los violentos enfrentamientos entre los señores feudales de Soutomaior y los Sarmientos.

El castillo de Salvaterra y su entorno histórico fue declarado en 1949 bien de Interés Cultural.

A escasos metros de la fortaleza no debemos dejar de visitar la magnífica área recreativa da Canuda.

Localización – Mapa

Deja un comentario