Puente y Ermita de San Xosé | GALICIA MÁXICA


En el lugar de Varóns, en Filgueira, se encuentra un hermoso conjunto arquitectónico tradicional compuesto por un puente, una capilla, un lavadero, una fuente, un cruceiro y los restos de varios molinos harineros.

Este pequeño rincón en dónde predomina la vegetación autóctona de ribera está formado por el río San Xosé que nace en los Montes de Moeiras. Su pequeño curso se extiende apenas 2 kilómetros y en Filgueira entrega sus aguas al Miño.

El lugar está acondicionado como área recreativa y para ello contamos con mesas y papeleras.

Ahora vamos a identificar cada uno de los elementos que forman este fantástico conjunto.

Empezamos por el puente de piedra que lo cruza y que da acceso a la capilla. Se denomina igual que el río y su antigüedad se remonta al siglo XVIII. Tiene un arco de medio punto ligeramente apuntado. De rasante recta aún mantiene los pretiles y la calzada y está realizada en una buena cantería y sillares de buena factura.

Cruzando el puente tenemos acceso a la sencilla capilla de San Xosé, del siglo XIX. Se trata de una ermita de planta rectangular y cubrición a dos aguas con teja del país. Su sencilla fachada nos muestra una puerta adintelada debajo de una cruz abierta que funciona como un óculo. Una espadaña de un solo cuerpo corona dicha fachada. Desconocemos si hubo una capilla anterior. La actual fue rehabilitada a principios del siglo XXI.

Desde la ermita desciende un camino río abajo en dónde a unos 100 metros existe un cruceiro que avisaría a los viajantes la proximidad de dicha capilla.

Debajo del puente, pegado al río, hay un antiguo lavadero y una fuente de caño de piedra cuyas aguas parecen venir de debajo de la capilla.

Unos metros arriba se mal conservan los restos de un molino.

En dónde está el área recreativa se forman varias terrazas artificiales y existen viejos muros de piedra cuyas dimensiones nos hacen dudar si estas terrazas eran para el cultivo o si alojaban algún tipo de construcción. Restos de grandes sillares sobre el río y junto a él forman un canal que presenta restos de cemento y diversos anclajes de hierro por lo que creemos que existió algún tipo de molino, aserradero o similar que por los vestigios estaría funcionando hasta el siglo XX. De esto no hemos encontrado información, pero sin duda, algo hubo en este lugar además de los elementos mostrados.

Es probable que este rincón fuera un cruce de caminos. Por un lado vendría una vía desde Ribadavia como atestigua la toponimia cercana (A Calzada, A Costa…) y por otro lado vendría el camino que cruzaba el Miño por medio de barcazas desde la abandonada Aldea da Barca. En este lugar se juntarían y desde aquí comenzarían ruta o bien hacia Tui o bien hacia A Cañiza, rodeando el Monte de Moeiras. Sabemos que estas rutas además de utilizarlas para pasos locales eran frecuentadas por los arrieros que transportaban mercancías desde O Ribeiro hasta varias zonas de Galicia.

Más fotos aquí


MAPA – LOCALIZACIÓN

Deja un comentario