San Andrés de Teixido | GALICIA MAXICA 2


(Más fotos aquí)

A San Andrés de Teixido vai de morto o que non foi de vivo

(Va de muerto el que no fue de vivo)

Así dice el dicho que todos los gallegos conocemos y sabemos que nos es obligado peregrinar a este punto mágico de la geografía gallega. Aquí todos sabemos que el que no vaya al santuario de San Andrés en vivo, lo tendrá que hacer en la otra vida en forma de insecto u otro animal reptante antes de que el alma sea liberada. Por ello es obligada la visita a este templo, dicen que puerta a otra dimensión. Por esto, prestemos especial atención a los pequeños animales que nos encontremos en la ruta pues ellos podrían ser almas en el purgatorio en su camino hacia San Andrés …

Este es el dicho más famoso de este mítico santuario donde se venera al apostol de Jesús, San Andrés.

Cuenta la leyenda que San Andrés estaba triste, ya que su templo se encontraba solitario y contaba con muy poca devoción, en contraposición del de Santiago Apostol que rebosaba de peregrinos y fe, con lo cual le pidió ayuda al Señor.

Un día se le apareció el Todopoderoso en compañía de San Pedro. Al ver a San Andrés tan desanimado le prometieron que a su templo acudirían todos los mortales, y aquel que no lo hiciera de vivo, lo haría después de su muerte reencarnado en un animal. Así fue como el santuario de San Andrés de Teixido, también llamado S. Andrés de Lonxe (Lejos) o S. Andrés do cabo do mundo (esquina del mundo), se convirtió en el segundo centro de peregrinaje de toda Galicia y es considerado como la Meca de los Gallegos. Otra leyenda cuenta como San Andrés embarrancó en los acantilados convirtiéndose su barca en una roca que hoy se le conoce como la barca de San Andrés. En compesación, Dios, le concedió este santuario.

San Andrés se encuentra situado a 140 m sobre el mar, en un marco de incomparable belleza y ello contribuyó a que desde hace miles de años ya se rindiera culto a los muertos, como así lo atestiguan los múltiples enterramientos prerromanos distribuidos por toda la sierra da Capelada donde se sitúa el santuario. Se dice que aquí se encuentra la “puerta del más allá de los celtas”.
Es tan hermoso llegar a la iglesia, como el camino o caminos que se han de recorrer para llegar hasta aquí. San Andrés se localiza en el único punto en donde las laderas de las montañas son más suaves y permitieron su ubicación. Alrededor, son todo agrestes acantilados gigantescos, tan grandes que se dice que son los más altos de Europa central y del Sur. En Europa tan sólo alguna elevación de los fiordos noruegos los superan.

Llegar hasta San Andrés es tan impresionante como llegar a Santiago, sobre todo si el camino se realiza andando. Caminar por estos lugares recónditos y de naturaleza indomable, obtiene su satisfacción cuando escondido entre los acantilados se nos aparece un pequeñito pueblo blanco en donde se ubica la iglesia de San Andrés. (Al final de la página tendréis unos links donde se hablan de las rutas.) Sin duda es aconsejable recorrer todas las zonas próximas, pues encontraremos lugares y miradores de inusitada belleza, como el mirador de Chao de Monte o el de Os Carrís situados a unos 400 m de altura sobre el mar. Más impresionante si cabe es el mirador de “A Garita da Herbeira“, ya que se eleva a más de 600 m y prácticamente se encuentra a pie de mar Desde estos lugares disfrutaremos de vistas de Punta Candieira, Punta Robaliceira y del pueblo de San Andrés, así como de la infinidad de los mares, y decimos mares pues a poca distancia de aquí se encuentra otro lugar de visita obligada como es Cabo Ortegal, donde se juntan el Mar Cantábrico y el Océano Atlántico.

A todo ello hemos de sumar un fantástico marco natural, aunque en los últimos años los incendios se han cebado sobre la zona y han dejado rastros de sus llamas por enormes áreas. La fauna más representativa está compuesta por cormoranes, águilas y halcones peregrinos entre otros. Podréis ver numerosos caballos salvajes y diverso ganado vacuno de raza gallega. Abundan también numerosas especies de anfibios y reptiles. En cuanto a la vegetación encontraremos la aquí famosa “Armeria Pubigera” o más conocida en Galicia como Herba namoreira o de namorar (de enamorar). También se encuentra en la zona orquídeas, retamas, pinos y otros.

El santuario data del siglo XII cuando pertenecía a la Orden de Malta. Aún así se dice que el culto en el lugar viene de siglos atrás y quizás los pueblos prerromanos ya rindieran culto a alguna divinidad local, culto que perviviría a lo largo de los siglos, como el caso de Monte Facho en Cangas, aunque este último dejó de existir unos siglos después del primer milenio de nuestra era. La primera noticia que se tiene de peregrinación es un texto de 1391 de una mujer de Viveiro donde nos cuenta que ha de visitar a San Andrés para que se cumplan sus promesas. Imaginaos la peregrinación de esta mujer hace 700 años y a más de 50 km de distancia por aquellos caminos de la época. Que sería aquello que llamara la atención de gentes de lugares tan distantes y como los favores de San Andrés se propagaron por toda la región.

Hay quién, al igual que Santiago, la mancha blanquecina que cruza el cielo nocturno estrellado de este a oeste, la Vía Láctea, era conocida como Camino de San Andrés y decía que justo acababa en este lugar. Al final del siglo XII el templo pasó a manos de la orden de San Juan de Jerusalén. Siglos después pasaría a manos de los Andrade de San Sadurniño, quienes controlarían las riquezas que generaba este centro de peregrinación.
La iglesia actual fue construida en el XVI y reformada y acabada en los dos siglos posteriores. Apreciaremos detalles góticos en su exterior y en su retablo, construido en 1665, un cierto aire barroco. Según la leyenda es aquí donde se encuentra un hueso del Apóstol. En 1781 se edificó la actual fachada que fue realizada por Miguel López de la Peña.
Da lo mismo si alguien no cree en esta tradición, pero lo que sin duda hay que hacer es venir a conocer este magnífico e impresionante rincón de Galicia que a la postre es uno de los lugares más bellos de nuestra comunidad y uno de los más hermosos de toda la península.

Las fechas más especiales para venir a San Andrés son el viernes, sábado y domingo de Pentecostés, el 24 de junio, entre el 16 de agosto al 29 de septiembre, el tercer viernes, sábado y domingo del mismo mes y en durante la festividad de San Andrés Apóstol entre el 27-30 de noviembre. Para saber las tradiciones, leyendas, caminos y rutas os remitimos a estos links. Por favor leedlas antes de peregrinar a San Andrés de Teixido. Más vale venir y disfrutar en vivo que arrastrándose y reencarnado en un animal. No olvidéis llevar una piedra para depositarla en algún milladoiro y beber de la fuente de los tres caños o también llamada Fonte do Santo. Si queréis saber sobre el futuro amoroso no tendréis más que encontrar la “herba de namorar”.

Localización – Mapa


Deja un comentario

2 Comentarios en “San Andrés de Teixido | GALICIA MAXICA