Necrópolis de San Vitor de Barxacova | GALICIA MÁXICA


A unos 500 metros de San Lourenzo de Barxacova y recorriendo el antiguo camino que iba hacia Forcas y luego al puente de Conceliños y cerca de dónde se encontró la “espada de Forcas” (edad del bronce) existe una gran necrópolis rupestre que empezó a ser estudiada y excavada en serio a partir del año 2010. La historia de este lugar que se localiza junto a un peñasco saliente se pierde en los siglos ya que los restos de tégula romana encontrados nos llevan como mínimo a los primeros siglos de nuestra era.

Se trata de un cerro de 593 metros de altura desde el cual se divisa una gran panorámica del estrecho valle del Mao. En frente justo, pero ya en A Teixeira, está la conocida como Pena do Castelo que formaría junto con esta atalaya un control de paso por estas tierras.

El lugar lo forma una pequeña explanada y el cerro rocoso nombrado en donde existió una capilla medieval. Sabemos que sus paredes aguantaron hasta el siglo XIX pero un acto vandálico acabó con los restos esparcidos por el precipicio y por los alrededores.

Antes de las excavaciones de 2010 se sabía de la existencia de cuatro tumbas y en 1914 el investigador Joaquín Arias Sanjurjo hablaba de que se veían siete más. Una vez estudiado el lugar aparecieron numerosos restos, monedas, tejas y hasta cincuenta tumbas antropomorfas excavadas en la roca y muchas de ellas contaban con las piedras que se usaban para taparlas.

En la cima había dos tumbas más y durante los trabajos apareció otra que recibió el nombre de “tumba privilexiada” por su situación y estructura a base de losas y en donde supuestamente estaría enterrado algún personaje de buena posición social. En esta se encontraron restos óseos los cuales fueron analizados con la técnica del carbono 14 saliendo una datación entre los siglos X y XI.

Además de la tégula romana y alto medieval se encontraron tres monedas del tiempo de Sancho IV (s.XII), Enrique II (s.XIV) y de Alfonso V de Portugal (s.XV). Esto nos lleva a una ocupación que abarcaría desde tiempo de los romanos hasta el siglo XV, fecha que se sabe que aún existía culto en la ermita.

Se sabe que estas tumbas albergaron a los difuntos de las vecinas localidades de San Lourenzo de Barxacova, de Forcas y de Ivil, en Pradomao.

Hasta primeros de siglo XXI había en lo alto una torreta eléctrica con base de hormigón la cual por suerte fue retirada posteriormente.

 

Desde el punto más alto veremos unas estupendas vistas del Mao y de la Ribeira Sacra del Sil.

Para llegar hasta aquí lo más sencillo es hacerlo desde San Lourenzo de Barxacova y coger el antiguo camino hacia Forcas que nos llevará por un carreiro y unos 600 metros hasta la necrópolis de San Vitor. En las imágenes del vuelo americano de 1956-57 se aprecia un camino que llega desde el fondo del valle junto a la antigua fábrica de la luz con un recorrido muy sinuoso y es que la inclinación es considerable. De todas maneras no conocemos ni hemos encontrado nada sobre esta vía aunque pudiera servir para ayuda en la construcción en la Segunda década del siglo XX del “canal vello” y de las canalizaciones que hacían llegar el agua a la Fábrica de la Luz.

Para saber lo que los trabajos arqueológicos sacaron a la luz y para más información podéis visitar el siguiente enlace:

https://sanvitordebarxacova.wordpress.com/

Más fotos aquí


MAPA – LOCALIZACIÓN

Deja un comentario