Aldea vella de Vichocuntín | GALICIA MAXICA 7


Pedre

(Más fotos aquí)

En el kilómetro 66 de la carretera N-541 que une Ourense con Pontevedra, se encuentra la pequeña localidad de Vichocuntín, en la parroquia de Pedre. Su emplazamiento está flanqueado por el paso de la nueva nacional y la antigua carretera, a la cual debe su origen. A mediados del siglo XIX se construyó la carretera que permitió unir las dos capitales y a raíz de su paso por este lugar surgió esta localidad. Sin embargo, su historia es mucho más antigua, pero no aquí, ya que sus orígenes se localizan a 150 metros al oeste del actual emplazamiento en forma de ruinas tragadas por la magia de la naturaleza.
En este lugar se conservan como pueden los restos de la antigua aldea de Vichocuntín (XVIII-XIX) que mantiene muchos vestigios de un pasado lleno de actividad, ya que era por allí por donde discurría el primitivo camino que recorría el valle del Lérez. Este camino empedrado nos llevará hasta tan fantástico lugar, museo abierto de la etnografía de la comarca. Las ruinas se levantan sobre una ladera del monte de A Lomba, muy cerca ya del río Lérez y “acariciando” la nueva nacional. Su inclinada orografía propició que la ladera fuera aterrezada artificialmente para la ubicación de las casas y para el cultivo intensivo del maíz.

Entre los restos comidos por la exuberante naturaleza que se traga el lugar, podremos admirar hasta media docena de impresionantes casas de aspecto casi señorial. Algunas incluso contaban con planta alta y fallado y en ellas podremos ver buenas lareiras, chimeneas, armarios, escaleras, balcones, e incluso observar como estaban distribuídos los espacios en su interior. Junto al núcleo principal se conserva también un viejo molino de agua del que podremos ver su “moa” y un poco más arriba adivinar la “levada” que traía el agua desde un arroyo (Rego da Lomba) situado unos pocos metros más al este del cual se abastecia al pueblo y sus cultivos. No es muy habitual en Galicia encontrar estas construcciones junto a las casas, aquí forma parte de la calle principal. Curioso también es la existencia de parte de la estructura de un gran hórreo de más de siete metros de longitud que era sujetado por ocho pies. Se componía de granito, madera y teja del país. Se alzaba entre una finca y el camino, por lo que este discurría debajo de él.
Muy cerca también existen los cuatro pies de una estructura similar pero mucho más pequeña. De mencionar también es la presencia de un fantástico palomar cuadrangular que se localiza unos metros más arriba de las casas.

A mediados del siglo XIX se construye la carretera y esto produce que la población prefiriera ubicarse en un lugar cercano a esta nueva arteria. Esto unido al abandono rural provocó que Vichocuntín “vello” quedara olvidado y perdido hasta nuestros días. La asociación “Capitán Gosende” viene realizando una serie de intervenciones para la puesta en valor de este lugar, que es una muestra clara del pasado rural histórico de Galicia del siglo XVIII. Para ello han señalizado y desbrozado la zona, la cual se encuentra invadida de acacias y otras especies no autóctonas que hacen muy difícil el acceso y su mantenimiento.

Para llegar hasta la “Aldea Vella” de Vichocuntín basta con localizar un cruce de la N-541 que entre los kilómetros 66 y 67 nos dirigirá hacia Serrapio. Se encuentra justo donde la nacional atraviesa el Lérez. Tan solo unos metros más arriba tenemos dos pistas a la derecha que nos llevarán hacia las ruinas durante un recorrido de unos 500 metros. Se recomienda mucha precaución a la hora de visitar las ruinas, ya que como tales deben ser tratadas y tenidas en cuenta y es que en muchas de ellas se aprecian objetos y piedras que en cualquier momento se podrían desplomar y causar algún accidente.

Localización – Mapa


Deja un comentario

7 ideas sobre “Aldea vella de Vichocuntín | GALICIA MAXICA