buey184

Monasterio de Ferreira de Pallares

El monasterio de Ferreira de Pallares fue fundado a finales del siglo IX, según algunas fuentes en el año 898. Pronto se afianzó gracias a la consolidación de los núcleos de resistencia del norte de la Península para la futura reconquista que aportaron a los cenobios cierta seguridad. Varios documentos nos hablan de la fundación por parte de Don Ero y su esposa Doña Laura aunque lo más probable es que ya existiera algún pequeño cenobio o algún eremitorio en esta situación. Una posible prueba de ello es la existencia de diversos sillares con decoración de origen prerrománica que hoy están encajadas en la casa rectoral. Siguiendo el mismo derrotero de otros monasterios importantes, durante el siglo XII alcanzó una gran riqueza gracias a muchas donaciones de diversos nobles y reyes. Esta riqueza propició que el lugar fuera codiciado por diversos personajes del clero que llevó a una disputa entre los obispos de Lugo y de Oviedo, inclinándose a favor del primero.

Monasterio de Ferreira de Pallarés

Ya en el siglo XVI, por la reforma de los Reyes Católicos, el monasterio de Santa María de Ferreira de Pallarés pasó a depender del de Samos hasta llegado el siglo XIX, concretamente al año 1835, año de la desamortización. A partir de esta fecha solo es conservada la iglesia que pasa a ser templo parroquial. Las edificaciones aledañas se quedan en total abandono. Esta iglesia está construida en un estilo románico tardío, ya con influencia gótica. Así su planta es rectangular con una nave única dividida en cuatro tramos y rematada en un ábside semicircular. Este se cubre con bóveda de cañón, mientras que la nave es cubierta a base de madera a dos aguas. Se separan estos dos espacios por un arco triunfal ligeramente apuntado que se apoya con columnas de fuste liso y capiteles con decoración vegetal.

Interior

Existe un claustro restaurado de época renacentista en el monasterio, pegado al templo. En este se encuentra el sepulcro de Munio Peláez. Hay que resaltar la existencia de la capilla anexa al altar que hoy hace de sacristía. En ella se erigen las tumbas y sepulcros de los Condes de Taboada. En uno de ellos aparece la fecha de 1422. Debemos mencionar también en el interior la existencia de una reja del siglo XVIII procedente del monasterio de Samos y los restos de las pinturas del siglo XVI que se atribuyen a Maestro de Paderne, autor también de la decoración de Santo Estevo de Paderne.
Los edificios monacales hoy se conservan en precaria situación, con el único mantenimiento del párroco que habita la casa rectoral.

En el exterior sobresale el ábside mencionado el cual se divide en varios tramos mediante columnas adosadas. En estos se abre una ventana abocinada con arco de medio punto y sostenido por columnillas. Una línea de impostas con motivo de dameros se sitúan bajos estas. Sobresalen los canecillos que sujetan los aleros del tejado.

La fachada presenta a su izquierda un gran torreón campanario de origen barroco (s.XVIII). Su portada, hoy cubierta y protegida por un pórtico, se compone de un arco ligeramente apuntado y flanqueado por tres pares de columnas de fuste liso en cuyos capiteles aparecen diversos motivos vegetales, similares a los del interior y que nos recuerdan a las utilizadas por la escuela del Maestro Mateo, autor del Pórtico de la Gloria en la Catedral de Santiago. En uno de los sillares de la fachada existe una inscripción con la fecha de 1226 que podría ser la época de consagración del edificio. También aparece el nombre de Fernandus Iohannis, quizás el maestro que la construyó. En los muros laterales sur y norte se abren sendas puertas también de origen románico en la que una de ellas se reproduce el Agnus Dei.

Cerca del ábside pasa un riachuelo junto al que existe una antigua fuente denominada Fonte do Santo y que su pila es un sepulcro antropomorfo. Mencionar la cruz grabada también en donde se encuentra el surtidor.

Por este lugar pasaba la más importante via de comunicación de la Gallaecia romana, la Via XIX, que se dirigía hacia la vecina, Lugo en su camino hacia Asturica. En las cercanías se conserva Ponte Cabalar, sobre el Río Ferreira, de posible origen romano y paso de la citada vía XIX.

Más fotos

Localización – Mapa

3 comentarios

  1. la via romana XIX no se dirigue a ourense y por lo tanto no pasa por el ponte cabalar pasa, eso si, por un extremo del concello de guntin, concretamente por san roman da retorta coincidiendo con el camino primitivo, en ese lugar se ubicaba la mansion romana de marcie

    1. He estado revisando y he visto en más de un lugar, incluso en la página de Guntín, que Ponte Cabalar era atravesada por esa vía. Por lo que nombras de Ourense sabemos que en Trives hay otro Ponte Cabalar pero nada tiene que ver con el que nombro que está también en Guntín. ¿te referías a este puente de Trives?

  2. la via XIX no se dirigue a ourense, su destino es iria flavia despues de pasar por santiago de compostela, en ese trazado cruza por san roman da retorta donde esta la mansion romana de marcie. esta via XIX tiene el.mismo trazado que el camino primitivo.
    hay otra via distinta que va a ourense que no aparece mencionada en las fuentes clasicas y que por lo tanto no tiene numero, esta si que pudiera pasar por el puente cabalar aunque los miliarios no estan en el trazado de dicho puente, en guntin esta el de santiago de entrambasaguas y en monterroso el de seteigrexas. un saludo y disculpa por la tardanza en responder.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *