Mondariz Balneario, fuente

Fonte de Troncoso | GALICIA MAXICA

En un lugar de la orilla del río Tea que los vecinos conocían como o Saidoiro, existía desde tiempos remotos una surgencia de aguas minero naturales cuyas burbujas y poderes curativos llamó poderosamente la atención a quienes la disfrutaban. Aunque conocidas desde la antigüedad, la fuente de Troncoso fue la primera en ponerse en valor gracias al impulso de Don Enrique Peinador Vela, máximo artífice del esplendor del Balneario de Mondariz en las primeras décadas del siglo XX. Un poco después se acondicionó también la Fuente de A Gándara que se localiza junto al Gran Hotel y que se cubrió con un templete realizado por Antonio Palacios.

Fuente de Troncoso

Los primeros intentos de acondicionar una fuente para tomar baños viene de 1862 cuando el párroco por aquel entonces, el Sr. Blanco Lage, pidió la construcción de una estructura de piedra en forma de bañera. A pesar de que esta fuente fue la que brotó las primeras aguas utilizadas en el termalismo de Mondariz, su estado pasó al abandono en detrimento de las nuevas estructuras realizadas junto a la última surgencia redescubierta, la fuente de A Gándara. Después de varias y largas disputas sobre la propiedad de la fuente, finalmente pasó a manos de los Peinador que dieron a esta surgencia burbujeante el empuje definitivo después de 40 años de sus primeras instalaciones.

En 1908 se construyó la fuente definitiva y para ello se proyectó un edificio con salón de descanso, retretes y terrazas con vistas al Tea. La fuente se cubrió con una marquesina de hierro y cristal. También se hizo un departamento de embotellamiento junto a la fuente para la comercialización de las aguas minero medicinales. Hoy aún existe la fuente con la marquesina de hierro y el edifico anexo que se halla en abandono.

(Más fotos aquí)

Localización – Mapa

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete solo con el correo electrónico!
Happy Galicia Máxica