Castro de Troña

Castro de Troña

El castro de Troña es uno de los yacimientos más importantes de la comarca y uno de los más excavados de Galicia. Se trata de los restos de un gran poblado de la época castrexa situado en Pías a 229 metros de altitud en una loma (Monte Doce Nome de Xesús ) desde donde se domina visualmente buena parte del valle del río Tea.

Posiblemente el castro de Troña estuvo habitado muchos siglos antes, pero los restos de las edificaciones conservadas datan de pocos más de seiscientos años antes de Cristo, debido al comienzo del uso de la piedra como material de construcción en esta época. Como muchos de los asentamientos castrexos de Galicia, el Castro de Troña tuvo su esplendor hacia los siglos I a.C. y II d.C. La llegada de los romanos hace que este castro sea despoblado en busca de otras tierras más próximas al río Tea, donde el alimento se hace más fácil y más abundante.

Vivienda y valle del Tea

En las laderas del montículo podremos apreciar los restos de numerosas viviendas, algunas excavadas y otras medio ocultas por la tierra y la vegetación. La mayoría de ellos tienen planta circular y en otros podremos observar el vestíbulo que distinguían a las diferentes clases sociales. También veremos de planta cuadrada y rectangular propias de los poblamientos romanizados. Los pobladores indígenas no hacían esquinas en sus viviendas, debido a la creencia de que en ellas permanecían escondidos los espíritus malignos. La planta circular evitaba estas y además hacía que el espacio habitable fuera igual en todo el habitáculo y además que mantuviera mejor el calor.

Castro de Troña

El poblado resalta por su marcado urbanismo, como podemos observar por los restos de muros de contención, canalizaciones, escaleras, murallas y aljibes para almacenar el grano proveniente de los numerosos molinos encontrados en el lugar. La construcción de una pista forestal en 1900 contribuyó que fuera descubierto y excavado por primera vez en 1929 por Florentino Cuevillas y Luis Pericot. Fueron muchos los descubrimientos como cerámica, alfileres, hebillas, hachas de hierro, colgantes y monedas romanas. Estos útiles se conservan en el Museo Arqueológico de Vigo y en el Museo Municipal de Ponteareas.

Después de más de cincuenta años de abandono se retoman los trabajos arqueológicos en 1981 a cargo de D. José M.Hidalgo Cuñarro y durarían más de diez años, hasta el 1992. Hoy en día no se observa ningún tipo de excavación.

Pero sin duda lo más representativo de este asentamiento se sitúa al este del recinto: Sobre una pequeña roca, muy próxima al aljibe, se encuentra un famoso petroglifo con forma de serpiente. La denominada “Serpe de Troña” se haya sobre una piedra de sacrificios con un canal central cuya función era que la sangre de la víctima fuera derramada sobre el grabado de la serpiente. Se dice que la serpiente representa la fertilidad tan apreciada por aquellos pueblos para la supervivencia de la extirpe y de los clanes. Otras teorías afirman que no es más que un símbolo que ofrecía la paz y la tranquilidad en el poblado. Como iba ser de otra manera la figura de la serpiente cuenta con sus propias leyendas.

Dibujo Serpe de Troña

En lo alto de la cumbre se encuentra una capilla dedicada al Dulce Nombre de Jesús construida en el siglo XVIII. Se trata de una capilla de estilo barroco y planta rectangular de una sola nave, con bóveda de cañón y arco de medio punto rebajado. Tiene doble sacristía, así como un atrio con pilares monolíticos. En la fachada presenta un torre con espadaña. En las proximidades veremos dos cruceros, uno de ellos de una exquisita hechura. Una fuente de 1906 completa esta conjunto histórico. El tercer domingo de enero y el 6 de agosto se celebran sendas romerías en este lugar.

Capilla del Dulce Nombre de Jesús

En abril de 1949 la citania fue declarada Monumento Histórico-Artístico.

Más fotos

Localización – Mapa

1 comentario

  1. Dónde están los paneles informativos? Es una dejadez absoluta, todo lleno de maleza y sin ninguna información. Así se cuida el patrimonio gallego. Una verdadera pena. Si estuviera en otro país más avanzado estarían orgullosos y lo cuidarán no denuedo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *