Fervenza de Ézaro | GALICIA MAXICA


(Más fotos aquí)

Nos encontramos ante un lugar único en la península. Un lugar que en el pasado y cercano siglo XX, el agua del río Xallas vertía, impetuoso, sus aguas por la fascinante Fervenza do Ézaro. Todo un espectáculo de la naturaleza. Quizás no sea el único que desemboca sobre el mar en cascada de Europa, ya que en las tierras de los hermosos fiordos y en Escocia existen algún que otro regato que también lo hace. Incluso en las Islas Feroe tenemos un caso similar. Pero todos ellos, pequeños y ocasionales regatos. Podemos afirmar que el Xallas es el río de más caudal que así lo hacía en un pasado.

Fervenza de Ezaro
 Pero desgraciadamente, lo que lo hacía único en Europa y en medio mundo era que el agua de su cauce caía por la fervenza al mar sólo ocasionalmente y tan sólo cuando la acción del hombre lo deseaba. Tristemente el discurrir libre de sus aguas fueron truncados para siempre por la construcción, a mediados del siglo pasado, de una serie de embalses y saltos hidroeléctricos en el curso fluvial del hermoso río Xallas. Debido a la presión de alguna organización se consiguió que el último embalse libere una pequeña parte de sus aguas en determinados días y determinadas horas. como si de una proyección cinematográfica se tratara. Incluso el presidente de la Xunta en los inicios del presente siglo se atrevió a “inaugurar” la fervenza en un acto institucional. Desde aquella, la desembocadura del agua del rió se mantuvo sujeta al simple movimiento de una palanca o a la presión de algún botón. Pero en Abril del 2011, gracias a una denuncia de grupos ecologista como Ríos con Vida, se consiguió que el agua volviera a descender continuadamente otra vez, aunque por desgracia será un llamado “caudal ecológico”, que no es más que la corriente del agua necesaria para que el río recupere mínimamente su vida. Pero, en fin, por lo menos el Xallas es algo más libre. Para beneficio de todos y de la naturaleza ya no tendremos que guardar cola ni estudiar horarios de apertura para poder ver como se mezclan en forma de cascada las aguas dulces del río sobre las saladas aguas del mar.

Dejando a un lado este desastre ecológico, entre las villas de Ézaro y O Pindo nos encontramos ante una pequeña pero hermosa ría que forma una bahía protegida de las terribles tempestades de A Costa da Morte. Al fondo de este entrante marino, se encuentra, cuando lo dejan ver, el espectacular Salto do Ézaro. Sus aguas se precipitan desde las compuertas del embalse de Santa Uxía, a una altura de 200 m, y se desliza sobre un suelo rocoso formado por las faldas del Pico Peñafiel y de Alto Furado, ambos de 394 m. En poco más de 1 km llega al salto final, donde sus aguas se mezclan con el mar en forma de magnífica cascada que cae desde 40 m.

En la bahía se encuentra un pequeño embarcadero y las instalaciones de la antigua Fábrica de Luz, que transformaba en energía las poderosas fuerzas de la caída de las aguas. Se conservan unos horrorosos tubos que descienden desde lo alto en el lado norte y llegan hasta las instalaciones de la fábrica. Actualmente se están creando planes para convertir estás instalaciones en un museo donde será protagonista la transformación de la energía y la electricidad.

No os podéis marchar sin visitar el cercano mirador de Ézaro, para poder disfrutar de uno de los mejores paisajes de Galicia.

Localización – Mapa

Deja un comentario