Fornos da Pontenova, hornos y minas de Vilaoudriz | GALICIA MAXICA

A principios del siglo XX, allá por el año 1900, se constituiría en Bilbao la “Sociedade Mineira de Vilaoriz”, con el objetivo de explotar las minas de hierro de Vilaoudriz y Boulloso. Para ello se construyeron los hornos en el que hoy es el municipio de Pontenova, a orillas del río Eo. Para poder transportar el mineral hasta la costa para poder ser exportado a diversos países europeos se construyó la línea de ferrocarril aprovechando el valle del Eo, hasta Ribadeo. Allí llegaba directamente al puerto desde donde era embarcado.


Esto propició un gran poder económico para la comarca de Pontenova. Los yacimientos minerales se localizaban en las montañas, en donde hoy existe una ruta que aprovecha el sendero creado por las pequeñas vías de los vagones que descendían hasta los hornos, atravesando túneles y minas abiertas. El hierro era cargado directamente en el tren, mientras que de la limonita se extraía los residuos fosfóricos mediante un proceso de calcinación. Los restos eran empleados para abonos. Para ello se levantaron hasta cinco chimeneas durante 25 años. (1902-1903-1912-1913-1925).

Fornos da Pontenova

De 11 m de alto y 4 de ancho las chimeneas se levantan hoy en día, siendo el símbolo de la prosperidad de la comarca en el siglo pasado. Estas fueron construidas con materiales traídos de la Real Fábrica de Sargadelos. A mediados de los años 50 la actividad minera cesó y catorce años más tarde el ferrocarril dejó de funcionar.
En la actualidad se encuentran recuperados, convertidos en monumento y ejemplo de lo que fue en su día la fábrica y la actividad minera. Fue remodelada en 1989 y en el 2010, construyendo una plaza pública y un área recreativa.


(Más fotos aquí)

Localización – Mapa

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete solo con el correo electrónico!
Happy Galicia Máxica