Parque de los Sentidos – Finca de Briz | GALICIA MAXICA


(Más fotos aquí)

Parque de los Sentidos – Finca Granja de Briz

Conozcamos un poco la historia del lugar, que ahora es conocido como Parque de los Sentidos. Era la antigua Granja de los monjes de Osera. Con la desamortización paso a manos de D.Roberto Munaiz en 1838. Él mismo la bautizaría con el nombre de su nieta y asi pasó a ser conocida como “Villa Paula”. En 1942 sus descendientes decidieron construir en la finca, un chalé que se convertiría en residencia de verano de la familia Briz Saraiva y es entonces cuando pasaría a conocerse como “Granja Briz”.
La finca llega hasta los margenes del río Lameira. El lugar de esparcimiento es considerable, ocupa una superficie de 23.690 metros cuadrados.
Es adquirida por el concello de Marín en 1999 que se la compra a la familia Briz por 150 millones de las antiguas pesetas, unos 900.000 euros. Después de casi 11 años rehabilitando los edificios y acondicionando el entorno será en el año 2011 cuando se inaugura el Parque de los Sentidos. Magnífico lienzo en el que los sentidos y la aventura se mezclan en un sin fin de tonalidades y posibilidades.

Su disfrute queda en manos de todo aquel que quiera pasar un día inolvidable.

La finca dispone de tres casas; Un chalé principal convertido en oficinas municipales y en el que se realizan diversos talleres de empleo. Una segunda casa que es conocida como la casa “bodega”, alberga en la actualidad los servicios sociales y en ella se imparten charlas y cursos. La última construcción, denominada como “casa de los caseros” está rodeada por una muralla, con un pequeño lago en su interior y en la que podremos encontrar numerosos frutales, especies autóctonas y vides. Para mayor seguridad y protección de la zona se encuentran diseminadas por el recinto camaras de seguridad que protegeran el entorno del vandalismo, una enfermedad endémica en este tiempo y no es más que el no respetar lo que es de todos. Al no confiar en el sentido común se opta como medida persuasoria la vigilancia.
La ciencia no se olvida en este mágico lugar. Nada más entrar nos enseñan como se las apañaban nuestros ancestros para conseguir el agua. El sistema con el que jugueteamos no es otro que el “Tornillo de Arquímedes” inventado por el mismo en el S.III a.c. que permitía recoger el agua de lugares de dificil acceso, como podrían ser las minas o pozos y elevarla. Con la fuerza de este sistema tambien podrían moler cereales o utilizar el agua para sistemas de regadio. En la actualidad con este sistema limpio se genera energía.

Tambien dispone este Parque de los Sentidos de un auditorio al aire libre en el que podrás escuchar un concierto improvisado de los más atrevidos o si lo prefieres asistir a alguno programado.
Resaltar que a diferencia de otros parques no hay limite de edad para el disfrute. Podremos disfrutar del parque tanto los niños, como los mayores y así recordando viejos tiempos, dar rienda suelta a nuestra imaginación. Y aquí, envueltos entre la naturaleza y contemplando las hermosas vistas, podremos desconectar de la mano de las risas, del silencio o del arrullo del río que en su discurrir nos relaja, para ello, el lugar tambien dispone de comodos bancos en los que sentarse o quizás prefieras tumbarte.
Cuenta con una zona de aventura con lagos, toboganes de vértigo, una laguna natural y otra artificial, la ladera de los sentidos, zona de música… Veremos a los más peques jugando en los columpios o convertidos en exploradores o tal vez en grandes músicos. A los que no somos tan pequeños, aunque a veces lo parezcamos, además de disfrutar con ellos, podemos poner a prueba esos sentidos algo olvidados y regalarnos un paseo enriquecedor.

Encontramos rincones en los que los sentidos seran los verdaderos protagonistas .El sentido que más despierto nos tendrá será la vista, será el encargado de investigar lo que se esconde en nuestro alrededor y nos irá descubriendo este mágico lugar. Nos adentraremos en la zona del tacto, en el que las texturas y materiales diversos acuciarán nuestro ingenio. Bonito momento en el que participar con los reyes de la casa de su experiencia y su percepción o sentirte una vez más niño y disfrutar palpando, tocando o estrujando si es el caso. Gracias al espacio dedicado al oido nos convertiremos aquí, gracias a este sentido en expertos músicos tocando los tambores o los diferentes carillones, ya que a nuestra disposición encontramos todo tipo de instrumentos en los que dejemos salir ese gran artista que tenemos dentro.
El territorio del olfato es muy amplio, este sentido nos acompañará durante toda la visita, ya que son muchas las plantas arómaticas y el olor a verde que nos acompañaran durante toda la visita, haciendo que gracias a este gran sentido detectemos y procesemos los olores.
La zona del gusto la disfrutaremos gracias a los frutales que diseminados por el parque nos invitarán a refrescar nuestro paladar con frutos la mar de apetecibles o deleitaremos el agua fuente de vida e inicio del paseo.

Tres cosas sacaremos en claro de la visita; el agua fuente de vida, los sentidos con los que percibimos lo que nos rodea y no olvidemos lo más importante, lo que hace que nuestra vida sea completa, no es otra cosa que el placer de DISFRUTAR sólo o en compañia.

Localización – Mapa

Deja un comentario