Cementerio de los Ingleses | GALICIA MÁXICA 3


Hablar de A Costa da Morte es hablar de una de las costas más hermosas, impresionantes y fascinantes de toda Europa que incluso su nombre parece contradecir esta realidad. Son muchas las hipótesis sobre el origen del nombre de esta espectacular “costa de la muerte”. La mayoría habla de la bravura del mar en esta zona que debido a las tempestades ha causado miles de muertes durante la historia de la navegación. Otros cuentan absurdas leyendas que narran que los habitantes de la costa colgaban en los cuernos de los bueyes faroles encendidos para confundir a los navegantes y atraerlos hacia las temidas rocas con el fin de embarrancar y saquear los barcos. Incluso se llegó a hablar desde Madrid y Reino Unido de mafias organizadas que amputaban y mutilaban los cuerpos de los naúfragos. Otras historias más tenebrosas hablan de sirenas que como en todas las mitologías atraían con sus cánticos a los marineros. Tampoco faltan las historias de brujas que los desorientaban con sus rituales o de romanos que aterrorizados veían como el sol se hundía en el mar.

 

Oín cantar a sirena

alá no medio do mar:

cántos barcos se perderon

ó son daquel cantar.

 

En realidad parece ser que el nombre de Costa da Morte es de la historia moderna y que fue una escritora inglesa Annette Mary Budgett Meakin (1867 – 1959), amiga de la reina Victoria, quien abrumada por los desastres continuos de buques ingleses en 1907 escribió el nombre de “Coast of Death“, en referencia a los marineros ingleses que por lo visto así la llamaban. Los británicos contabilizaron 297 naufragios de sus barcos en esta costa antes de 1900. 

Cementerio de los Ingleses

Cementerio de los Ingleses

Venga de donde venga está claro que esta zona marítima de Galicia se vuelve un infierno cuando la climatología es adversa. Gigantescas olas e impresionantes rachas de viento seguro que hacían muy difícil la navegación con los frágiles barcos que surcaban estos mares en los siglos anteriores. Aún hoy con la más avanzada tecnología se hace complicado surcar estas costas en días de temporal. Os dejamos este enlace a un trabajo de Rafael Lema Mouzo en donde veréis la lista de cientos de naufragios acaecidos en la costa gallega desde el año 585 hasta nuestros tiempos: http://www.espaciosub.es/masdocumentos/naufragios.pdf

El lugar que nos ocupa está relacionado directamente con una serie de naufragios ocurridos en las últimas décadas del siglo XIX de tres buques ingleses y se localiza en la conocida como Enseada do Trece, entre el Cabo do Tosto en donde se encuentra la Punta do Boi y la Punta Cagada.

El primero de ellos ocurrió en 1883, el 5 de noviembre, bajo un fuerte temporal que azotaba la costa y en donde perdieron la vida 37 marineros ingleses a bordo del barco de vapor Iris Hull, que realizaba la ruta de Cardiff a Gibraltar. Aunque los vecinos intentaron su auxilio poco pudieron hacer por cambiar la suerte de estos. Hubo un superviviente… Los fallecidos fueron enterrados muy cerca de Punta Boi.

Siete años después el HMS Serpent de la corona británica y de 68,58 metros de eslora hacía el que sería su último viaje. El 10 de noviembre de 1890 el barco encalló en las proximidades de Punta Boi y perecieron 172 de los 175 tripulantes. Los 142 cuerpos que devolvió el mar fueron enterrados en el mismo lugar que las víctimas del Irish Hull y desde aquella el improvisado camposanto fue denominado Cementerio de los Ingleses.

Duna rampante

Monte Branco, Punta Cagada y la duna rampante más grande de la Europa. Enseada do Trece.

Después de estos desastres se construiría el faro de Cabo Vilán, que se localiza muy cerca de aquí, pero antes de esto, en 1983 otro barco inglés sucumbió ante la mar embravecida. Fue el Trinacria, un carguero que transportaba materiales de construcción entre otras cosas. Treinta y siete personas murieron esta vez y milagrosamente hubo siete supervivientes.

Un pequeño cercado acogió a los primeros víctimas del Iris Hull y tras la tragedia del Serpent en 1890 fue ampliado formando una construcción cuadrangular de 15 m de largo y 13 de ancho. El 23 de noviembre fue consagrado marcando una división entre la zona cristiana y protestante, pues eran varios los marineros irlandeses cristianos enterrados en el lugar. En el cubículo central fueron enterrados el comandante y los oficiales y en el en el recinto el resto de la tripulación.

El Cementerio de los Ingleses forma parte de la Ruta Cultural de Cementerios Europeos.

Sobre el Monte Branco, en una lateral de la Enseada do Trece se encuentra la mayor duna rampante de Europa con una longitud de 150 metros.

Más fotos aquí


MAPA – LOCALIZACIÓN


Información básica sobre Protección de Datos
Finalidad: Gestionar el envío de boletines por correo electrónico con información gratuita y sin publicidad, relacionada con los temas que se tratan en las web del dominio galiciamaxica.eu +info Legitimación: Consentimiento del interesado +info Destinatarios: Se comunicarán datos a wordpress.com para gestionar las suscripciones a la lista de correo como plataforma de envío de boletines por correo electrónico. +info Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. +info Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por el interesado. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en Galicia Máxica +info Responsable: Alberto Alonso de Dios (Galicia Máxica)+info

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 ideas sobre “Cementerio de los Ingleses | GALICIA MÁXICA

  • Suso Cubeiro

    Ola. Ante todo darvos os meus parabéns polo voso traballo, tanto a nivel de documentación como das fotografías. Extraordinarios ámbolos dous. Con respecto ao nome “Costa da Morte”, fai unha chea de anos que lin un traballo (creo que o autor era antropólogo na USC, pero non o podo asegurar) no que se argumentaba que Costa da Morte referíase ao punto final do camiño que percorren as ánimas para cruzar a Lagoa Estixia. Nese traballo salientaban que perto de Muxía, en Chorente (Caronte?) había o costume de poñer unha moeda en cada ollo dos defuntos para pagarlle ó barqueiro do Alén. Sinto non poder máis datos dese traballo pois non me lembro onde pode estar, pero se vos interesa tentarei de atopalo. A historia é máis bonita que a de Annette Mary Budgett Meakin, non? Saúdos e noraboa outra vez.