LUGO

As Penas de Rodas

Penas de Rodas

Merece la pena acercarse a este mágico lugar. Está en Outeiro de Rei muy cerquita de la capital lucense en la que es de obligada visita sus murallas romanas, consideradas Patrimonio de la Humanidad. Muy cerquita se encuentran As Penas de Rodas con un área recreativa en la que podremos alargar el día.

Penas de Rodas

El nombre de “Penas de Rodas” que significa “Piedras de los Círculos” se debe a la ubicación natural en el lugar de dos moles graníticas que dominan una amplia panorámica de la “Terra Chá” ya que nos encontramos a 620 metros sobre el nivel del mar.

Penas de Rodas

Reconozco que este lugar ya me había impresionado en fotos pero nunca había tenido ese punto de perspectiva para saber el tamaño de esta obra de la naturaleza y una vez llegamos al lugar, su imponente porte nos sorprendió. Si es que todo arte natural es fascinante como para no disfrutarlo. Reconozco que ampliar la lista de maravillas naturales me encanta. Si te gusta este lugar apunta A pena do Equilibrio en Ponteareas como el próximo a visitar.

Penas de Rodas

Eran mucho más grande de lo que nos esperábamos, las rocas superan los 15 metros de altura. El origen de este tipo de formaciones se debe a la acción biogeoquímica del agua sobre la piedra granítica. Este tipo de formaciones son típicas de Galicia y del norte de Italia.

Penas de Rodas

Se trata de un lugar sagrado, un lugar de culto muy importante en donde las rocas parecen poseer un altar ceremonial. Cuentan los estudiosos que ya en la antigüedad podría haber servido de calendario de predicción de fechas importantes del ciclo agrícola. De hecho no me aventuro a tanto, pero son muchos los que afirman que éste podría ser el primer calendario solar de la humanidad.

Otros en una apuesta más romántica hablan de que las ciclópeas Pena de Rodas no tratan más que simbolizar un matrimonio entre el Sol y la Tierra, hermosa explicación ante tanto equilibrio.

Penas de Rodas

La zona cuenta con varias leyendas. Dos de las mismas giran en torno al interior de la roca. La primera cuenta que una de las dos piedras está llena de alquitrán y si se rompiese inundaría toda la zona del líquido elemento. La otra leyenda afirma que una de las piedras está llena de oro y el que lograse romperla lo encontraría y se haría rico.

Penas de Rodas

Estas leyendas son recogidas por el poeta Manuel María (muy cerquita tenéis un museo dedicado a él) en unos versos que les dedicó As Penas de Rodas:

En Gaioso, ollando a Chá
hai dúas penedas ergueitas
¡Semellan non ser verdá
redondeces tan ben feitas!
As Penas de Rodas son
dous ollos alucinados
que espían con atención
os eidos máis alonxados.
Se ambas penas se desfán
arde, co mundo, un tesouro
¡unha pena é de alquitrán,
a outra unha trabe de ouro!
Non sodes, non, cantería
ouh penas de encantamento
¡Temo que calquera día
vos poida levar o vento

Penas de Rodas

Aseguran que lo que hay en su interior es gracias a un conjuro de los druidas que con sus poderes introdujeron en ellas una fuerza mágica y poderosa. Cuenta la tradición que si durante los días del solsticio de verano (alrededor del día 22 de junio y los seis siguientes) al atardecer depositas sobre el altar una ofrenda de flores en honor a los Dioses y permites que ese rayo te alcance, el aire gira, la luz te envuelve y es como si los Dioses te aceptaran y te bendijeran.

Penas de Rodas

Varias investigaciones fijan la orientación de Penas de Rodas hacia la puesta del sol en el solsticio de verano y la salida solar en el solsticio de invierno.

Penas de Rodas

Pero lo realmente asombroso es que las dos esferas están situadas de tal manera que durante los primeros días del verano el sol del atardecer cuando va cayendo en el horizonte, forma un canal de luz dorada que penetra entre ellas. Y en el de invierno es al amanecer cuando se produce este fenómeno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *