«Valdoviño, más allá de las olas»

¡Hola! ¡Aquí estamos de nuevo! María, de Galicia con niños ha vuelto a pensar en nosotros
para que os contemos otro de nuestros viajes, muchísimas gracias por tenernos en cuenta otra vez más, estamos encantados de poder colaborar en iniciativas como esta y de que conozcáis un poco de nuestra manera de viajar con niñas y descubrir paraísos cercanos.

Como os comentábamos en la anterior colaboración dedicada a Ribadavia, somos una familia que vive en A Coruña y que hace casi un año, decidimos marcar un antes y un después comprando una autocaravana para descubrir lugares maravillosos como del que os vamos a hablar en esta entrada, VALDOVIÑO.

Si quieres conocer un poco más de nosotros y nuestros viajes, nos encantaría verte por
nuestro perfil de Instagram @anochecedondequieras en el que vamos relatando cada uno de nuestros destinos de una manera muy particular.

Valdoviño

Nuestro viaje de fin de semana comienza un viernes, llegamos al aparcamiento que hay en la playa de Valdoviño o Playa da Frouxeira, y aunque era un poco tarde, llegamos justo para ver una puesta de sol que el sábado se nos resistió.

Espacio Natural Laguna de A Frouxeira

Laguna de Frouxeira

Al día siguiente hacemos una pequeña ruta de senderismo para poder ver el Espacio
Natural de la Laguna de A Frouxeira, que es un humedal de alto valor ecológico, en
donde las aguas saladas se mezclan con aguas dulces y forman una combinación con
una gran riqueza medioambiental.

Laguna

La importancia de esta laguna se debe, sobre todo, al gran número de aves que viven en ella, algunas de forma permanente y otras en procesos migratorios.

Laguna de Frouxeira

Por ello es frecuente ver personas observando dichas aves.

Playa de A Frouxeira o Playa de Valdoviño

El paseo a la Laguna termina (y empieza) en la playa que lleva el mismo nombre, A
Frouxeira, o Playa de Valdoviño. Este arenal de 3,5 kms es una playa abierta de arena
fina, que ofrece muchas opciones de entretenimiento para todo tipo de públicos

A pesar de que el mar y su fuerte oleaje la hacen perfecta para la práctica de deportes
como surf o skysurf, la zona de la laguna es muy buena para el baño de los niños con
total seguridad.

Playa frouxeira

Los paseos en esta playa también son una práctica deportiva muy buena, no solo por
la extensión de la playa en sí, sino también por el sonido del mar y las olas, ¿puede
haber algo más relajante y curativo que eso?

Playa frouxeira

Si te aproximas al otro extremo de la playa, además de ver las preciosas zonas
rocosas, podrás comprobar el arte urbano entorno a las casetas habilitadas como
baños, almacén de material náutico o bares.

El Faro de Meirás.

Nuestra siguiente parada fue: el Faro de Meirás. Este faro atípico, por su diseño
modernista es el verdadero símbolo del Concello de Valdoviño.

Faro Meirás

Y es que éste es relativamente joven, dado que se construyó en 1992 y su funcionamiento llegó dos años después.

Faro Meirás

Tiene 47 metros de altura y su luz alcanza las 20 millas náuticas. Sus
llamativos colores blanquiazules emulan el mar y la espuma de las olas chocando con
los acantilados en los que se encuentra.

Túneles militares de Punta Frouxeira

Bajo el faro se encuentran los túneles militares de Punta Frouxeira construidos en la primera mitad del S. XX. Estos túneles fueron construidos estratégicamente con forma de Y, para recibir la luz exterior y poder detectar posibles ataques.

Batería militar

Por suerte, con el paso del tiempo fueron abandonadas y quedaron en desuso,
aunque sus estructuras se mantienen en pie para que todo aquel que las visite, pueda
imaginarse cómo fue su funcionamiento.

Batería militar

Además, de lo enigmático de recorrer los túneles, una vez que llegas a la luz, las vistas son inmejorables, toda una ventana al Atlántico en todo su esplendor.

Batería militar

Capilla Virgen do Porto

El Faro de Meirás está atentamente vigilado por la Capilla Virgen do Porto. Esta capilla
se alza en lo alto de un acantilado en la curiosa playa do Porto de cantos rodados.

Sobre esta capilla corre una bonita leyenda que cuenta que unos pescadores
encontraron la imagen de la Virgen en el mar y la llevaron a tierra. Al día siguiente, la imagen regresó al océano por sí misma y, por ello, decidieron construir una capilla en su honor y llamarle Virgen de O Porto.

Playa La Cristina

En el sendero que te lleva a visitar la capilla, pasas por una playa espectacular, Playa
La Cristina.

Es una de esas playas que según la ves te invita a entrar… Nosotros la dejamos para la vuelta y nos encantó.

Mirador de Paraño

Si quieres disfrutar de unas preciosas vistas de la Playa y Laguna da Frouxeira, así
como de todo el litoral incluyendo Punta Frouxeira coronada con el Faro de Meirás,
tienes que acercarte al Mirador de Paraño.

Además, cuenta con unas mesitas por si puedes hacer un picnic desde una terraza digna del mejor restaurante, aunque si vienes aquí, la comida pasará a ser un aspecto secundario.

Playa de Vilarrube

Este extenso arenal, propio de una estampa caribeña por su arena blanca y su
contraste de aguas que van desde el azul, turquesa y verde, constituye muy buena
opción para ir con niños pues sus aguas, a diferencia de otras playas vecinas, son
mucho más tranquilas.

Nosotros además, aprovechamos para pasar nuestra segunda noche en su
aparcamiento y estuvimos mucho más resguardados del viento por lo que disfrutamos
de una noche perfecta para el descanso con silencio absoluto.

Pantín

Hablar de Valdoviño es pensar directamente en esta playa y en su campeonato
internacional de surf Pantín Classic que se celebra a principios de julio y reúne a los
mejores surfistas del mundo.

Esta playa, es considerada una de las mejores para la práctica del surf en todo el
mundo, por ello es frecuente que sea visitada por surfistas australianos y del norte de
Europa atraídos por el viento y las olas de gran calidad que la caracterizan.

Para ir con niños está bien para contemplar este deporte y las pericias que consiguen
en este mar, pero en el baño deberían extremarse las precauciones por su
peligrosidad.

Playa de Campelo

Y como viene siendo habitual… ¡Lo mejor ha quedado para el final!
Si bien es cierto que el acceso es algo complicado para una autocaravana, llegar se
llega, pero con cuidadito… En cualquier caso, el esfuerzo ha merecido la pena porque
es una de esas playas que quedarán en nuestra memoria para siempre.

Cierto es que no es una playa al uso, no es cómoda para disfrutar de un día de playa
entendida como toalla y sombrilla, pero ahí justamente reside su encanto.

Para acceder a ella, tienes que atravesar una pasarela de madera preciosa para salvar
el desnivel de los acantilados que protegen la playa y que desemboca en unas
grandes rocas redondas que dan paso a espacios que combinan arenal con este tipo
de penas.

Los acantilados que enmarcan la playa, mueren en el mar creando una pequeña bahía
en forma de concha y que es muy apreciada también por los surfistas.

Y hasta aquí podemos contar… Nos hubiese gustado mucho visitar los Miradores de Alto da Vela o Mirador do Oural pero nos pareció que su acceso era complicado para ir en autocaravana y decidimos mejor no arriesgar… A veces nos da pena no ir, porque normalmente los lugares cuyo acceso es más complicado son los que más suelen merecer la pena, pero la seguridad tiene que primar siempre.

Si habéis llegado hasta aquí, muchas gracias por viajar un poquito con nosotros y formar desde ya, parte de nuestro viaje.
Como dice el refrán, un viaje se vive tres veces, cuando lo piensas, cuando lo vives y cuando lo recuerdas, y en esta ocasión recordarlo con tanto lujo de detalles hace que quede grabado en nosotros para siempre.

Entrada relacionada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE!