OURENSE

Cualedro Máxico

Sip-with-Me-6

Hoy visitaremos un rincón plagado de historia, nos vamos a Cualedro.

Cualedro y sus tres yacimientos

Visitaremos tres yacimientos muy importantes. Nuestro primer objetivo del viaje era el Castro da Saceda que no hace mucho había sido puesto en valor y su visita era obligada. La siguiente parada sería un yacimiento romano, conocido como el de Santa Marta o Lucenza. Nos quedó pendiente el Castro de San Millao pero no dio tiempo para más, os lo recomendamos. Nosotros volveremos a Cualedro a verlo con más calma.

Castro da Saceda

Llegar al yacimiento fue sencillo, está muy bien señalizado. Os recomiendo que dejéis ir primero a lo niños y que sean ellos los que descubran el castro.

Consejo: Contempla desde el Google Maps a vista de pájaro lo que te vas a encontrar.

Nuestra Tea se quedó aquí porque sabéis que estáis en un lugar muy importante, lo de subirse por los muros o a las construcciones, está terminante prohibido, (entenderlo les será sencillo si se lo explicas bien).

Recuérdale siempre como se han de visitar estos lugares. Esto se puede considerar un museo al aire libre y aunque no se pague por entrar estás en un lugar que es de todos y se debe respetar.

Debemos concienciar in situ y regalarles a estos mágicos lugares nuestra visita familiar pero siempre con estas normas. Procurar pasar de puntillas aunque se haga mucho ruido porque es un lugar para aprender leyendo y viendo y no tocando o manipulando.

Esta colina rocosa donde se asienta el castro está situada a 500 metros de la población de A Saceda, desde aquí veremos a los vecinos que lo llaman “A Cidá.”

El lugar es una maravilla, su puesta en valor es todo un ejemplo adornando el conjunto paneles explicativos para que sepamos que estamos visitando.

Siempre os recomiendo ver los paneles informativos con los niños (están ahí por algo). No saben leer se los acercamos de una manera que comprendan, empiezan a leer, les ayudamos, ya leen, compartimos la información en familia. Un buen hábito que debéis tener en cuenta ya que enriquece las excursiones familiares.

Todos nos cuentan algo y nos acercan al lugar, algunos son para situarnos, otros para contarnos la historia del lugar o que se encontró en él.

El ejemplo cala y aunque te parezca poco importante cuando se van haciendo mayores, recoges con orgullo los frutos.

El castro estaba impoluto, muy excavado y bien señalizado. Un placer ver el patrimonio así. Os diré que uno de los motivos de no visitar el último de los castros es este, el entretenerte en un lugar porque merece la pena hacerlo.

Recuerda que nos adaptamos al viaje, nunca se está tiempo de más “cuando se lo pasa uno bien”, este es tiempo ganado en el viaje.

Observamos sus numerosas viviendas, sus fuertes defensas compuestas por murallas con bloques ciclópeos, su foso y su croa, desde donde se dominaba completamente toda la llanura que rodeaba esta colina.

Contemplamos también los diferentes tipos de construcciones en el lugar, las circulares son viviendas. Nos llama la atención que sus dimensiones son mucho más reducidas que en otros castros y las construcciones cuadrangulares eran almacenes o graneros. ¿Pregúntales donde están las puertas? Podemos hacer una visita muy enriquecedora con los niños en éste lugar. Buscamos las puertas de los recintos, elegimos vivienda…

Imagen: Concello de Cualedro

Pero lo que más nos llamará la atención son sus tres murallas que dividen tres recintos.

Si llevamos libreta viajera pintamos el castro. En la misma recuerda nombre del yacimiento, dónde está, cronología y dibujo acompañándolo.

A cada casa le asignamos una familia y podemos jugar a cual era su papel dentro de este conjunto.

Este es el El dios Larouco. Una prueba del conocimiento de la existencia de éste y otros poblados de la comarca por los vecinos es la existencia de una leyenda en la que se cuenta que desde un castro próximo en A Serra do Larouco (A Igrexiña dos Mouros), lanzaban un martillo hasta A Cidá de Saceda para después lanzarlo hasta O Madorriño y luego hacia el Castro de San Millao.

Cualedro tiene muchísimo patrimonio cultural e inmaterial hay que venir con mucha calma para descubrir su sierra, sus rincones, su historia…

Tampoco vendría mal traspasar la imaginaria frontera que aquí casi nunca lo fue y visitar el país vecino (Portugal muy cerquita), descubrir la imagen del posible dios prerromano Larouco, que se encuentra por debajo e incrustado en los muros de la iglesia de San Miguel de Vilar de Perdizes… Y mirarse cara a cara con un antiguo dios.

Tesoro de Saceda – Hallazgos sorprendentes

Hallazgos sorprendentes En este yacimiento se encontraron materiales cerámicos y una importante colección de
hallazgos metálicos. Su cronología abarca desde el siglo VI a.C al I d.C, con una ligera reocupación en el siglo V de nuestra Era. En el castro se encontraron útiles de hierro sorprendentes en número y calidad que no tienen parangón en ningún otro castro gallego: tenazas de metalúrgico, dos falcatas y varios cuchillos afalcatados, una empuñadura de puñal de antenas, etc… Estas piezas evidencian la importancia del oficio de metalúrgico durante la Edad del Hierro, un oficio de una enorme importancia que fabricaba útiles fundamentales para la comunidad, herramientas
que garantizaban su subsistencia a través de la protección física y el trabajo diario. A estas piezas hay que añadir, además, elementos poco habituales en los castros como tres monedas de plata (dos del s. I a.C. y otra del s. I d.C.), cerámica (al lado de la puerta de entrada del tercer recinto aparecieron materiales propios de un taller alfarero, algo muy infrecuente en los castros galaicos) y restos de varias hebillas de cinto decoradas, así como un torques de bronce como prueba de la elevada capacidad adquisitiva y el estatus de sus habitante.

Castro Lucenza

Para llegar hasta el siguiente yacimiento aquí hay que andar un poquito.

Está bien señalizado y lo encontraremos sin dificultad.

Para una mejor interpretación de los restos han sido identificados como dos sectores diferentes. En el sector A encontraremos los restos de construcciones de época romana y la capilla del siglo XVIII. El sector B corresponde a los alrededores de un afloramiento rocoso en donde se levanta un cruceiro.

Fue una villa de origen romano pero su ocupación fue anterior.

En el lugar encontramos un cruceiro del siglo XVI o XVII muy curioso e incrustado en el mismo una pequeña imagen de Santa Marta. No os pondré la foto, el reto es que saquéis vosotros una.

Unos grabados (cazoletas)

Y una capilla construida posiblemente sobre un templo paleocristiano.

Se sabe de la existencia sobre los restos arqueológicos de un templo paleocristiano datado entre los siglos V y VII.

Tesoro de Lucenza – Un denario

La aparición de una moneda, un denario de plata del emperador Vespasiano, perteneciente al siglo I d.C (Alto Imperio Romano). El denario fue una antigua moneda romana de plata acuñada aproximadamente entre 268 a. C. y 360. Su valor inicial equivalía a 10 ases, de ahí su nombre y su símbolo: “X”.

No dio el tiempo para más y nos quedó por visitar otro de los castros más emblemáticos de esta comarca y que no estaba muy lejos, volveremos. Es el denominado A Cidá do Castro, de Grou o el Castro de San Millao.

Castro de San Millao

Tesoro de San Millao – La Phalera

Encontrada en el castro de forma casual por unos cazadores, es una placa cuadrangular de bronce. La utilidad de esta pieza parece estar relacionada con el complejo mundo de las condecoraciones militares y debe datarse
durante el siglo IV d. C.

Leyendas de Cualedro

BLOG

El Pozo de la mano negra

Atás es una pequeña aldea perteneciente a Cualedro, en Ourense, escenario de esta extraña historia popular por estas tierras, además de otras historias misteriosas. “El pozo de la mano negra”, ese es el nombre con que ha sido bautizado así por los espeluznantes sucesos ocurridos en él. Se trata de un pozo que ciertamente es bastante peligroso, pues se ve mal e inseguro el camino a él, pues la tierra está reblandecida cerca.

A principios del siglo XX, un pastor volvía a una granja que hay a pocos metros de dicho pozo, con sus ovejas y su nieta. Una de las crías se desvió a beber agua en dicho pozo, y la pequeña se acercó a apartar la ovejita. Un vecino que estaba paseando vio cómo se asomaron al pozo, y una mano negra de grandes garras, atrapó a la niña y a la oveja y las arrastró al fondo ahogándose ambas. El vecino siempre sostuvo que fue una mano enorme de color negro quien lo hizo, y habían aparecido mas cadáveres de animales y alguno de personas en el pozo, pero las versiones que se dieron fueron que, simplemente, la niña perdió el equilibrio se sujetó a la oveja y por el peso marcharon al fondo.

Recomendamos Visitar

Os recomendamos la página PATRIMONIO.CUALEDRO.ES

Casa da neve da serra do Larouco

Igrexa e reitoral de Atás

Igrexa de Sta. Baia

Miliarios de Lamas

Pena da muller

Peto das ánimas da Xironda

Ruta dos muiños das Mercedes

 Horno de cocer pan porticado 

Horno Comunal

Lagar rupestre de San Martiño

Lagar do Trugán

O Madorriño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *