FAMILIASESEIXA

Capturando atardeceres

LmghKpBy4dpaLvZeZwJlvIwfYjZ0pg7l8IXzb1daxsKUCnX5jxhotpp2Ko496S0nMbJFahAXYrC5i65wKNRgEuNkD0DndV0yHBtJKb4eteVHNAeko2kSquBgWWDeXLTqsVtcN_MSGCQrXAAcIbwBqvHV0q3-6Plmrs0Y9UAHi_S7R01GA-GF39t01tIuHSRC_7eynNFqpAhrJFJCVVD7pY34j0kxw3gv4S304OmmNMjGIF-VKpiz34JUcRUiN3ObBPBxTJl9MJ6sEi2qjMqGMjrpjOsOyH1yi9dr_48cFlXmLWRMydbkB9hFJ-NrxuvOloXsT3Ir4teU0VPIn-z3WbzIeikEAtMtg0V84MLJ6OfyWLZMZqRsgiQE2GZ5czb4PMVeGD2eae8Z8WOARFjA4D3OcOrCy-1aWhOTPyvARWXxw0Ire_jolf6VKy1xvSDIXvugpXQ0vAu87nQcKaW5rnkjEsHhWi1UorC33q94SG4ACcizKv4zgZWyViV5WiiN05Dd6R09CSKfYWVtcYDFCgeU8OJ-pLl5b7a4bcM4rAOlKNYH2oJoKXa9r8yq1yTPUakfDGUTT4mAHfzxqCoIE6hMsCY__5IW=w775-h10

El verano es un buen momento para saltarse alguna vez que otra los horarios y realizar una actividad que cuando empieza el curso académico es difícil de realizar y no es que nos volvamos vagos o prefiramos un sofá, es que para rendir lo de trasnochar no encaja y el tiempo tampoco es que acompañe mucho.

Disfrutar de atardeceres con niños pasa de ser anécdota veraniega, al mejor recuerdo del verano, así que, os invito a sentir la noche, da igual el lugar lo importante es la compañía.

 

Contempla cómo se despide el sol, siéntelo tuyo y sobre todo disfruta del turismo del atardecer.

 

Me ha dado cuenta de a cada edad se disfruta de manera distinta los atardeceres momentos de expectación y de ilusión, como un regalo intensamente vivido, con morriña del  tiempo pasado o envuelto en momentos pasados.

 

Hoy he querido compartir el momento atrapando su vuelo porque aunque no lo queramos se hacen mayores y los atardeceres pasarán a ser un día instantes únicos en los que nosotros seamos meros espectadores.

“Espero vivir atardeceres infinitos y disfrutarlos con tanta ledicia”

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *