<

Sardiñas á brasa (sardinas a la brasa)

Soy Gastronomía de Galicia y estoy aquí para que comáis y bebáis lo mejor y en los mejores sitios. Esta cuenta dará mucho que comer y beber.

Sardinas a la brasa

Cuando llega el verano en Galicia, es digno de ver la presencia de sardinas en los mercados y también en nuestras parrillas. Alcanzan su mayor notoriedad y el momento más óptimo para su consumo en torno a la noche de San Juan, el 23 de junio, pero su temporada de pesca se extiende hasta el mes de octubre. En esa noche es muy típico en nuestros hogares y fiestas patronales hacer las tradicionales “sardiñadas” preparadas a la parrilla, para recibir con ellas la noche mágica.

Sardinas a la brasa

La sardina es uno de los pescados grasos, más saludables y populares en Galicia. Son las sardinas muy ricas en ácidos Omega 3 y también ricas en vitamina B12, también son protectoras del corazón porque ayudan a disminuir los niveles de colesterol y de triglicéridos y además ayudan a aumentar la fluidez de la sangre.

Sardiñas á brasa (sardinas a la brasa)

Receta de Juan Cannas

Ingredientes:

  • 1 kg de sardinas gallegas
  • Sal gruesa
Sardinas a la brasa

Preparación:

Las vamos a asar enteras, sin quitarle las vísceras, para ello las lavamos bien bajo el grifo y las dejamos escurrir el agua en una fuente de rejilla. Una vez escurridas las salamos por ambas partes y las dejamos reposar en el frigorífico unos 20 minutos.

Hacemos un fuego en la barbacoa con abundante leña de trozos de cepas de viña y dejaremos que el fuego se muera, que no queden llamas. Podremos el soporte de la parrilla a una distancia prudencial, por lo menos una cuarta de alto. Las sardinas soltarán su grasa, provocando alguna llama furtiva, que no queremos que alcancen la parrilla, para ello metemos la mano en un recipiente con agua y le salpicamos un poco de esta, para que a modere la llama.

Sardinas a la brasa

Las colocamos sobre la parrilla en paralelo, todas en el mismo sentido y en perpendicular a los listones de la parrilla. La asamos primero por un lado, y en cuanto esté la piel crujiente y tostada, les damos la vuelta.

Sardinas a la brasa

Aquí en Galicia la mejor manera de comerlas es calentitas, recién retiradas de la parrilla y acompañadas de un pedazo de pan de maíz. Se suelen comer con los dedos, cogiendo con ellos un poco de lomo de sardina y a la boca, con unas patatas en cachelos con su piel. Y listo para comer

Sardinas a la brasa

Receta relacionada

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *