Salsa del Apóstol

salsa del apostol

Una salsa muy gallega, la Salsa del Apóstol con pimientos de Padrón. Los pimientos de Padrón son una variedad igual que los jalapeños o los serranos. Al parecer, fueron importados a Galicia por misioneros del convento franciscano de Herbón (pueblo que pertenece al ayuntamiento de Padrón) durante el siglo XVI o XVII, posiblemente desde México. Estas variedades originarias traídas de América fueran poco a poco adaptándose al clima de Galicia, haciéndose más pequeños y adquiriendo así su sabor particular.

Padrón es un pueblo situado al sur de la ciudad de Santiago de Compostela, pueblo de paso de peregrinos del camino portugués hacia Santiago. Juan Cannas

Salsa del Apóstol

Esta salsa es una salsa picante, aunque no posee un fuerte sabor picante, se ,le aprecia buen sabor, un buen toque dulce y un punto justo de acidez. Se puede utilizar con aderezo en un buen numero de platos, sobre todo en platos de carne, sopa, huevos, pescados, vegetales, etc.

Ingredientes

  • 1 kg de pimientos de Padrón ya madurados
  • 2 cucharadas de sal
  • 3 cucharadas de azúcar
  • 3 cucharadas de miel gallega
  • 220 ml de agua
  • 220 ml de vinagre de vino blanco

Elaboración

Lavar los pimnientos

Lavamos bien los chiles con abundante agua fría, para quitarle la suciedad y la tierra. Ponemos una cazuela a fuego medio y cuando hierva le añadimos los pimientos y los dejamos hervir durante unos treinta segundos para blanquearlos y quitarles los procesos enzimáticos de las enzimas que tienen las verduras y así preservar el productos. Pasado el tiempo retiramos y dejamos enfriar.

salsa del apostol

Quitar los tallos, semillas, y trocear, Procesar

Una vez fríos les quitamos los tallos, troceamos los chiles sin descartar las semillas y los introducimos en un procesador de alimentos, junto con el azúcar, la miel y la sal. Procesamos hasta obtener una pasta que no sea demasiado densa, si es así, añadimos un poco de agua y volvemos a procesar.

salsa del apostol

Tiempo de reposo

Vertemos la pasta en un cuenco y cubrimos con film y lo dejamos fermentar a temperatura ambiente durante una semana (revolviendo la mezcla una vez al día) en los deberán formarse unas pequeñas burbujas, esto quiere decir, que se esta fermentando.

salsa del apostol

Cocinar una vez pasado el tiempo de reposo

Pasado el tiempo, ponemos una cazuela a fuego medio y le añadimos la pasta de chile ya fermentada, agregamos el vinagre, el agua y llevamos la cazuela a ebullición, removiendo la mezcla frecuentemente para que no se pegue en el fondo. Una vez que este hirviendo, disminuimos el fuego a lento y dejamos cocinar alrededor de unos cinco minutos.

Reposo

Sacamos la cazuela del fuego y dejamos enfriar por completo, después la pasamos al frigorífico y la dejamos en este, para refrigerarse por espacio de otra semana.
Terminado el tiempo, pasamos la mezcla por el procesador y licuamos por completo hasta formar una salsa bien fina y homogénea.

Pasar por pasapuré y cocinar

Pasamos la salsa por un pasapuré hacia para otra cazuela, la ponemos a fuego medio y cuando empiece a hervir bajamos el fuego a lento. Cocinamos la salsa removiendo de vez en cuando, hasta lograr reducirla y que tenga la justa densidad de la misma.

salsa del apostol
Pasar a recipientes para usar

Una vez hecha, retiramos del fuego y dejamos enfriar. La pasamos ahora para recipientes apropiados (lo ideal es que sea en frascos de vidrio que haya sido esterilizados previamente) y los embotellamos, les hacemos el vacío y los guardamos, hasta el momento de consumirlos y listo para salsear.

salsa del apostol

Espero que hagáis pronto la salsa del Apóstol porque es exquisita y sorprende siempre.

Mis recetas

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *