<

Rosca de Pascua gallega

Soy Gastronomía de Galicia y estoy aquí para que comáis y bebáis lo mejor y en los mejores sitios. Esta cuenta dará mucho que comer y beber.

Este postre es ancestral y famoso en Semana Santa, ya que en nuestra tierra es tradición que los padrinos regalen las roscas a sus ahijados, normalmente se suele dar este presente el domingo de Resurrección.

Antiguamente en Galicia a las roscas se las decoraba con huevos por encima. El número de huevos que se les ponía a las roscas iban en función de los años que tenía el ahijado. Se ponían hasta un máximo de doce huevos por rosca. A partir de doce años se le llevaba la rosca con doce huevos hasta que el ahijado se casase lo cual se suspendía. Juan Cannas

Rosca de Pascua gallega

Os voy a dar la receta antigua de la rosca de Pascua gallega con los huevos por encima, así la hacemos todos los años en nuestra casa.

Ingredientes

Para el fermento

  • 100 gramos harina de fuerza
  • 10 gramos levadura fresca
  • 1 cucharada azúcar
  • 70 ml agua templada

Para la masa

  • Prefermento
  • 1 kg harina de fuerza
  • 100 ml leche
  • 1 copa anís
  • 150 gramos manteca de vaca
  • 50 gramos levadura fresca
  • 2 cucharadita sal
  • 250 gramos azúcar
  • 4 huevos
  • Ralladura de limón

Para decorar

  • 1 huevo batido para pincelar
  • Huevos
huevos

Elaboración

Lo primero que haremos es preparar el fermento

En un bol añadimos la leche templada y disolvemos la levadura y el azúcar en la leche hasta que se integre bien, le añadimos la harina tamizada y con la mano mezclamos todo bien hasta que esté todo integrado y forme una masa homogénea.

Masa de rosca de Pascua gallega
Reposo

Tapamos con un film y dejamos en un lugar cálido y apartado de corrientes. La dejaremos aproximadamente una hora hasta que doble su tamaño.

Si dudas en dónde dejarlo para el reposo, decirte que el mejor sitio es dentro del horno apagado.

Masa de rosca

Ahora vamos a elaborar la masa de la rosca para ello buscaremos un recipiente hondo y amplio, en el que podamos manipular con comodidad todos los ingredientes.

Haremos un volcán con la harina tamizada en un bol grande. A la harina le vamos añadiendo: el fermento, las dos cucharaditas de sal, los huevos (apenas batidos), la leche a temperatura ambiente, el azúcar, la ralladura de limón, la copa de anís, la levadura desmigada y la manteca.

La manteca la debemos calentar en una cazuela hasta que se forme una pomada, de esta forma nos será más sencillo el que se integre a los otros ingredientes.

Rosca de Pascua gallega
Amasado y reposo

Mezclamos todos los ingredientes bien y amasamos a conciencia hasta que se forme una masa que no esté pegajosa y que sea manejable. A continuación tapamos la masa con un paño y la dejamos reposar mínimo unas dos horas para cada kilo de harina.

Rosca de Pascua gallega
Hacer la rosca y pintar con huevo batido

Cuando la masa ha doblado su volumen podremos darle la forma de la rosca. Una vez lista batiremos un huevo y la pincelamos.

Decoración

Como decoración de la rosca le pondremos el azúcar por encima mojado en un poco de agua e introducimos los huevos bien lavados y secos presionándolos sobre la masa.

Reposo

Toca volver a dejar reposar la masa, ahora en forma de rosca y ya preparada para cocinarse en el horno. El reposo se hará a ser posible encima de una rejilla. El tiempo que la dejaremos reposando para fermentar será de una hora.

Antes del horno la rosca de Pascua gallega

Pasado el tiempo del reposo de la rosca toca cocinarla en el horno en la rejilla. Recuerda poner papel de horno por debajo.

Horno

Precalentamos el horno con calor central y ventilación a 180ºC y en cuanto este caliente vamos cocinando las roscas durante 30 minutos. Pasado el tiempo las retiramos, dejamos enfriar encima de la rejilla y listo para comer.

rosca galega de pascua

Origen Roscón de Pascua

El origen de este postre nace más que para celebrar el fin de la Cuaresma como una forma de aprovechar los huevos caseros que no se habían podido comer. Los huevos no se habían podido comer en cuaresma se llevaban a bendecir y se guardaban para utilizarlos finalizada la cuaresma en el famoso postre, la rosca con ellos se hacía la masa del postre y el adorno.

Deciros que no solo eran para ahijados las roscas de Pascua, se solían dar también a los amigos o familiares el Domingo de Pascua.

Hoy en día son pocos los que disfrutan de huevos caseros o hacen la cuaresma, así que se han sustituido los huevos cocidos por huevos de chocolate y este es el regalo.

Mis entradas

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *