<

Rodaballo al horno

Soy Gastronomía de Galicia y estoy aquí para que comáis y bebáis lo mejor y en los mejores sitios. Esta cuenta dará mucho que comer y beber.

Equipo Libélula - Bea & José

Hoy os traemos un pescado delicioso. Nutricionalmente hablando hacemos una mención especial a su B9 o ácido fólico (esa vitamina necesaria para la maduración de proteínas estructurales y hemoglobina) ya que la cantidad en él presente es mayor que en la mayoría de pescados.

Pertenece a los peces planos que son los únicos vertebrados con la simetría bilateral alterada, ya que tienen los dos ojos en el mismo costado ¿ Sabes cuál es la razón de este anomalía? No puede ser más práctica, evitar tener un ojo «ciego», ya que pasan toda su vida nadando en contacto con el fondo del mar. Sin embargo y curiosamente, ¿ Sabías que no nacen con los dos ojos en el mismo lado? Son alevines normales hasta que, dependiendo de su especie, el ojo izquierdo o el derecho, vira en busca de su pareja y comienzan, al tiempo, a nadar tumbados.

El rodaballo siempre fue el protagonista de los mejores recetarios, durante muchos años se le conoció como el “rey de la cuaresma”

Álvaro Cunqueiro llamaba al rodaballo el faisán del mar. Pero Álvaro no ha sido el único que se ha rendido ante este pescado ¿Sabías que era el preferido de Napoleón? Así es, a él le encantaba que se lo prepararan al estilo “imperial” en fin cortado en rodajas escalfadas en leche para mantener su blancura y acompañado de colas de cangrejo de río y salsa de trufa.

Nosotros lo preparamos de la manera más típica y famosa. Antes de nada fresco o recién salido del agua, su carne es dura. Por eso siempre conviene dejarlo reposar 24 horas. Comentarte como curiosidad su piel no tiene escamas.

Rodaballo al horno

Ingredientes

  • Rodaballo el nuestro pasa del kilo y medio.
  • 4 patatas gallegas grandes
  • 3 cebollas grandes
  • 1 vaso de vino blanco
  • Un chorrito de aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Elaboración

La elaboración de este plato tradicional de las fiestas es bien sencilla, hay quién pone todo junto y deja que se cocine al horno, nosotros lo haremos de la forma tradicional y explicaremos el paso a paso en la elaboración.

Lo primero que debéis hacer es buscar una fuente de barro amplia y honda como la de la foto, este es el truco mágico para un rodaballo diez, cocinar en barro, con mimo y tiempo.

No te olvides de precalentar el horno a 180° C, con calor abajo.

Cebolla

Pelaremos y cortaremos la cebolla en juliana y la haremos en una sartén. Echaremos las cebollas en la sartén con el aceite en frío y las tendremos a fuego medio hasta que queden transparentes (que cubra las cebollas el aceite). Cuando estén hechas, las escurrimos bien y reservamos.

Patatas

Mientras se va haciendo la cebolla, pelaremos y cortaremos las patatas en láminas de 1 cm. de grosor, no las vamos a colocar aún en la fuente porque las vamos a freír en la sartén con el aceite de la cebolla. Freiremos las patatas pero teniendo en cuenta que no deben quedar muy hechas porque terminarán de cocinarse en el horno.

Cuando estén listas las patatas, las incorporamos a la fuente del horno con el aceite en el que las hemos freído e incorporamos el vaso de vino y a continuación la cebolla que teníamos reservada.

Echamos la sal.

Rodaballo

Le toca el turno al rodaballo, lo pondremos por encima de la cama de las patatas y las cebollas. Pero antes de hacerlo le daremos tres cortes transversales, estos cortes nos ayudarán a que se haga bien por dentro. Y gracias a ellos sabremos cuando el pescado está listo.

Horno

Metemos la bandeja en la parte central del horno a 180° C, con calor sólo abajo, durante 30 minutos. Pasado el tiempo, la media hora pondremos calor arriba y abajo y lo tendremos otros 15 minutos a la misma temperatura 180° C.

Tiempo para horneado de pescado

El tiempo de horneado a 180º para piezas de 1 kilo es media hora. Si son más pequeños puede bastar con 20 minutos

El resultado de esta receta es espectacular, el pescado queda muy jugoso y el acompañamiento es un lujazo.

Hay quien añade un refrito final con ajos

En la misma sartén se doran 6 ajos y se les echa un buen chorro de vinagre de Jerez y se calienta hasta que llega a punto de ebullición, cuando empiece a burbujear vertimos el vinagre sobre el pescado tratando de incidir en las hendiduras que hemos hecho al rodaballo.

Nuestras recetas

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *