<

Pulpo a la brasa

Soy Gastronomía de Galicia y estoy aquí para que comáis y bebáis lo mejor y en los mejores sitios. Esta cuenta dará mucho que comer y beber.

Arancha Roncero

El pulpo a la brasa es uno de los platos típicos de una de las gastronomías más clásicas y antiguas del mundo, la griega. La hemos adoptado y hecha nuestra para que la disfrutes porque en Galicia la materia prima es la mejor y en el caso del pulpo te encontrarás muchas formas de degustar. Lo malo o mejor dicho lo bueno es que tendrás que probarlas todas para descubrir cuál te gusta más.

Pulpo a la brasa

Ingredientes para 4 personas

Un pulpo gallego de 2 kg.
50 ml de aceite de oliva virgen extra (AOVE).
1/2 kilo de cachelos o patatas gallegas.
Sal en escamas al gusto o sal gorda.
30 g de pimentón de la Vera.

Preparación

Antes de nada hay que cocer el pulpo y recomiendo que lo compres ya cocido, si no das con el punto exacto o es la primera vez que tienes contacto con uno de ellos. Así te aseguras que está en su punto de textura y que no te va a quedar muy duro o muy blando, y ésto es lo que arruinaría el plato que os voy a presentar ahora.

Comprarlo ya cocido es mi consejo.
Recomendamos O Percebeiro y sus patas de pulpo directas a casa

Aunque darle al pulpo el punto exacto de cocción, es cuestión de práctica os diré como lo hago yo y siempre me sale en su punto. Cocer el pulpo paso a paso. Pon agua a hervir sobre 5 litros. Cuando el agua empiece a burbujear, temperatura de ebullición alta, mete el pulpo en ella y lo vamos a “asustar” (le llamamos a subirlo y sacarlo 3 veces del agua, ni una más ni una menos), la última vez que lo metamos, ya toca dejarlo en el agua, notarás como sus patas se han enroscado. Ahora toca esperar a que el agua empiece nuevamente a hervir. Cuando lo haga, debemos dejar al pulpo en estas termas 45 minutos justos. Pasado el tiempo se saca para evitar que se siga cociendo. Seleccionamos las patas, las cortamos y esperamos a que se enfríen.

Pulpo cocido

Intenta cuando las cortes que sean todas de un tamaño similar así evitaremos que a la brasa unas se hagan más que otras. En la misma agua del pulpo cocemos las patatas gallegas y las retiramos. Las emplataremos con el pulpo más tarde.

Formas de cocinar a la brasa

Ahora hay dos técnicas para hacerlo a la brasa, puedes utilizar una parrilla sobre brasas o sobre una vitrocerámica o fuego gas. Deciros que la primera opción siempre dará mucho más sabor.

Cocina

En mi caso lo hago en casa así que echo antes un chorretón de aceite de oliva virgen (AOVE) y lo pongo al fuego. No esperéis a que se caliente mucho porque sino la carne se endurecerá. A continuación, pon las patas de pulpo enteras que has cortado, recuerda nunca las trocees, y con ayuda de unas pinzas dales la vuelta para que se hagan por ambos lados (mejor no usar un tenedor porque pincharemos la carne del pulpo y no queremos ésto). Recuerda los alimentos a la plancha no se deben pinchar para que no pierdan sus jugos ¿Cuándo está listo? No te llevará mucho tiempo estará listo hasta que cuando tenga su piel el tono dorado característico de las carnes a la brasa.

Parrilla

Sin lugar a dudas haciéndolo de esta manera queda de lujo. ¿Cuando está? El pulpo a la brasa estará listo cuando se creen las marcas de la parrilla, estas marcas fruto de la reacción Maillard que tanto nos gusta. Ya está, así que recuerda retirarlo del fuego, si sigue ahí se seguirá haciendo y se quemará.

Emplatado

Cocina

Puedes acompañarlo con un poco de aceite de oliva virgen y preséntalo en un plato o cuenco pequeño. Ahora es el momento de echar la sal, es mejor usar sal gorda y solo una pizca. Os diré mi forma de presentarlo que le dará ese toque especial y te llevará muy poco tiempo. Pon en una sartén un poco de aceite y unos dientes de ajo. Cuando los ajos comiencen a dorar, los retiramos. Apartamos la sartén del fuego y añadimos el pimentón mezclándolo bien para que no se queme y quede disuelto, si se ha quemado es preferible retirar y volver a comenzar de nuevo no queremos estropear el plato..

En cuanto a su acompañamiento las patatas gallegas he de deciros que hay mil y una forma de presentarlas y en ello no hablamos de su forma. Hay los que les dan un vuelta y vuelta en donde se ha hecho el pulpo a la brasa y luego hay otros que prefieren “el cocido y listo” porque las patatas gallegas las comas como las comas, siempre triunfan, pero no olvides que es pulpo con patatas no patatas y pulpo, la moderación en este caso hace que el plato gane mucho.

Parrilla

Recomiendo añadir un poco de AOVE sin calentar, (un cebollino picado le dará un toque espectacular) y un toque de sal en escamas.

Lo hagas de una forma o otra, siempre sirve el pulpo justo después de que lo hayas cocinado y emplatado. Caliente y recién hecho resulta mucho más apetitoso.

Qué viva el pulpo!

Me despido esperando que os haya gustado esta forma de preparar el pulpo a la brasa.

“El pulpo da mucho juego y tenéis mil y una forma para prepararlo”.

En instagram soy @Aranchauno

Entradas relacionadas

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *