<

Pavlova de frutas

Soy Gastronomía de Galicia y estoy aquí para que comáis y bebáis lo mejor y en los mejores sitios. Esta cuenta dará mucho que comer y beber.

Hola soy Elena de cocina con Elenauna loca amante de los fogones, volvamos a recuperar las viejas recetas de las abuelas, esas que se cocinaban con amor y paciencia.

Pavlova de frutas a mi manera y ni tan mal.

Es un postre elaborado con merengue, bañado en almíbar y decorado con frutas. Es un postre inspirado en una de las bailarinas clásicas más famosas de Rusia del siglo XX, Anna Pavlova.

Los orígenes de este exquisito postre

Cuentan que le debemos este postre a un chef, el chef del hotel Wellington que lo creó en honor a Anna Pavlova. El chef quería plasmar con este postre lo elegante y suave de su tutú.

Otra vertiente cuenta que el origen de Pavlova viene del “Spanische windtorte” que es un pastel hecho completamente de merengue horneado, por lo que es como la elegante Anna Pavlova. Este es un postre austriaco que supuestamente se hizo popular durante el imperio austrohúngaro. Aparece en varios libros de cocina del siglo XIX de Austria

Están algo reñidos sus orígenes pero deciros que el pavlova posee características de ambos países.

Ingredientes

Para la base

  • 6 claras
  • 1 cucharada de maicena
  • ralladura de media naranja
  • 300 gramos de azúcar
  • 1 cucharadita de vinagre Blanca
  • 4 cucharadas de cacao en polvo 70%

Para la chantillí:

  • 500 ml de nata
  • 4 cucharadas de azúcar glas
  • 1/2 cucharadita de extracto de vainilla
  • 5 cucharadas de mermelada de higos (cosecha propia)
  • un toque de canela
  • Confitura de uva: 100 gramos de uva roja sin pepitas
  • 100 gramos de azúcar
  • 1/2 cucharadita de canela
  • el zumo de media naranja

Elaboración

Base

En un bol montamos las claras de huevo, yo las dejo unas horas fuera a temperatura ambiente. Cuando empieces a montarse bien, añadiremos el azúcar en dos veces, luego ponemos el vinagre y seguimos montando bien, debe quedarnos acristaladas, para eso montaremos a velocidad media, sin prisa.

Con un colador tamizaremos la maicena, el cacao y añadiremos la ralladura, con una lengua mezclaremos con movimientos envolventes para dejar una masa homogénea. Yo he usado un molde de hacer bizcochos desmoldable para hacer la base de mi pavloba.

Precalentaremos el horno a 120 grados, bajaremos a 100 cuando introduzcamos el molde. Dejaremos hacerse como hora y media (depende del horno). Cuando se termine el tiempo, abriremos la puerta y dejaremos enfriar la base dentro del horno, es un pequeño truco para que no se nos rompa ya que es muy delicada.

Chantillí

Para la chantillí, cogeremos un bol y batimos la nata con el azúcar incorporando la poco a poco, pondremos un poco de canela, vainilla y montaremos bien, añadiremos la mermelada de higos y mezclaremos bien.

En una olla ponemos a fuego las uvas cortadas en dos con el azúcar y el zumo, dejaremos a fuego bajo hasta reducir. Dejar enfriar. Ahora solo queda montar la tarta, ponemos la base de las claras, la crema chantillí con ayuda de una manga pastelera, a mi me gusta ponerle unas hojas de menta para darle frescura, y con cuidado y una cuchara pondremos las uvas esparcidas por la crema, pondremos unos hilos del almíbar y dejar enfriar.

Mis recetas

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *