Merluza a la gallega

Soy Gastronomía de Galicia y estoy aquí para que comáis y bebáis lo mejor y en los mejores sitios. Esta cuenta que dará mucho que comer.

Somos Bea y Jose Manuel el equipo libélula, unos enamorados de Galicia y de su gastronomía, es por ello que nos hemos animado a compartir nuestras recetas con todos. Elaboradas con mucho cariño llevan en ellas parte de nuestros recuerdos a esta tierra, esta tierra meiga que hace que cuando podamos volvamos a recorrerla y degustarla.

La merluza a la gallega es un plato típico de la gastronomía en Galicia cuyo principal ingrediente es la merluza.​ Es una receta bien sencilla pero con la que siempre triunfarás. La merluza se cuece en agua acompañada de las patatas gallegas y hervidas con una cebolla entera y unas hojas de laurel y con una ajada que es ese ingrediente mágico del plato que le da personalidad y es puro vicio.

Emilia Pardo Bazán ya se hacía eco en sus obras de la afición por este pescado. Le llaman el pescado de los niños y mayores y la razón principal es que su carne es muy blanda y sabrosa y el añadido es que aunque como todo pescado tiene espinas, éstas se retiran de manera muy sencilla. La merluza es buena fuente de minerales como el selenio y el fósforo y de otros como el hierro, potasio, sodio y magnesio. Os dejamos una entrada para que conozcas a esta reina de los pescados antes de hacer la receta, la merluza.

Merluza a la gallega

Ingredientes

Como este plato lo hemos hecho para dos, nuestros ingredientes son

Dos rodajas de merluza bien gordita, dos patatas para cada uno, un chorrito de aceite, una cebolla y unas hojas de laurel para hervirlo todo.

  • 2 rodajas de merluza (400 gramos)
  • 4 Patatas gallegas
  • 1 cebolla
  • Hojas de laurel
  • Sal

Para la salsa de ajada

3 dientes de ajo, aceite de oliva extra, pimentón dulce, una cucharada de vinagre. Deciros que la salsa ajada es una salsa muy típica de la gastronomía de Galicia y está presente en muchos platos tanto de carne como de pescado o verduras.

  • 6 cucharadas de aceite
  • 3 dientes de ajo
  • 1 cucharada de vinagre
  • 1 cucharon de caldo

Elaboración

Elegimos una cazuela grande donde quepan todos los ingredientes y una sartén para hacer la ajada.

Lavamos y cortamos las patatas en rodajas más o menos de 4 cm, limpiamos una cebolla y la dejamos sin piel, la dejaremos entera para este plato y unas hojas de laurel.

Ponemos el agua con todo a hervir y un chorrito de aceite por encima. Las cocemos durante unos 10-12 minutos, depende de la patata y del tipo de cocina de tengamos.

Ahora que ya casi tenemos las patatas cocidas echamos las rodajas de merluza en la cazuela y las dejamos cociendo a fuego suave unos 8 minutos más o menos, dependiendo de lo grueso que hayamos cortado el pescado.

Os recomiendo que utilicéis sal gorda para salar el pescado, con medio puñadito para cada rodaja llega, aplicalo por ambos lados antes de meterla en la cazuela.

Ya tenemos la merluza y las patatas listas así que toca preparar la ajada. Para ello lo primero que tenemos que hacer es tener todos los ingredientes a mano, tres ajos limpios y laminados, aceite y pimentón, un poco de vinagre y el caldo de nuestro pescado y patatas, así de sencillo.

Ponemos en una sarten un chorrito del aceite de oliva virgen extra y añadimos los ajos laminados que doraremos, ojo que no se quemen, la ajada no valdría y tendríamos que empezar de nuevo. Doramos los ajos y llegado a este punto, os pongo una imagen para que os ayude a apreciar el color, recuerda dorados no quemados.

Hay dos opciones o dejarlos en la ajada o retirarlos, esto va en el gusto de cada uno, nosotros los retiramos (no nos gusta encontrarlos en el plato) y agregamos el pimentón dulce. Mucho cuidado a que no se queme el pimentón o dará mal sabor a la ajada. Hay quien dice que el truco de una buena ajada es remover y dejar reposar porque así el pimentón se va para el fondo y la ajada queda sin posos.

Unas vueltas y la ajada estará lista. No sin antes nuestro ingrediente mágico, que es echarle una cucharada de vinagre, espectacular. He de deciros que también los hay que echan unas cucharadas del caldo de pescado, a tu gusto.

Ahora toca emplatar

Sacamos el pescado y las patatas y lo escurrimos todo bien. Hay dos formas de servirlo, siempre decimos que esto depende de como hayamos vivido la ajada porque hay los que colocan pescado y patatas en una fuente y en una salsera al lado la salsa y después está el estilo de Équipo Libélula, todo junto, añadimos la ajada por encima y servimos.

Nosotros la acompañamos de una buena ensalada de verduritas del campo y un buen vino en nuestro rincón preferido.

Nuestras entradas

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *