<

Lubina a la sal

Soy Gastronomía de Galicia y estoy aquí para que comáis y bebáis lo mejor y en los mejores sitios. Esta cuenta dará mucho que comer y beber.

Somos Bea y José Manuel el Equipo Libélula, unos enamorados de Galicia y de su gastronomía, es por ello que nos hemos animado a compartir nuestras recetas con todos. Elaboradas con mucho cariño llevan en ellas parte de nuestros recuerdos a esta tierra, esta tierra meiga que hace que cuando podamos volvamos a recorrerla y degustarla.

Os traemos una receta tradicional, cocinar a la sal como se hacia antes. Es una forma de cocinar muy antigua, originaria y típica de lugares donde hay salinas. Esta técnica de cocinar a la sal permite que los alimentos conserven todos sus nutrientes y su sabor. Cubrir el pescado fresco con sal y desenterrarlo cuando ya está hecho es un momento mágico. La lubina a la sal es de esas recetas que siempre triunfan porque guardan la verdadera esencia de la cocina marinera. Todos los que prueban por primera vez esta forma de cocinar el pescado temen que quede muy salado, no tengáis miedo, os aseguro que queda en su punto de sal y esto es gracias a la costra de sal, ya que los alimentos se cuecen en su propio jugo y solo absorberán la sal justa.

Lubina a la sal

¿Sabías que la lubina es uno de los pescados más magros que existen? Además nos aporta nutrientes esenciales como fósforo, hierro, vitaminas o potasio.

Si hay un pescado al que le sienta bien esta receta a parte del besugo o la dorada es a nuestra amiga la lubina. Se ha convertido en uno de los pescados más admirados en gastronomía, por su sabor suave y porque casi no tiene espinas.

Ingredientes

  • 1 lubina de 2 kilos aproximadamente
  • Sal marina gruesa y utilizaremos de 2 a 3 kg por pieza
  • Agua (unas gotitas)

Elaboración

Lubina

Lo primero que haremos es buscar una fuente de barro en donde cocinarla, ponemos una capa de sal por debajo y colocaremos la lubina sin escamar y limpia de tripas y agallas justo en el medio.

Ahora la iremos cubriendo, tapando nuestra lubina, arropándola con mucho cariño para que no quede nada sin sal.

Trucos para un pescado a la sal TOP

Ahora toca cubrirla toda con sal, debes tener en cuenta que debes apretar con las manos para compactarla, este quizás sea el mejor secreto guardado para cocinar bien el pescado a la sal.

Otro de los trucos más importantes es añadir unas gotas de agua a la superficie para dar humedad a la sal.

Horno

En este tipo de preparación del pescado, nuestro horno ha de ponerse a una temperatura alta, entre 200 y 250ºC.

Metemos en el horno a 210ºC calor arriba y abajo unos 40 minutos (el tiempo de cocción es de 20 minutos aproximadamente por kilo de pescado).
Pasado el tiempo sacaremos la fuente con la lubina y dejaremos reposar 4-5 minutos. Podéis ver como la sal se hizo costra en el pescado.

Importantísimo

No abrir el horno mientras se cocina, ya que al hacerlo haremos que se pierda la temperatura constante.

Limpiar del pescado antes de servir

A la hora de servirlo tendremos que golpear la sal con una cuchara para romperla, notarás como se ha encostrado encima. A continuación iremos apartando los trozos de sal y cuando tengamos la lubina sin sal por encima y con la ayuda de una cuchara y un tenedor la limpiaremos procurando no dejar espinas. Este paso es muy sencillo, notarás como la carne de nuestra lubina se despega muy bien de las espinas y te llevará muy poco tiempo.

Presentación y acompañamiento

Toca servir y emplatar, acompañando nuestro pescado a la sal en este caso lubina con aceite de oliva y unas patatas aliñadas.

Nuestro acompañamiento es muy fácil de preparar y está riquísimo.

Patatas aliñadas

Meteremos las patatas al horno justo cuando saquemos el pescado ya hecho: El horno ya está precalentado, baja la temperatura a 200ºC calor igual, arriba y abajo y la bandeja de horno con las patatas la pondremos en el medio.

Ingredientes
  • 3 patatas medianas-grandes nuevas
  • 2 cucharadas de pimentón dulce
  • Media cucharadita de orégano
  • Media cucharadita de comino
  • 1 cucharadita de ajo en polvo
  • Sal y pimienta
Elaboración

Lo primero que haremos será lavar muy bien y cortar las patatas en gajos, no las pelaremos. Cortamos cada patata por la mitad, y con cada mitad hacemos “gajos” o bastones más grandes que cuando hacemos patatas fritas, para que nos queden jugosas y tiernas. Las ponemos en un bol que sea bastante profundo.

Como bien dice su nombre son patatas aliñadas por lo que tendremos que hacer honor a su nombre. Les echamos por encima las especies o hierbas aromáticas que hemos elegido.

Ahora que las hemos aliñado, rociamos con un poquito de aceite de oliva y removemos para que se integre todo bien. Nos quedará algo así.

Ahora que tenemos el horno con el pescado haciéndose, colocamos las patatas en una bandeja para horno, con papel vegetal para que no se nos peguen. Y las horneamos durante unos 15 minutos a 200ºC (ojo no lo haremos junto con el pescado), vigilando siempre ya que no queremos que se nos pasen y nos queden secas, estas patatas son jugosas.

También si no te apetecen las patatas lo puedes acompañar de una buena ensalada o solo con tomates.

Espero que os haya gustado nuestra receta y la hagáis muy pronto, os va a encantar. ¡Buen provecho amigos!

Nuestras entradas

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *