<

Leche frita

Soy Gastronomía de Galicia y estoy aquí para que comáis y bebáis lo mejor y en los mejores sitios. Esta cuenta dará mucho que comer y beber.

leche frita
Kuqui Pazos

Os traigo un postre que siempre fue el rey de las mesas y que me trae grandes recuerdos de la infancia…Sano y rico era imposible el resistirse a un trozo de leche frita hecha con tanto mimo y cariño.

A la leche frita la nombran como el postre casero por excelencia, ya que es difícil de encontrar a la venta. El postre que os traigo hoy, pasará a ser uno de vuestros postres preferidos.

Leche frita

Decían nuestros mayores; “la leche no solo se bebe también se enriquece y se come como un gran postre”.

Ingredientes

  • 1 litro de leche entera
  • 60 gramos de harina de trigo (6 cucharadas colmadas)
  • 100 gramos de azúcar
  • 2 yemas de huevo
  • canela en rama

Opcional 2 cucharadas de maizena (que disolveremos en la leche)

Para rebozar y freír

  • Harina
  • Huevo
  • Aceite de girasol para freír

Para adornar

  • Azúcar y
  • Canela molida

Fuente de cristal rectangular de 32 x 24 cm y sartén honda

vaso de leche

Elaboración

Hacer la masa de la leche frita

Lo primero que vamos a hacer es a calentar toda la leche menos un vaso que reservaremos para diluir la harina (y la maizena), con cuidado que no se hagan grumos y lo reservaremos para añadir en cuanto este caliente la leche.

Junto con la leche, añadimos la ramita de canela a esto se le llama aromatizar la leche. Cuando esté a punto de hervir, la retiramos del fuego y la dejamos templar. Retiramos la rama de canela de la leche y le vamos incorporando poco a poco a la mezcla de yemas y el azúcar, no pares de remover, añadimos ahora la harina diluida sin parar de remover. Llevamos de nuevo al fuego, removiendo constantemente hasta que notemos que nuestra mezcla espesa.

ramita de canela

Pasarla a fuente la masa y dejar en reposo un día

Ahora que ya está lista la mezcla, la pasaremos a una fuente que cubriremos con papel film que quede en contacto con la masa esto lo haremos para evitar que se haga costra y nos quede muy suave, comentaros que es aconsejable también el forrar la fuente con el papel film aunque hay quién la unta con un poco de mantequilla porque así nos será mucho más fácil de manejar la leche frita. El grosor de la leche frita y el tamaño, va en gustos, hay los que la prefieren gordita y en cuadrados pequeños o los que eligen mejor finita.

Dejamos templar bien la masa y una vez que se haya templado, la metemos en la nevera hasta el día siguiente. Este paso es muy importante para que gane consistencia.

Cortar, rebozar y freir

Al día siguiente, cortaremos la masa de la leche frita en cuadraditos, los pasamos por harina y huevo batido y los freímos en aceite de girasol. Una vez dorada la leche frita por ambos lados, nos llevará muy poco tiempo un minuto por cada lado, la sacamos del aceite bien escurrida a un papel absorbente para retirar el exceso de grasa.

Presentación

Cuando esté frita la leche, la espolvorearemos con un poco de azúcar y canela molida por encima. Y lista para disfrutar.

No hay nada escrito sobre cuando comerla, si recién frita, caliente o templada, o dejarla enfriar y servirla bien fría, así que, tú eliges “el cuándo y el cómo más te guste”.

Curiosidad sobre la leche frita

Cuentan que las más populares y famosas están en Madrid porque allí las rebozan con pan rallado en vez de harina.

Diferencias entre torrijas y leche frita

Leche frita

Mis entradas

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *