<

Las mejores patatas chips caseras gallegas

Soy Gastronomía de Galicia y estoy aquí para que comáis y bebáis lo mejor y en los mejores sitios. Esta cuenta dará mucho que comer y beber.

Las mejores patatas chips caseras gallegas


Son estas el aperitivo por antonomasia en cualquier bar de nuestro País y es que en casi todos estos locales las suelen poner acompañadas de una consumición. Juan Cannas

Patatas chips caseras

Ingredientes

  • Patatas gallegas del tipo agria
  • Sal al gusto
  • Aceite de oliva

Necesitaremos para elaborarlas Mandolina

Patata en mandolina

Preparación

Lavar, pelar y cortar

Lo primero que haremos es lavar y pelar las patatas. Debemos secarlas muy bien. A continuación las vamos acortar con la mandolina en rodajas muy finas de 1 milímetro de espesor cuanto más finas queden más crujientes estarán. Deslizamos la patata por la mandolina para cortarla y recuerda utilizar el protector cuando quede poca patata.

Las mejores patatas chips caseras gallegas

Remojo y reposo

Una vez cortadas, las pondremos a escurrir y las volvemos a lavar con abundante agua, las pasamos para un bol y las sumergimos en agua fría.

Las dejamos en remojo en la nevera por espacio de un mínimo de 4 horas, pudiendo ser de hasta 12 horas sobre todo si son patatas con mucho almidón.

Las mejores patatas chips caseras gallegas, patatas a remojo

Freír

A fuego fuerte

Ponemos una sartén a fuego fuerte con abundante aceite a calentar o freidora a una temperatura de 180ºC.

Freír por tandas poniéndolas de una en una

Cuando esté el aceite bien caliente freímos por tandas de pocas unidades y poniéndolas de una en una para que nos queden sueltas y sin pegarse unas entre otras.

patatas en aceite friéndose
Moverlas con la espumadera

Removemos las patatas con una espumadera mientras se vayan friendo para que no se peguen entre ellas y se hagan bien.

¿Cuándo estarán listas?

Las patatas estarán listas cuando tengan un color pajizo y nos dejen de bailar en el aceite.

Patatas fritas
Sacar exceso de aceite

Retiramos las patatas con la ayuda de una espumadera y las dejamos reposar sobre un bol de rejilla.

Presentación

Conservación

Cuando estén frías, las salamos, las emplatamos o las guardamos en una bolsa de plástico cerrada o en un bol hermético y listo para comer.

Mis entradas

Entradas relacionadas

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *