La sardina uno de los pescados grasos, más saludables y populares en Galicia.

Soy Gastronomía de Galicia y estoy aquí para que comáis y bebáis lo mejor y en los mejores sitios. Esta cuenta que dará mucho que comer.

Hoy conoceremos un poco más la sardina, uno de los pescados más consumidos en nuestra tierra.

¿De dónde viene su nombre?

El nombre de la Sardina tiene como origen las “Costas de la Sardina” en Cerdeña donde eran más que cuantiosas. Su nombre científico es Pilchardus, así que recuerda, un kiliño de Pilchardus y el buen momento está garantizado. A la sardina en Galicia se la llama sardiña (la queremos mucho), Parrocha (si la llamas así en Galicia nos pondrás contentos y puedo decir que hasta jocosos ¿que qué significa? pues lo mismo que chirla, almeja… en Galicia somos muy de mar) también la puedes llamar xouba o xoubiña si te da reparo lo de parrocha.

Su familia

Su familia son los peces teleósteos (peces óseos), es decir está estrechamente emparentada con los boquerones y arenques, esa familia lejana de pijos que tienen másters ficticios y siempre encuentran el trabajo mejor remunerado, los ricachones, pero no por ello los mejores por dentro.

Las sardinas son también peces pelágicos (viven lejos de las costas). Les encanta nadar por las diferentes capas de agua y su contenido graso las clasifica como pescados azules. Resumiendo es un pescado azul y de agua salada que le gusta vivir en aguas que no bajen de los 12 grados o superen los 24.

Descubrimos más de la Sardina

La sardina pertenece a la familia Clupeidos, uno de los grupos de peces más abundantes y distribuidos por todo el mundo.

¿Cómo son?

Tienen su cuerpo alargado con el dorso azul-verde y los costados y el abdomen plateados, boca protráctil (carente de dientes) y abertura branquial grande.

¿Qué comen?

Se alimentan de plancton, pequeños peces, crustáceos y huevos de otras especies.

¿Cuánto viven?

Pueden vivir hasta 8 años y pueden llegar a medir 25 cm (miedito me da encontrar una con este porte).

Sardinas

Propiedades del pescado azul más popular

Son uno de los pescados azules más populares y consumidos en España. Son ricas en ácidos grasos omega-3 (Te suena ¿verdad? esas pastillas que te da el médico y son tan caras). Estos ácidos son los elementos esenciales para el buen funcionamiento del organismo que “el cuerpo no puede producir por sí solo, de tal manera que los debe obtener de los alimentos (en tu caso de pastillas)”. Son beneficiosos para el corazón y reducen los niveles de colesterol y triglicéridos y también contribuyen a bajar la presión sanguínea. Son ricas en fósforo, selenio, yodo, hierro y magnesio. Contienen también algunas vitaminas del grupo B como la B12, la B6 y la niacina, así como cantidades significativas de vitaminas liposolubles E y D (estas te ayudan a absorber el calcio).

Importante y valiosa

Una ración de sardinas, según la Fundación Española de Nutrición, “casi cubre el 100% de los objetivos nutricionales recomendados para la ingesta diaria de la población”.

¿Cuándo se debe consumir?

Su mejor temporada comprende los meses de Mayo a Octubre. Podremos encontrar sardinas frescas todo el año, pero entre julio y noviembre su pesca es más abundante.

Lata de conserva

Podemos consumirlas todo el año y a cualquier hora porque la conserva más famosa y vendida es la que las lleva dentro esta especie. Recomendamos siempre tener una o varias conservas en casa. Los nutricionistas nos indican que estas conservas de pescado azul deben formar parte de nuestro fondo de armario culinario por sus múltiples beneficios y su bajo aporte calórico (aporta unas 140 calorías por cada 100 gr y esto es mucho más que en frescas).

¿Sabías que en conserva tienen más calcio?

En conservas la sardina contienen una mayor cantidad de calcio porque la ingerimos con la espina (tranquilo, no morirás, se deshace en la boca).

Anchoas

¿Cómo elegirla?

Si la compras fresca, la sardina debe poseer estas cualidades que son sinónimo de frescura; tiene que ser rígida, firme, brillante y sin un olor particular. Si notas que pierde escamas, si su cuerpo está flácido o sus ojos son vidriosos, mejor no la cojas. Esos ojitos que me miran con amor en fin brillantes, te darán la pista de su frescura (Sí a ojos sobresalgan y su pupila sea negra brillante. No a ojos hundidos, con pupila gris y córnea lechosa). Jamás la compres si ves que en el abdomen tiene una raya oscura o una mancha.

Formas de encontrarla en la cocina

En escabeche, en empanada, a la plancha, a la parrilla, al horno, fritas, rebozadas, rellenas, en conserva….comentarte en la forma de cocinarlas que menos huele es al horno.

parrilla

¿Con o sin tripas?

Debes saber que si no limpias las sardinas, quitándole las tripas, al cocinarlas olerán más. Recomendación: limpiarlas retirando bien las tripas antes de cocinarlas.

¿Y qué hago con el olor de mis manos?

Para que no todos los que estén a tu alrededor te feliciten por comer sardinas lo que debes hacer para deshacerte del desagradable olor es recurrir a frotarte medio limón por ellas.

¿Cómo conservarla?

Su carne tiene un excelente sabor aunque cuando está fresca es muy mala de conservar y ha de consumirse pronto. Durante los siguientes dos días.

Fresca. Consúmela enseguida o guárdala como máximo dos días en un lugar fresco. Importante: manipula la sardina con cuidado si no quieres que su carne esté cuando la comas blandengue.
En conserva. Mantenla en un armario, resguardada de la luz del sol y a una temperatura que no supere nunca los 20 °C. De esta forma puedes conservarla durante años (los años que ponen en la fecha de caducidad que son muchos). La conservas de sardinas no se mete en la nevera (solo si las abres y mejor en un recipiente hermético), ¿por qué? porque no se necesita y el aceite se solidificaría.

En la historia

Plinio decía que la sardina era un medicamento indispensable contra las mordeduras de los animales venenosos. Era el alimento de la gente humilde en el imperio romano. Se sabe que los griegos la tenían entre sus productos básicos. El esplendor de su consumos fue en el Emirato de Granada como demuestran las menciones del historiador Ibn al-Jatíb (1313-74) que destacaba la costumbre de consumirlas en la zona de Marbella, nos daba sus costes y otros muchos detalles. En la edad media las sardinas bretonas se salaban o prensaban. En el siglo XIX empezaron a aparecer las primeras conserveras.

Se le dedica un entierro “el entierro de la sardina” pero ¿cuál es su origen?

El entierro de la sardina es el último día de carnaval. Existen varias teorías sobre el origen del “Entierro de la Sardina”, pero la historia cuenta que, en el siglo XVII, el rey Carlos III quiso celebrar el final del Carnaval con el pueblo llano y ordenó traer sardinas para tal celebración. Ese día fue un día muy caluroso, atípico para esa época del año. Debido al calor, las sardinas se descompusieron y para alejar el olor que éstas desprendían se mandó enterrarlas.

Curiosidad: Debemos saber que durante la dominación francesa el carnaval era permitido, pero con Fernando VII, se prohibe la fiesta ¿por qué? por las burlas a las instituciones (incluida la monarquía, claro) y esta visto que esto al monarca como que no le hacia mucha gracia.

Refrán

Dice el refranero que “por San Juan, las sardinas pingan el pan” y es que es el preferido en la noche más mágica del año.

La estrella del verano

Sabías que es uno de los pescados más consumidos durante el verano.

Nadan en cardúmenes

Las sardina y otros peces pequeños tiene la capacidad de formar cardúmenes. Me apetecía compartir esta palabra que no es otra cosa que la palabra que hace referencia a los bancos de peces que se mueven al unísono. Esta es una defensa ante depredadores de mayor tamaño que al ver la formación no se atreven a atacarlo.

Tienen un mecanismo óptico en la piel es decir, las sardinas se esconden “manipulando” la luz

Un grupo de científicos británicos ha llegado a la conclusión que las sardinas y los arenques tienen un mecanismo óptico en la piel que les permite ajustar sus reflejos al entorno y escapar así de los depredadores. Concretamente se trata de capas de cristales de guanina en su piel que funcionan como reflectores de la luz. Explican los investigadores: “Creemos que las sardinas y los arenques han desarrollado esta estructura óptica para ocultarse de los depredadores, como el delfín y el atún”.

Recuerda

La talla mínima a consumir ha de ser de 11cm

Descripción y punto final

Y como empiezo termino, porque la sardina es un pescado de carne muy sabrosa y aromática, uno de los pescados grasos, más saludables y populares en mi tierra, Galicia.


 

Un comentario

  1. Úrsula dice:

    A las sardinas asadas, no se les quita las tripas, al menos en Galicia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *