La «Queen» de las tartas de piña

tarta de piña

La «Queen» de las tartas de piña es una tarta que va a alegrarte el día y hacer que se repita siempre que aparezca.

Creo que no hay mejor forma de definir esta tarta como «Queen» como Freddie solía calificar todo lo que le gustaba Majestuosa, esta tarta es sin duda una reinona. Además como la música de Queen toca los corazones de todos, está tarta toca el cielo de los mejores estómagos, y lo hará con el tuyo.

Es muy fácil de hacer además no va al horno y cumple con el ser una tarta importante, original y única en su esencia. Lleva un vuelta a secas que la hará más bonita si cabe, en fin un Queen Brunch a todas horas.

Para que la hagas y sepas de lo que estoy hablando me remito a la gran frase de Freddie Mercury para definir la tarta «Siempre supe que era una estrella, ahora parece que el mundo está de acuerdo conmigo».

tarta de piña

Tarta de piña

Y aquí tienes que tener en cuenta el dónde la haces porque le tendrás que dar la vuelta, y es por eso que los ingredientes son una referencia, la mía la hice para un cumpleaños y es más majestuosa en tamaño que en otras ocasiones, tanto que tuve que comprar más sobaos, porque un paquete de 24 no me llegaban.

Ingredientes

  • 3 latas de piña de 227 gramos
  • 24 sobaos (la mía llevo 4 más)
  • 1 sobre gelatina de piña
  • 800 ml de nata líquida
Tarta de pìña

El caramelo lo hice casero porque en ahorro y sabor es lo indicado. Os daré un truco para que siempre os salga bien. Lo mejor es que no habrá gran peligro al hacerlo porque no tienes que removerlo.

Caramelo líquido casero

  • 100 gramos Azúcar
  • 50 ml (Agua y zumo de 1 limón)

Elaboración

Esta tarta se empieza por la parte de arriba, es decir primero debemos hacer el caramelo.

Caramelo perfecto

Ponemos un cazo al fuego debemos poner temperatura media y añadimos el azúcar, a continuación el zumo de limón con agua y movemos despacio el cazo, movimientos de vaivén.

caramelo líquido casero para postres

En nada notaremos que se vuelve más líquido todo y el azúcar de blanquecino, va cambiando de color el color caramelo, en unos 5 minutos irá cambiando de color hasta el rubio, esperamos un poco más a que se oscurezca pero con cuidado de que no llegue a quemarse. Una vez listo el caramelo casero, lo pasamos con cuidado porque estará muy caliente al recipiente que hayamos elegido para nuestra tarta.

caramelo casero

Piña

Hora de colocar la piña, hazlo con el caramelo caliente, con precaución de no quemarte. Quizás esta sea la parte más laboriosa pero ten en cuenta que se verán al dar la vuelta por eso no dejes ningún hueco sin piña. No tires el almíbar de la piña con el empaparemos los sobaos.

piñas encima del caramelo casero

Sobaos

Una vez tenemos las piñas bien colocadas el segundo paso serán los sobaos, que colocaremos con la parte de arriba, la que tiene más color encima de la piña, no pasa nada si las pones de la otra manera pero es mejor así porque se integrarán mejor los líquidos.

Una vez tenemos puestos todos los sobaos recuerda presionarlos bien para que se unan mejor y que no quede ningún hueco, a continuación irán los líquidos, ya pinta bien ¿Verdad? Recuerda añadir ahora el almíbar de las latas de piña.

sobaos

Nata y gelatina

En un cazo echamos la nata líquida y la ponemos a hervir, en cuanto hierva apagamos y añadimos el sobre de gelatina. Removemos bien para que se integre todo y no se hagan grumos. Si notas que no se ha disuelto bien y hay grumos, no hay problema, lo cuelas antes de ponerlo y listo.

Vete añadiendo poco a poco la mezcla de la nata y la gelatina, si lo haces muy rápido flotarán los sobaos. Presiona con un tenedor o cuchara si ves que alguno quiere echar a nadar.

tarta de piña

Reposo

Deja que se atempere y toca meter la tarta a la nevera. A esta tarta le sienta muy bien el frío, y de un día para otro gana mucho. Si no te resistes y no eres capaz de esperar al día siguiente recuerda que lo mínimo que debes esperar es a que se haga la gelatina, tiempo? Depende del fabricante pero por lo general entre 6 a 8 horas, hay algunas que en 4 horas están más que listas.

tarta de piña

Recomiendo el al día siguiente, no es mucho tiempo y esta tarta no se come a cucharadas cual sopa y la espera hace que todos los ingredientes casen bien.

Se le da la vuelta en el momento de servirla, y es puro espectáculo. No te preocupes que no se deshace ni se pega al recipiente, si le das la vuelta con cuidado.

Espero que os haya gustado esta especial tarta de piña y la hagáis muy pronto.

Mis entradas

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *