<

Empanada de mejillones

Soy Gastronomía de Galicia y estoy aquí para que comáis y bebáis lo mejor y en los mejores sitios. Esta cuenta que dará mucho que comer.

Hola, soy Kuqui, me encanta la gastronomía gallega tradicional y elaboro mis platos un poco a mi manera, espero que os gusten….

Os traigo una receta que os va a encantar, una empanada de mejillones, muy gallega y tradicional. Disfrutarla.

¿Sabías que el mejillón tiene propiedades medicinales?

No es de extrañar que se conozca como el súper alimento, así les llaman los especialistas en dietética y nutrición. Medio kilo de mejillones (pesados con conchas) equivale a la misma proteína que nos da un bistec (de 170 gr) teniendo los mejillones la mitad de grasa y siendo la misma saludable. Los mejillones son muy ricos en hierro, de ahí que se suelan recomendar para las personas que tienen anemia. Tiene Vitamina A (µg) 48 en 100 gramos. Gracias a ella se estimula la producción de glóbulos blancos, por lo que indirectamente contribuye a restaurar huesos, a mantener la salud de las células y a reforzar el sistema de defensa del organismo. Su alto contenido en vitamina B y en yodo los convierte en un alimento estupendo para los niños y los deportistas.

Contienen selenio, un nutriente que el cuerpo necesita para mantenerse sano. Esta sustancia protege el cuerpo contra los daños causado por los radicales libres y las infecciones. Ayudan a tratar la depresión gracias a su vitamina B-12.

En fin demostrado queda que el comer mejillones te hará mucho más sano y feliz, y además sin rascarte mucho el bolsillo.

Empanada de mejillones

Ingredientes

Para la masa:

  • 1 kg de harina común
  • 75 gr de mantequilla
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1 huevo
  • 30 g de levadura (2 sobres de levadura química o 40 g de levadura prensada de panadería)
  • Sal

Huevo batido para pintar la empanada

Para el relleno:

  • 3/4 kg pasado de mejillones ya limpio sin cascara
  • 1 cebolla grande
  • 2 pimientos rojos
  • 1 pimiento verde
  • Azafrán

Elaboración

Masa

La masa será lo que nos lleve más tiempo, es lo más laborioso, así que aprovecharemos para hacerla primero y nos pondremos con el relleno de la empanada cuando la masa tenga que reposar para aumentar su tamaño. Por ello lo primero que vamos a hacer es preparar la masa, es muy sencillo, ya verás.

Hacemos un volcán con la harina sobre la superficie donde la vamos a trabajar, y colocamos en el centro la sal, la mantequilla en pequeños dados y a temperatura ambiente (hay los que la derriten antes de añadirla a la harina) y el aceite. Ahora toca mezclarlo todo bien, lo haremos con los dedos, nos llevará algo de tiempo, amasar y amasar… hasta que notes que la textura harinosa que teníamos va cambiando a compacta, es aquí cuando le añadimos el huevo batido y la levadura. Ahora amasamos todo en conjunto hasta que notemos que nuestra masa queda lisa y homogénea y que no se pega a los dedos. Si notas que aún le falta y está demasiado líquida puedes añadir harina a la mesa de trabajo. Deciros que la textura de la masa de la empanada es algo innato, o mejor dicho algo que se aprecia con el tiempo, el hacer muchas te dará ese “a ojo”, la medida que disfrutamos los que mucho practicamos haciéndolas.

Toca dejarla reposar, por lo que haremos una bola y la pondremos en un recipiente tapado con film hasta que doble su tamaño, ha de estar libre de corrientes y a una temperatura constante. Luego nos tocará estirar, yo la estiro muchísimo, quizás este sea el truco de las buenas empanadas, trabajar mucho la masa.

Esta masa te vale para empanadillas por si al final te es mucha. Aprovéchala, deciros que si dobláis la medida podéis hacer comida y cena o dejar para disfrutar al día siguiente, no os arrepentiréis, la masa es de escándalo.

Ponemos el horno a calentar a 220ºC con calor arriba y abajo.

Relleno

Lo primero que tenemos que hacer es elegir bien el producto estrella de nuestra empanada, han de ser mejillones gallegos. Luego los cocemos al vapor en una cazuela tapada con un dedo de vino blanco (albariño) y hojas de laurel, si no te gusta abrirlos al vino la mejor opción para abrir los mejillones después del lavado está en su propia agua de mar o agua mineral, igualmente pon solo dos dedos. Cuando empiece a hervir añadimos los mejillones y esperamos unos 7 o 8 minutos dependiendo del tamaño, pasado el tiempo notarás como se han abierto todos. Ahora los sacaremos y escurriremos bien y los debemos limpiar, es decir, retirar de la concha y sacar las barbas. Y reservaremos.

Ya tenemos los mejillones, así que nos pondremos con la base del relleno. Cortaremos la cebolla fina para acelerar el proceso de cocinado y agregamos un poco de aceite de oliva y sal a la olla para ablandar la cebolla (la vamos a pochar). Durante el proceso de cocción de la cebolla vamos limpiando y cortando los pimientos en tiras finas y los echamos con la cebolla, que ya habrá cambiado de color y textura.

Cuando comience a ablandarse todo, agregamos 1/2 copa de vino blanco, y esperamos hasta que se reduzca, o unas cucharadas del agua de cocción de los mejillones, y luego agregamos los mejillones cocidos al vapor que teníamos reservados. Lo sacamos del fuego y lo dejamos enfriar. Ya está listo el relleno.

Empanada

Toca estirar las dos partes de masa de empanada y hacer las tapas, una para arriba y otra para debajo, del mismo tamaño. La estiramos con la ayuda de un rodillo.

Ponemos un papel de horno en la bandeja y ponemos la primera de nuestras tapas de empanada recuerda, bien estirada. Sobre la masa echaremos el relleno y lo distribuiremos uniformemente por toda la masa.

A continuación colocaremos con cuidado la otra tapa de la empanada.

Cerraremos para ello plegamos los bordes hacia dentro presionando con los dedos, formando los churruscos y también adornaremos con la masa sobrante o que habíamos apartado, a mi me encanta así. Hacemos una rosca en centro de la empanada.

A continuación batiremos el huevo y con un pincel, pintaremos toda la empanada. Esto hará que la masa tenga un color una vez hecha muy especial, un bonito color dorado

Colocamos la bandeja en la rendija más cercana del suelo del horno y dejamos unos 25-35 minutos a 220ºC, va a depender mucho del horno y de lo gruesa que hayas hecho la empanada. Si ves que coge mucho color baja la temperatura del horno a 180ºC y deja que se termine de hacer poco a poco. Ten en cuenta que el relleno ya está hecho, cuando la masa tome este color ya estará la empanada.

Solo queda el disfrutar de este tradicional manjar tan gallego, la empanada!

Presentación

Una vez hecha, deciros que la empanada se presenta sola, no necesita más adornos. La sacamos del horno y dejamos que se atempere a temperatura ambiente. Se corta en trozos y es tradición que cada uno se sirva él mismo. Se pude comer fría, es más, muchos la prefieren así y esta buenísima.

Entrada relacionada

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *