<

El caldo vegetal, el caldiño gallego

Soy Gastronomía de Galicia y estoy aquí para que comáis y bebáis lo mejor y en los mejores sitios. Esta cuenta dará mucho que comer y beber.

caldiño vegetal
Kuqui Pazos

Quién le pone peros a este caldiño vegetal!!! Un plato que quitó las penas y a veces el hambre, nació de lo que daba la tierra y en sus orígenes sin carne, ya que estas solo estaban al alcance de los pudientes.

Ya el escritor y gastrónomo Manuel María Puga y Parga, conocido como “Picadillo”, describía el caldo gallego a principios del siglo XX.

El caldo gallego, el auténtico, el “enxebre”, como bien se refieren a él con cariño los gallegos, es un pote sin carnes, que se llena de color al mejorar las condiciones de vida.

Caldo vegetal, el caldiño gallego

Lo más importante es que en el caldo vegetal tu mandas y lo confeccionas a tu gusto, como si de un traje se tratase. Lleva tus medidas en él, me gusta el repollo, pues le echo más repollo y grelos o de acelgas y puerros.

El caldo vegetal es el mejor invento de cuchara de nuestra tierra para entrar en calor y disfrutar de cada cucharada. Le he puesto un poco de color porque me encanta la zanahoria y el caldo admite lo que quieras, hasta calabaza.

verduras para caldo vegetal

Ingredientes

Lo más importante de la elección de tus ingredientes es que sean de calidad superior y preferiblemente de temporada ya que te asegurarás un extra de fresco y vitaminas.

  • 4 patatas gallegas
  • 4 zanahorias
  • 1/2 o 1 kilo de las verduras que elijas grelos, berzas, nabizas, acelgas o repollo
  • 3 litros de agua
  • Sal
caldiño vegetal

Ingredientes opcional

  • Unto
  • Aceite de oliva virgen extra

Os comento que el ingrediente mágico que me encanta y pongo son los 250 gramos de unto curado (el amarillo) que aporta un sabor único al caldo. Aunque ponerle este ingrediente es opcional, porque si lo que quieres es un caldiño vegetal tradicional y no le quieres poner nada que no sea verde, tienes la opción de incluir un chorrito de un buen aceite de oliva virgen extra.

Emilia Pardo Bazán decía que el labrador gallego era vegetariano a la fuerza y, raras veces, podía echarle algún producto cárnico.

Elaboración

Lavar bien las verduras

La elaboración no tiene más ciencia que el dejar hacerse todo bien a fuego lento. Lo primero que has de hacer es lavar bien las verduras y si tus elegidos son los grelos, debes quitarles el amargor (opcional hay a quién le gusta). Para ello debes limpiarlos y escaldarlos antes de ponerlos cocinar ¿Qué es escaldar? Escaldar es una técnica culinaria consistente en la cocción de los alimentos en agua o líquido hirviendo durante un periodo breve de tiempo.

Pelar y cortar

Pelamos las patatas y las cortamos en dados grandes, lo mismo con las zanahorias y a cocer.

Cocer

Tapamos la olla y cocinamos unos 30 minutos o hasta comprobar que las patatas y las zanahorias están tiernas, cuando estén estará listo el caldo.

Presentación

Servimos el caldiño bien caliente en la mesa sin olvidarnos de acompañarlo con un buen pan gallego para sopear.

Tipos de caldos en Galicia

Galicia es tierra de los mil y un caldos, todos nacieron con una finalidad importante y necesaria en mi tierra, la de curar el alma de la pena en tiempos difíciles o engañar a la hambruna familiar. Otros nacieron de la desesperación para curar el mal de espíritu… Sea como fuere, en torno a nuestro caldo se crea una mágica escena de amor, de ir añadiendo ingredientes como si de un ritual sanatorio se tratase, de la paciencia del que espera a que se sane el cuerpo con la mejor de las medicinas naturales.

  • Caldo de unto o caldo de pobres, se llamaba así porque lo único que llevaba de ingrediente era el unto en ocasiones ya rancio
  • El caldo de castañas es un caldo muy tradicional que se hacía en invierno en el interior de Galicia.
  • Caldo branco (blanco), el elaborado con garbanzos y judías
  • Caldo claro, el de habas tiernas, patata y unto, este caldo solo se hacía en primavera.
  • Caldo de viernes o cuaresma, se hacia los días de vigilia de ahí su nombre, sin carnes ni grasa.
  • Caldo vigueiro, hace referencia a que se ve a través de él hasta las vigas del techo. Hoy le dirían bajo en calorías pero en realidad era un bajo en todo porque no tenía casi nada, bueno agua en demasía.
  • Caldo de melón, no pienses en melón porque se refiere al caldo que se prepara con calabaza. Antes en Galicia se le llama melón a la calabaza, y al melón fruta, se le llamaba melón de cuchillo.
  • Caldo de paparellos, es en el que se aplastan las patatas en el caldo
  • Caldo de vino o sopas de burro cansado, un buen caldo con pan de maíz desmigado y frito, y vino tinto.

Los más mayores hablan de un caldo de miñocas, no hay escritos sobre ello, cuentan que se hacía creyendo que hacia desaparecer las enfermedades psíquicas provocadas por el meigallo o mal de ojo, no sabemos muy bien que se le añadiría aunque el nombre del caldo nos daría la pista del ingrediente estrella, caldo de lombriz.

Entrada relacionada

Mis entradas

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *