<

Costillas a la miel

Soy Gastronomía de Galicia y estoy aquí para que comáis y bebáis lo mejor y en los mejores sitios. Esta cuenta dará mucho que comer y beber.

Equipo Libélula - Bea & José

Os traemos una receta de costillas asadas con miel. Es muy sencilla de hacer y muy sabrosa, y con ella disfrutaréis con una maravillosa combinación de sabores que os sorprenderá gratamente.

Costillas a la miel

Ingredientes

  • 600 gr. de costilla de cerdo o 2 tiras de costillar de cerdo
  • 2 cucharadas soperas de miel gallega
  •  1 cucharada sopera de mostaza
  •  2 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen
  •  1 pizca de pimienta negra molida
  •  1 pizca de sal

Costillas

Antes de nada pondremos el horno a precalentar con calor arriba y abajo y con una temperatura de 180º C.

Elaboración

Colocaremos las costillas de cerdo en una fuente de barro grande. Ahora mezclamos en un bol la mostaza, la miel y el aceite y reservamos.

Debe adquirir una textura homogénea, es decir todos los ingredientes han de estar bien ligados los unos con los otros, te quedará una mezcla más o menos así.

Con la ayuda de un pincel, pinta las costillas con la salsa de miel y mostaza y no te olvides antes de poner por debajo de la fuente de barro un chorrito de aceite.

Ahora que las hemos embadurnado bien van directitas al horno. Hornéalas unos 30 minutos a 200º C hasta que se doren, con calor arriba y abajo y colocadas justo en el medio del horno para que se hagan uniformemente por ambos lados. Os digo lo de siempre, que cada horno es un mundo, si notas que se están quemando no esperes más, las queremos doraditas no churruscadas y lo mismo si las notas aún crudas, las dejamos más.

Truco

Terminar la cocción de las costillas con el horno a temperatura fuerte para que las costillas con miel y mostaza queden bien doradas y crujientes por fuera.

Acompañaremos las costillas a la miel con patatas gallegas guisadas con piel cómo si fueran arrugadas.

Patatas

  • 10 patatas medianas gallegas de piel suave.

Debemos seleccionar las patatas del mismo tamaño para que se cuezan en el mismo tiempo. Lo primero que haremos es lavar bien las patatas y cortarlas a la mitad, dejando la piel, no las vamos a pelar. Al cocerlas con piel vamos a conseguir que las patatas mantengan todos sus beneficios nutricionales y conseguiremos que mantengan todo su almidón.

¿Sabías que en la piel de la patata y alrededor de ésta es dónde está la mayor parte de la fibra y de la vitamina C?

A continuación llenaremos una olla de agua suficiente para cubrir todas las patatas, le añadimos un poco de sal y un chorretón de vinagre y las dejamos cocer. Una vez que el agua comience a hervir bajamos el fuego y las dejamos cocer a fuego medio, así no se romperá la piel.

Con el fuego medio, el tiempo de espera para que la patata mediana se cueza es de aproximadamente unos 20 minutos. Para comprobar el punto de cocción, se puede pinchar con un tenedor, cuchillo fino, brocheta…

Cuando haya pasado el tiempo de cocción y estén listas las patatas, las escurriremos y retiraremos el agua. La olla la vamos a utilizar.

Salpimentamos las patatas y echamos un chorrito de aceite.

  • Pimentón dulce
  • 6 dientes de ajo
  • 1 limón
  • Chorrito de aceite
  • Especies (orégano y pimienta negra molida)

Ponemos la olla al fuego medio y les damos unas cuantas vueltas para que se empape bien la patata con todos los sabores y se terminen de hacer.

Cinco minutos cocinándose las patatas serán más que suficientes, las retiramos y las ponemos en una fuente.

Un plato delicioso y con un acompañamiento diez. Espero que os haya gustado y lo hagáis muy pronto.

Nuestras recetas

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *