Caramuxos, minchas, bígaros, caracol de mar, caracolillo…las pipas del mar

Soy Gastronomía de Galicia y estoy aquí para que comáis y bebáis lo mejor y en los mejores sitios. Esta cuenta que dará mucho que comer.

Somos Bea y Jose Manuel el equipo libélula, unos enamorados de Galicia y de su gastronomía, es por ello que nos hemos animado a compartir nuestras recetas con todos. Elaboradas con mucho cariño llevan en ellas parte de nuestros recuerdos a esta tierra, esta tierra meiga que hace que cuando podamos volvamos a recorrerla y degustarla.

Hoy os traemos un plato que más recuerdos de infancia evoca, caramuxos cocidos.

¿Qué son los caramuxos?

Los caramuxos, conocidos también como minchas y fuera de Galicia con el nombre de bígaros, son unos caracoles que se encuentran pegados en las rocas que quedan al descubierto cuando baja la marea.

Elaboración

Su preparación es muy sencilla. Se lavan en abundante agua para eliminar cualquier arena que pudieran tener. Se cubren de agua con un buen puñado de sal gorda u otra de las opciones es cocerlos con agua de mar.

Paso a paso

Ponemos el agua con la sal a fuego fuerte.

Esperamos hasta que hierva.

Una vez que el agua está hirviendo, echamos nuestros caramuxos, justo en ese momento notarás como la cocción se para.

Toca esperar a que vuelva a hervir el agua. Una vez levante el hervor, se espera un minuto, se retiran y los escurrimos bien, y ya estarán listos.

Presentación

A un plato y listo, ellos solos se presentan. Se suelen tomar templados. Para comerlos necesitarás un alfiler, que es la manera más sencilla de sacarlos. Son una delicia que tienes que degustar alguna vez en la vida.

Curiosidades

¿Sabías que hay un instrumento musical llamado Bígaro? Es la concha de un caracol marino de gran tamaño y del que sale la música popular más emblemática de Cantabria: la danza de Ibio.

La danza de la guerra

Una podríamos llamarla trompeta del mar como anécdota comentaros que se conserva un bando en el Archivo Histórico Municipal de Gozón 1851 que dice: «Los muchachos de las lanchas besugueras que acostumbran a llamar a los tripulantes a la una y a las dos de la noche, tocando bígaros y otros instrumentos, sufrirán el arresto de dos horas si después de haberles llamado por espacio de una hora continuasen incomodando a las poblaciones con los mencionados bígaros».

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *