<

Camarones, un manjar de las rías gallegas

Soy Gastronomía de Galicia y estoy aquí para que comáis y bebáis lo mejor y en los mejores sitios. Esta cuenta dará mucho que comer y beber.

Equipo Libélula - Bea & José

Camarones gallegos

Nosotros tenemos clarísimo que hay muchos camarones, pero como el gallego ninguno. La especie palaemun serratus está presente en las costas del océano Atlántico oriental pero las rías gallegas reúnen las condiciones óptimas para que en ellas tengamos el mejor marisco del mundo, el camarón es uno de ellos.

Que tengamos el mejor marisco del mundo tiene que ver con un fenómeno del que seguro has oído hablar, el afloramiento, pero ¿Qué es el afloramiento? Este fenómeno consiste en que los vientos procedentes del nordeste y norte barren nuestro litoral y desplazan hacia el interior de nuestro océano las aguas superficiales de las rías, este agua que es reemplazada por el agua del interior del oceáno Atlántico es mucho más fría y cargada de nutrientes y esto al marisco le sienta mejor que bien.

Valor nutricional

Los camarones es uno de los mariscos más sabroso y nutritivo. Es rico en proteínas, yodo, vitamina B12, B9, B3, colesterol, vitamina E, D, selenio, sodio, potasio, cinc y ácidos grasos esenciales, especialmente omega 3.

Elaboración

Agua hirviendo

Lo primero que hay que tener en cuenta, como con otros muchos mariscos, es que los camarones se deben cocer en agua hirviendo, es decir los meteremos cuando esta haya alcanzado el punto de ebullición, notarás cuando los introduces que la temperatura del agua desciende debido a la temperatura de nuestros camarones.

A tener en cuenta

Recomiendan 80 gramos de sal por litro de agua aunque muchos piensan que no es necesario añadirle tanta sal, nosotros los cocemos al estilo Libélula y la sal también va después. Verás el por qué sigue leyendo.

Tiempo de cocción

El tiempo de cocción recomendado para cocer el camarón es de medio minuto, la forma de hacerlo es con espumadera se dejan cociendo en ella por tandas, así se debe hacer. Nosotros los dejamos un poco más un minuto contado desde que introducimos los camarones en el agua y está vuelva a hervir, esto será bien pronto.

Una vez cocidos

Cuando pase el tiempo de cocción pasaremos los camarones escurridos a un recipiente en el que habremos puesto hielo y sal ¿Por qué? Pués la razón es que una vez cocido no mantenga el calor y se siga haciendo. Todos los camarones deben estar en contacto con el hielo y la sal, removerlo para que todos los camarones se enfrí­en y cojan bien el sabor de la sal, los dejaremos aproximadamente un minuto al frío y ya estarán listos para emplatar.

Este sistema de cocción se aplica también a los langostinos y a las gambas.

Emplatar

Sacaremos nuestros camarones del hielo con sal y los escurriremos muy bien, los colocaremos en una bandeja y solo os quedará por hacer, el disfrutar del más apreciado de los pequeños mariscos de las costas gallegas.

Camarón no es lo mismo que quisquilla

Antes de despedirme hasta la próxima receta he de deciros que probablemente hayan muchos que te nombren a la quisquilla cuando hablamos de camarones, es idéntica a los camarones, pero tiene diferencias. Las diferencias principales incluyen el tamaño, los camarones suelen ser un poco más grandes y el color que toman al ser cocinados. La quisquilla se mantiene blanca o rosada, el camarón evoluciona hacia un color rojizo. Y no nos olvidemos del precio. El camarón no es una especie abundante por lo que en el mercado tienen altos precios y es de más calidad en cuanto a sabor que la quisquilla por lo que es habitual que se consuma frita.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *