<

“Caldo de pote” o caldo gallego es un plato típico de Galicia

Soy Gastronomía de Galicia y estoy aquí para que comáis y bebáis lo mejor y en los mejores sitios. Esta cuenta dará mucho que comer y beber.

caldo gallego
Kuqui Pazos

Hoy es domingo… así que… un caldiño de pote. ¿Qué es el pote? El pote es un utensilio tradicional que sirve para hervir alimentos en el fuego de la chimenea.

Pote

Es un recipiente generalmente metálico, redondo, de vientre abultado, de boca ancha, con dos asas pequeñas y otra grande de lado a lado, y tres pies.

¿El pote gallego es un caldo o es un potaje?

Una cosa lleva a la otra y tendríamos la siguiente pregunta ¿El pote gallego es un caldo o es un potaje? Como buena gallega diría que depende de quién lo haga. Hasta los hay que añaden garbanzos al caldo y esto para algunos incluso sería un sacrilegio porque el caldo de pote como tal no es esto .

El caldo de pote gallego es la esencia del cocer las verduras de temporada a fuego lento y con mucho mimo. Es una explosión de sabores en líquidos que quita el frío y si me apuras hasta las penas. Es un sentir, un sentimiento, es la magia en la mesa… El caldo de pote es el bautismo de los productos de la tierra envuelto en morriña y ledicia. Como curiosidad se solía hacer de un día para otro, ya que se potenciaban los sabores.

Fuego lareira

Caldo de pote

El sabor del caldo gallego se cuece en fuego y en el pote nace su verdadera esencia. Tiene orígenes humildes ya que el caldo de pote nacía de lo que buenamente se tenía. Nacía de la tierra, y su consistencia en sabor dependía del cariño con el que se hacían crecer sus frutos. Siempre se adornaba con unto, que era ese ingrediente mágico que resaltaba el sabor del verde.

En un primer momento no se le añadía carne, esta hacía otros platos. En la actualidad es normal que se le añada al caldo un buen trozo de ternera, unos 300 gramos (jarrete preferiblemente) y unos chorizos. Esto es opcional.

Debo indicar, para evitar los problemas, que en cada casa nace un caldo. El caldo gallego no tiene una receta única y es que se metía en el pote lo que había por casa. Como curiosidad está casi confirmado que de él nace la cocina de aprovechamiento.

Verduras de temporada, frutos del campo

Ingredientes

Caldo tradicional

  • 200 gramos de habas blancas secas.
  • 4 patatas gallegas
  • 300 gramos de verde este dependiendo de la temporada puede ser grelos o nabizas (son un clásico) o berzas.
  • 1 trozo pequeño de unto
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra suave para rociar al final

Si decides hacerlo con repollo blanco le llamaríamos caldo blanco.

Con carnes

  • 300 gramos de carne.
  • Chorizo.
caldo gallego, caldo de pote

Lo primero que haremos será poner al fuego el pote. En tu caso una cazuela grande con agua en la cocina, la llenaremos con unos 5 litros aproximadamente.

Elaboración

Habas y carnes

Añadimos las habas que hemos tenido a remojo 12 horas antes de preparar el caldo. Ahora es el momento de introducir el chorizo, la carne y el unto. Dejamos cociendo a fuego medio durante aproximadamente una hora. De vez en cuando elimina la espuma. Cuando pasen 40 minutos retiramos las carnes (el unto, la carne y el chorizo) a un plato y las reservamos.

Patatas y verduras

Pelaremos las patatas y las cortaremos como más nos gusten, en mi caso en daditos. A continuación lavamos y troceamos la verdura y también las añadimos al caldo después de haber sacado la carne. Cocemos durante unos veinte minutos más hasta hacer la hora de cocción del caldo.

Sal de himalaya

Es hora de probar de sal y ver si necesita más. Metemos la carne en el caldo, si prefieres trocéala será más fácil el repartirla. Añade la cucharada de aceite virgen extra suave al caldo y remueve dejando unos minutos al fuego. Pasado los minutos apaga el fuego. Ya está listo el caldo de pote, sírvelo calentito.

Recuerda, el caldo gallego gana en sabor con los días, es un plato mágico. 

Mis entradas


 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *